Declaran “incapacitado mental” a sujeto que asesinó a sus abuelos en la Masacre de Cabo Rojo

En el recuadro, foto de la ficha de Justin Acosta McGowan, y la residencia donde ocurrió el trágico suceso (Archivo/LA CALLE Digital).

En el recuadro, foto de la ficha de Justin Acosta McGowan, y la residencia donde ocurrió el trágico suceso (Archivo/LA CALLE Digital).

MAYAGÜEZ: Como un “esquizofrénico paranoide” fue descrito Justin Acosta McGowan, quien asesinó con un machete a sus abuelos y a un primo de éstos, en hechos reportados el 30 de abril del año pasado, en una residencia localizada en el callejón Los Chiquelos del barrio Corozo, cerca de la playa El Combate de Cabo Rojo. A la luz de la situación, el individuo no será juzgado por el horrendo crimen.

El diario digital La Isla Oeste informó que Acosta McGowan, quien estaba de vacaciones con sus abuelos al momento de la llamada Masacre de Cabo Rojo, fue referido por el juez Lind Orlando Merle Feliciano a una vista de Regla 241 para determinar su peligrosidad ante la sociedad.

Tanto el perito de la Defensa (la psiquiatra Cynthia Casanova) como el del Estado (el psiquiatra Raúl López) coinciden que el confinado tiene un grado serio de peligrosidad ante la sociedad y dudan que pueda mejorar su condición en algún momento, por lo que permanecerá ingresado en el Hospital Psiquiátrico del Estado”, indica el medio, que cubrió el proceso en el Centro Judicial de Mayagüez.

alo & john oferta pizzas

Se informó que el Tribunal determinó que el acusado es no culpable por razón de inimputabilidad.

Eso significa que el acusado acepta los hechos alegados, porque sí los cometió, sin embargo su defensa es su estado emocional”, explicó la fiscal Blanca Portela cuando fue entrevistada.

La lectura de sentencia fue señalada para el 27 de marzo.

Desde el día de los hechos se estuvo argumentando sobre la sanidad mental del joven, quien mientras estuvo encerrado en la celda de la Comandancia de Mayagüez, se mantuvo mirando al techo y sin contestar preguntas.

A Acosta McGowan se le imputa el asesinato de sus abuelos Norma Ojeda Martínez, de 68 años, y Jorge Acosta López, de 82; y Pedro Bonilla Acosta, primo de Don Jorge, de 80 años, y que residía con éstos.

Tras cometer los crímenes, Acosta, quien residía en la ciudad de San Diego, en California, presuntamente se dirigía al aeropuerto, ya que en la guagua en la que intentaba huir, encontraron una maleta con sus pertenencias.

Comments

  1. Edgar Irizarry-Franceschini says:

    Que lo envíen de vuelta a California. …
    Allá el problema es de otro. Eso si es economía procesal