Mudanzas a Estados Unidos provocan problemas para reclutar jurados en el Tribunal

Fragmento de una carta enviada a un potencial jurado que se mudó a los Estados Unidos.

Fragmento de una carta enviada a un potencial jurado que se mudó a los Estados Unidos. Haga “click” sobre la imagen para ampliarla.

Imagínese que por la seria crisis económica que atraviesa Puerto Rico, usted o algún familiar tomó la decisión de mudarse a alguno de los 50 estados de los Estados Unidos, buscando estabilidad financiera o una mejor calidad de vida; y que luego de haber tomado esa decisión y haberse mudado, al par de años recibe una comunicación de la Administración de los Tribunales requiriendo su presencia como potencial candidato a jurado.

Esta situación le ha pasado a varios exresidentes de Puerto Rico, que han recibido cartas a amenazándolos con declararlos “incursos en desacato” si no se presentan al Centro Judicial del área donde anteriormente tenían su domicilio.

02-10-2017 05_54_47PM primera parte borrado wm

Texto completo de la carta.

O peor, que venga de vacaciones a visitar a su familia y encuentre que contra usted se ha emitido una orden de arresto, porque no compareció al tribunal en la fecha que se le indicó y no había nadie en su antigua dirección que recibiera la carta, que pudiera avisarle.

Ese tipo de situación se está produciendo en Puerto Rico, y ya son varios los casos de personas que ya se han establecido de forma permanente en otros estados, a los que se les ha amenazado con declararlos en desacato al Tribunal, por la sencilla razón de que se mudaron y nunca se enteraron de que los habían citado como jurados. O sí se enteraron, ya era tarde.

Ha habido casos en los que alegan haberle contestado al Tribunal, pero aun así los siguen citando.

LA CALLE Digital tuvo acceso a una carta enviada a un ciudadano, que desde hace casi tres años reside en el estado de Arizona, al que citaron al Centro Judicial de Mayagüez como potencial candidato a jurado, que no recibió la primera misiva, y que por consecuencia lógica no la pudo contestar aclarando que ya no vive en Puerto Rico. La segunda carta no fue tan cordial como la primera.

Recomendación si ya usted se mudó a cualquiera de los estados, delegue en algún familiar o amigo que esté pendiente y le avise de inmediato si le llega correspondencia en su antiguo domicilio, pues naturalmente no todo el mundo está enterado de que usted se mudó.

Alo & John nudipizza del amor