Juicio mañana en Mayagüez contra el expropietario del Almacén Navideño por prostituir menores

Wilfredo Cubero Soto enfrenta juicio en el foro local por prostituir menores, abuso sexual, proxenetismo y rufianismo (Archivo/LA CALLE Digital).

Wilfredo Cubero Soto enfrenta juicio en el foro local por prostituir menores, abuso sexual, proxenetismo y rufianismo (Archivo/LA CALLE Digital).

MAYAGÜEZ: En la sala 203 del Centro Judicial de la Sultana del Oeste, presidida por la juez Legna González García, se llevará a cabo el juicio contra el ingeniero Wilfredo Cubero Soto, de 65 años, quien debe responder por acusaciones de agresión sexual, proxenetismo, rufianismo y comercio de personas agravado.

La continuación del juicio tendrá lugar a las 10:00 de la mañana y figura en el calendario judicial para el jueves, 9 de marzo.

El proceso local se lleva a cabo, aparte de las acusaciones federales que se le radicaron prostituir menores y tráfico sexual.

Son un total de 12, las denuncias de agresión sexual contra el encarcelado ingeniero Cubero Soto, quien para la fecha de las alegadas fechorías era propietario del Almacén Navideño, localizado en esta ciudad.

alo & john oferta pizzas

Según los cargos sometidos por la agente Marlyn Álvarez y el fiscal Pablo Colón, Cubero Soto abusó sexualmente de tres adolescentes entre los años 2008 y febrero de 2014. Los hechos presuntamente fueron cometidos en un “estudio” que Cubero Soto había preparado dentro de su negocio.

El sujeto, en su alegada doble vida, fungía en el pasado como un “distinguido” miembro de la comunidad mayagüezana.

Las víctimas de Cubero Soto fueron tres estudiantes de escuela intermedia y según se supo, éste llegó a pagar $20 por cada contacto con las menores, para lo que usaba a otra estudiante del mismo plantel, y $40 por cada ocasión que sostenía relaciones sexuales con las perjudicadas.

Para marzo de 2014, Cubero Soto fue arrestado por agentes federales luego que una de las menores agraviadas notificara a la Policía sobre lo que estaba ocurriendo.

En esa ocasión se alegó que para diciembre del 2013 y febrero de 2014, Cubero Soto sostuvo relaciones sexuales con una menor de 13 años y con otra jovencita.

Cubero Soto mantenía un patrón de lascivia y prostitución infantil con las menores, a las que llevaba al estudio que tenía preparado en su negocio y a moteles de la zona en un Mercedes Benz, tablilla ESG-222, que fue confiscado por las autoridades federales.

Según la Policía, para 1997, a Cubero Soto se le sometieron cargos por actos lascivos cometidos contra una menor, en hechos ocurridos en un vagón ubicado en el antiguo Almacén Navideño, pero por razones desconocidas, el caso no prosperó en los tribunales.

También se informó que una de las víctimas, que hoy en día es adulta, quedó embarazada y tuvo un niño producto de los abusos, que no ha sido reconocido.

Comments

  1. Edgar Irizarry-Franceschini says:

    Los casos se corrompen con el tiempo y se oierden en el papeleo….
    Eso es lo que pasa aquí. .desde 1997…21 años queeeeelarrrgobrazooo tiene la justicia

    • Maribel Ortiz Meléndez says:

      Eso pensé yo . El tenía dinero y era distinguido. Si fuera uno q no tiene dinero el mismo día estuviera preso.

  2. Razones desconosidas ???$$$$$ k chiste

  3. Que asco de hombre.

  4. De la justicia divina de esa no se salvara

  5. En las manos de Dios está la perfecta justicia. Dios hará que se cumpla…

  6. Linda Valentin says:

    Que gran lastima una persona que no psrecia fuera hacer esas barbaridades y con menores..me ha estrañado tanto..le conoci personalmente y no he podido analisar que le ha pasado fuimos compañeros de trabajo y en el trabajo fue una gran persona seria y responsable y que uno se hiba a imaginar que esto pasara…digo yo el Diablo tiene más poder y daña la mente de las peronas…se dice que de la justicia de Dios nadie se escapa…no hagas lo que no te gusta que te hagan…Dios haga su voluntad…hoy somos personas serias y responsabled y mañana no sabemos que podriamos hacer…he dicho…Dios les bendiga a todos…

  7. Corrijela en privado no humilles