MAS RESPETO POR NUESTRO SHORTY CASTRO

SHORTY CASTRORealmente conmovedora; así fue la entrevista que el gran artista mayaguezano Israel  (Shorty)  Castro, le concedió al programa  ” Lo Sé Todo” que difunde WAPA-TV. Observar a una de nuestras glorias de la clase artística tener que recurrir a los medios para dar a conocer sus penurias económicas, no solo entristece a sus amigos del  Area Oeste, sino, que debe provocar vergüenza en aquellos que no tienen ni un átomo de respeto por las personas que han dado lo mejor de su talento para orgullo de Puerto Rico.

Shorty Castro, no es cualquier ” Juan del Pueblo”, se trata de una de las figuras más respetadas del ambiente artístico puertorriqueño, un excelente mayaguezano y un ciudadano ejemplar. Que a estas alturas de su vida, tenga que prácticamente rogar para que le paguen por servicios prestados a una dependencia del gobierno, resulta un abuso por parte de quienes incumplen palabras y contratos. No es la primera ocasión que esto sucede en este país, donde nos vanagloriamos de ser lo máximo en cuanto al  trato hacia nuestros adultos mayores.

Aparte de resultar indignante y vergonzoso, no hay razón alguna para que  nuestro Shorty Castro, en el ocaso de su valiosa hoja de servicios como actor cómico se vea privado de disfrutar de su vejez sin privaciones económicas.  Desde las páginas de La Calle Digital, nos solidarizamos con el gesto de apoyo a Shorty  Castro, asumido por todo el elenco del espacio “Lo Sé Todo”,  particularmente, de los mayaguezanos Topy Mamery y Frankie Jay.

Este caso de Shorty Castro, es el de muchos artistas nuestros, que una vez llegados a la llamada ” edad de oro”, son marginados, despreciados, abandonados y engañados vilmente. Mucho más que pagarle a Shorty, lo que el gobierno le debe, es hora ya de que nuestros valores, artista o no,  tengan  una vejez digna y decente.

En el caso de Mayagüez, sugerimos al señor alcalde José Guillermo Rodríguez, que estudie otorgarle una pensión vitalicia al gran comediante, que tanto renombre le sigue dando a su ciudad natal. El nombre de Shorty en parques, teatros o edificaciones públicas es un bonito acierto, pero esta gloria del arte merece muchísimo más.

Comments

  1. Kenneth D. McClintock says:

    A la vez que me solidarizo con una figura que tanto ha dado a Puerto Rico y exhortar a quienes tienen el poder público para ayudarlo que así lo hagan, cada artista y deportista puertorriqueño debe aprender de esta experiencia.

    Quienes viven del arte o del deporte tienen sus años productivos y sus años pasivos. Su ingreso no les llega en un cheque salarial cada quincena por igual cantidad, fácil de predecir y fácil de administrar. La tentación que sus respectivas profesiones les presenta para llevar una vida ostentosa a veces nubla el entendimiento de la necesidad de planificar y ahorrar.

    Aún un artista relativamente humilde como Shorty, a quien no conozco en forma personal más allá de la pantalla chica, podría preguntarse ¿cuántas veces hizo una compra de ropa, zapatos, comida de restaurant, viajes, autos, lo que fuera, en que podría haber gastado un poco menos, y ahorrado más para su futuro?

    Mi padre me enseñó desde joven a ahorrar. A lo largo de la vida amigos, aliados y adversarios han comentado, con gran humor en muchos casos y un poco de dolor (particularmente empleados) en otros, de mi conocida “frugalidad” para la cual usan una palabra que empieza con “t” y contiene una “ñ”! Ese valor que mi padre me inculcó me llevó a siempre recordar que había que vivir con menos de lo que uno se gana para que cuando los ingresos se vean afectados, por el pasar de los años, el retiro, una incapacidad o lo que fuere, el nivel de vida pudiera mantenerse estable.

    Ese ahorro se puede dar invirtiendo en “IRA”s, invirtiendo en la compra de un hogar, ahorrando en cuentas de ahorro, adquiriendo un seguro de vida con valor acumulado. La reacción de mis amigos siempre era “Pero Kenneth, cómo voy a ahorrar si ahora apenas me da para vivir!” A lo que mi respuesta siempre era “Si no puedes vivir con lo que produces ahora en la etapa económicamente de tu vida, ¿cómo vas a vivir cuando pases de esa etapa?” e inmediatamente les hacía sugerencias de cómo recortar gastos y ahorrar, desde comprarse un vehículo elegante pero económico en vez de uno europeo de renombre (“Ahí te ahorras $400 mensuales y ahorras lo suficiente para una IRA de $5,000 cada año”), salir a comer en un restaurant más económico o hasta hacer todo un evento familiar de preparar una buena comida en la casa, comprarle las tenis de $49.95, en vez de las de $119.95 al adolescente, vacacionar en un parador puertorriqueño en vez de República Dominicana o Orlando, y así sucesivamente.

    La penosa situación que atraviesa Shorty, y que tiene solución en su caso, nos provee una valiosa oportunidad a todos de tomar acción a tiempo para que no nos pase a nosotros. No dejemos pasar esta oportunidad que Shorty, sin querer queriendo, nos ofrece hoy.

    • No puedo creer que esa respuesta esté escrita por McClintock. ¡Que desvergonzado es! ¿Por qué no lo ayuda de otra manera en lugar de escribir esa crírica que no remedia nada. Aquí se est;a hablando de Shorty Castro, no de un artista de ahora. McClintock habla de que hay que comprar una IRA y eso es precisamente lo que causa ese comentario, ira en todos los que conocemos a Shorty y lo conocemos a él quien una vez admitió que siempre ha vivido del gobierno, bueno no necesariamente del gobierno sino de la maldita política, y que ahora, como se quedó colgando, tiene sus igualitas por aquello de mantenerse para sabe Dios si correr de nuevo.
      Vuelvo y digo. Si ese comentario lo escribió McClintock es un desvergonzado, un crápula, una mancha en este pueblo. Si no fue él, pues que diga su verdadero sentir y mas que nada que saque algo de su “cuenta de ahorro y ayude a Shorty.

    • Sr. McClintock: El Sr. Shorty Castro no tenia una cantidad sustancial de dinero en ahorro com el hubiera querido porq en los pasados años tuvo que ayudar a su hijo, mi primo Chente que hace poco fallecio de cancer. Como usted debe saber los gastos son muchos…. y mi pregunta para usted es: COMO PODEMOS AHORRAR PARA PODER VIVIR DECENTEMENTE CUANDO LA VIDA EN NUESTRA ISLA ES TAN CARA??????

  2. Ayy pedazo de cabro grande!! Porque no todo el mundo tiene la Estrella que tuviste tú, de tener los maravillosos sueldazos de político corrupto que te has ganado con el sudor de tu gansería, no de tu frente! Triste mi paisito que vota por batatas como tú, que te has dedicado a vivir del pueblo, como tant@s que te han precedido y lamentablemente, continuarán llegando. Con que cara, pedazo de descarado sinverguenza, te atreves a criticar a un artista puertorriqueño, que todos saben que tienen que dejar el cuero y lo que no es el cuero para ganarse cuatro pesetas? Como, sabiendo que eres parte integral de un Sistema económico y político, y sobre todo de un partido, que desprecian todo lo que sea trabajo cultural y artístico? Que han dejado en la calle y en el olvido a cientos de trabajadores del arte y la cultura? No juegue.. charlatán! Ahora contesta lo que quieras, mijo, que no tienes argumento. Puerto Rico entero sabe quien eres, y de tu casi nula “hoja de servicios”. Deal with this.

  3. Pero este K Mc ¿enloqueció? Que sugerencias tan magistrales no le sirven a Shorty los artistas de este País no ganan lo que usted se ha embolsillao en 1 año en años de sacrificio, ni a mi madre jefa de familia, que pague $400 menos de auto y compre tennies de $50, charlatán la mayoría de las mujeres trabajadoras y jefas de familia andamos en un chongo que su valor total no llega a $2 mil y no usamos tennies ni de $10, con un sueldo de $850 mensuales y una familia a mi cargo, con el costo de la luz y el agua, ¿cómo se vive? Usted siempre ha chupado de la teta del gobierno sin ningún talento reconocido que no sea politiquear, ¿iras, seguros con valor acumulado, un hogar propio? usted o fumó crack o es morón de nacimiento…

  4. JAJA Excelente Super Madre! Creo que lo fumó fue creepy mezclado con thinner @@

  5. No se dejen llevar por nombres…

  6. Edwin J. Torres-Rosado says:

    2 + 2 es 4 aunque lo diga un loco. Aunque me duela decirlo estoy 100% deacuerdo con un PNP por primera vez en mi vida.

  7. Edwin, lo que pasa es que, la persona que utiliza de ejemplo es la incorreta. Si una persona inocente está en el food court de un mall, haciendo fila para comprar un pechusandwich y dos traficantes se entran a tiros y esa persona cae muerta, tú no puedes utilizarla para decir, “Niños, no vayan al punto, porque ahí se cogen tiros, como le sucedió al del pechusandwich”. El ejemplo de McK se puede aplicar a deportistas profesionales, o artistas de otros ambientes. Los artistas puertorriqueños de la generación de Shorty cobraban muy poco, viviendo casi todos de la mano a la boca por tanto. Agradezco que el político comparta lo que hace él, pero fue irrespetuoso que tomara a Shorty de ejemplo…

  8. hay que planificar para el futuro…y el pais a su vez debe honrara a estas personas ya consagradas a nustra histroia colectiva..

  9. Freddy Rodríguez says:

    Tenia un programa muy ameno en @máxima940, wipr y lo dejaron sin el mismo.

  10. Mi opinion es uqe cuando uno trabaja no pienza que va a llegar la edad de oro y muchas veces no ahorramos. Pero de todas manera los que le dieron de comer en un tiempo no esta demas que le den una manita o hagan un maraton y darle el dinero. Que creen. Dios lo vendiga.

  11. ivan suarez puly says:

    a veces hablando se demu
    estra lo que los politicos algunos tienen en el cerebro e
    no proponen ideas

  12. Muy de acuerdo con la resena de la Calle Digital. Vamos a ser una actividad de Recaudacion de Fondos!!!! Yo me anoto diganme que hacemos. Por una vejez digna y feliz!!!! Apoyemos a Shorty!!!!

  13. Carlos Francisco Cernuda - Rodríguez says:

    Este sujeto, que a no ser por la política no tendría dónde caerse muerto, parece que estaba ‘high’ en algo, licor, además de ser un energúmeno arrogante,, no sé cómo cualquier modo de noticias le dedica una columna a un ser tan mísero cómo el ex secretario de Estado de PR,, pero, cómo dicen ellos,, such is life in Puerto Rico..

    • Kenneth D. McClintock says:

      Leo, con el respeto que algunos no siempre extienden, todos las reacciones a mi comentario en el que: (1) coincidí con la reseña periodística de que Shorty Castro merece todo nuestro respeto, admiración y apoyo, (2) exhorté a quienes ahora ocupan posiciones de poder que tomen las medidas para dar y canalizar apoyo a esta estrella de nuestro firmamento boricua, y (3) que tomemos la situación por la que él atraviesa para exhortar a artistas y deportistas en general y a todos en general a planificar para el futuro.

      Hay boxeadores y otros artistas que se ganaron mucho más dinero que el ciudadano promedio y viven o han muerto en la pobreza. Hay personas que generaron recursos limitados, compraron su casita con mil sacrificios, la saldaron, aportaron a una pensión, contribuyeron al segur social, se aseguraron que sus hijos se educaran y en sus años dorados no han visto disminución alguna en su calidad de vida porque la casita está paga, recibe una modesta pensión, recibe una mensualidad del Seguro Social y gran parte de sus crecientes gastos médicos son absorbidos por el Medicare al cual contribuyó modestamente por décadas. En eso, muchos trabajadores humildes han mostrado más sabiduría que personas que, por fama y talento, pudieron ganar emolumentos excepcionales pero no planificaron para los años de las vacas flacas.

      No importa cuán poco sea el ingreso de una persona, si establece la disciplina de gastar un poquito menos de lo que se gana podrá ahorrar para su futuro, especialmente si no aporta automáticamente a una pensión o al seguro social.

      En mis últimos años en la vida pública, pude ayudar a crear el Instituto de Educación Financiera porque, tal como demuestran algunos de los críticos de mi escrito, hay un desconocimiento atroz en Puerto Rico sobre finanza personal, algo que no se enseña en el currículo escolar ni en el seno familiar de muchos hogares en Puerto Rico. Pueblos más pobres que el nuestro tienen tasas de ahorro positivas, mientras que la nuestra es negativa.

      Finalmente, acepto y absorbo todas las críticas de quienes me acusan de haber “chupado” del gobierno, etc. Solo deseo aclarar que nunca estudié en escuela privada, sino en las escuelas públicas que opera la UPR donde mi madre era profesora, y mis buenas notas y habitos de estudio me permitieron sacar buenas puntuaciones en los exámenes del College Board (7ma nota más alta en PR ese año) y el LSAT de admisión a escuelas de derecho. Estudié derecho en la Universidad de Tulane con préstamos federales que estuve pagando por casi once años. Opté, a los 23 años a rechazar jugosas ofertas privadas que amigos míos con credenciales comparables aceptaron por la carrera del servicio público. En el servicio público no hubo un año en que no me ganara sustancialmente menos de lo que podía y se me había ofrecido ganarme en el sector privado pero nunca me arrepentí de seguir el camino que seguí. En el servicio público absorbí más estrés que amigos que optaron por la carrera lucrativa en el sector privado que opté por no seguir y derivé una compensación mucho mayor, la satisfacción de contribuir a mejorar la vida de otros.

      Por ejemplo, hace 20 años pude crear el Programa Córdova/Fernós de Internados Congresionales que le ha cambiado la vida a más de 700 jóvenes de universidades puertorriqueñas, incluyendo al Honorable Ramón Orta, actual Secretario de Recreación y Deportes, el licenciado Robert Rivera, ex Comisionado de Asuntos Municipales, (siento orgullo por el éxito profesional de ambos)y tantos otros que luego han llegado lejos en el sector público y privado.

      Ahora, 39 años después de mi primer trabajo en el gobierno, regresé hace un año al sector privado y entre mis actuales desempeños está el de dictar cátedra en la Universidad Interamericana, no por el poco dinero que representa, sino para transmitirle a nuevas generaciones los conocimientos y experiencias que tuve el privilegio de adquirir en el servicio público, de estar más activo en la vida de mi iglesia, de trabajar profesionalmente, y de estar menos activo políticamente, asesorando gratuitamente (no he procurado ni tengo contrato gubernamental alguno) a quien se me acerca y preparándome para la cercana campaña presidencial de Hillary Clinton. Habiendo escrito un libro junto a Roberto Prats, no para derivar ingreso alguno sino para compartir datos históricos que de lo contrario se perderían, aspiro a preparar una segunda edición de ese libro y terminar de escribir tres libros adicionales a los que actualmente dedico más tiempo de lo que debería.

      En cuanto a las invitaciones a que haga una contribución financiera, algunas de ellas algo poco elegantes, debo aclarar que durante toda mi vida he donado en metálico y de otras maneras (la Cruz Roja Americana, hasta que dejó de recolectar sangre en Puerto Rico, me había hecho reconocimientos por mis donaciones, medibles no en pintas sino galones, ya que donaba frecuentemente en agradecimiento a Dios y teniendo un tipo de sangre que la Cruz Roja necesitaba, a veces respondiendo a un llamado público por pacientes que ni conocía no conozco). La verdadera caridad, sin embargo, es anónima y así prefiero mantenerla.

      Afortunadamente, el cuero duro fortalecido por cuatro décadas en la política y la vida pública me permiten leer a quienes optan por continuamente criticar sin que ello me desvíe de sentir la satisfacción del deber cumplido, de completar las tareas que me he trazado para el futuro e inspirar a otros puertorriqueños a que inviertan sus talentos en carreras al servicio directo de Puerto Rico.

      Termino esta aclaración, nuevamente exhortando a los que hoy ejercen el poder público a extenderle todas las ayudas a su alcance a Shorty Castro en agradecimiento por compartir sanamente su talento con el pueblo por tantas décadas, y repitiendo el final de mi comentario original:

      “La penosa situación que atraviesa Shorty, y que tiene solución en su caso, nos provee una valiosa oportunidad a todos de tomar acción a tiempo para que no nos pase a nosotros. No dejemos pasar esta oportunidad que Shorty, sin querer queriendo, nos ofrece hoy.”

  14. Perdonen mi ortografia…llevo a~nos sin utilizar mi espan~ol escrito…

    Sin ningun tipo de afiliacion politica…Concuerdo 100% con el Sr. McClintock. Tenemos que planificar para nuestro retiro. Lamentablemete la situacion de el Sr. Castro es puro ejemplo de el mayor pecado de la mayoria de nuestra isla: no planificar. Desde el trabajador mas humilde hasta el mas asalariado, es responsabilidad de la persona, no del gobierno, planificar su retiro.

    Mi madre crio a cuatro hijos con poco salario trabajando en una fabrica. Crecimos en una peque~na casa, sin lujos, con ropa confeccionada por ella utilizando patrones y tela, tennis/zapatos sin marca, tomando cafe prieto y comiendo pan con mantequilla, arroz y habichuelas y carne cuando sobraba un dinerito. Eso nos nos ense~no el valor de tener una educaccion, el trabajo honesto y guardar dinero para el futuro.

    Hoy dia mi madre vive en su casita completamente salda, recibiendo un peque~no Seguro Social, Medicare/Medicaid y nuestra ayuda financiera la cual ella no quiere, no porque no podemos o deseamos, sino que hasta el dia de hoy ella desea que tengamos suficiente dinero para la educacion de sus nietos (pero nosotros hijos siempre la visitamos y compramos lo que observamos necesita, aunque ella no lo pida).

    Antes de planificar un maraton para recolectar dinero, creo que se necesita evaluar las necesidades inmediatas, al igual que una evaluacion a la pasada historia finaciera, y entonces decidir si una ayuda monetaria verdaderamente corregira y solucionara el problema, o aportara a una estilo de vida extremo y sin planificacion. No dudo una persona honesta y honrada aceptaria estos terminos…

    Es importante reconocer que el Sr Castro, reconocido comediante y compluebano, no es el unico individuo en Puerto Rico con necesidad economica…o la persona con mas necesidad economica en toda la isla.

    • ¡Que buen identificador tienes! La Tierra de los Ciegos. Y peor ciego no se puede ser. En lugar de opinar sobre la situación de Shorty, te vas por el mismo pozo muro de McClintock e infieres que ha sido su culpa el llegar a la situación donde él está. La primera pregunta es: ¿Y qué? No sabemos si él planificó su retiro, si guardó o no dinero, o si se los comió y se los bebió. Sí sabemos que un hermano murió y que cuidó a su mamá hasta que ella murió.

      Estoy seguro que la mamá de Shorty se comportó exactamente como dices que fue tu mamá. En la pasada generación, no había los problemas que hay ahora. Dices que “Desde el trabajador mas humilde hasta el mas asalariado, es responsabilidad de la persona, no del gobierno, planificar su retiro.” Eso es muy cierto. Te apunto esa.

      Pero esa responsabilidad está directamente relacionada a la capacidad económica, familiar y social de cada individuo.

      Hay otra pregunta que se debe contestar. ¿Cuantos ciudadanos de este pais pueden ahorrar una cantidad significativa de su sueldo o salario como para poder tener apoyo economico cuando sea viejo? Y si no pueden ahorrar, cuál es el pecado. ¿O es que pretendes que una familia ahorre dinero mensual y no pueda entonces comprar arroz o leche?

      Otra cosa, Todos sabemos que Shorty ha sido artista toda su vida: músico, actor, comediante, etc. Tú que vives en la Tierra de los Ciegos, dime cuantos artistas tú conoces que se puedan catalogar como acomodados economicamente, por no decir pudientes? ¿Cuantos artistas han tenido que pasar su años de ocaso en égidas y casa de cuido? ¿A cuantos se han ayudado durante una enfermedad, ya sea con un espectáculo, o alguna otra actividad que sirva para recaudar fondos?

      Si no quieres, o no puedes, ayudar a Shorty, está bien; pero no lo critiques. El presidente Kennedy dijo una vez: “Tendrá derecho a criticar, aquel que tenga suficiente compasión para ayudar.” En otras palabras, si nada bueno tienes que decir, lo mejor es no decir nada.

      Aparentemente, tu vives enfermo, no sé de que condición, pero enfermo. Si la mente la tuvieras ocupada en pensamientos positivos, sería mas dificil que tu cuerpo enfermara.

      Ayudar a un semejante, sin pensar cómo llegó a esa necesidad, sin examinar sus condiciones sociales, sin criticar su camino por la vida, es de hombres sanos y valientes. Lo demás es cobardía.

      Todavía estás a tiempo de recapacitar. No lo ayudes, pero simple y sencillamente, no lo juzgues. Nos abes si algún dia serás tú el señalado y el necesitado.

  15. Dorati – Usted esta correcto…todavia estoy a tiempo de recapacitar. Mientras yo recapacito, tenga la libertad de donar todo el dinero que usted desee para la causa. Me imagino cuando usted compre una casa tambien dara una inmensa cantidad de dolares de pronto, sin preguntar el valor tasado de la propiedad, o si la casa tiene los debidos permisos, o si las utilidades estan conectadas. Estoy seguro se sentira sano, y sin duda alguna muy valiente.

    Me pregunto…que decision usted tomaria primero: dejar que la llave de agua botara agua hasta que le llege la factura de $100…o inmediatamente reemplazar el sello de 50 centavos para arreglar la llave de agua?

    Si, vivo enfermo…porque no acepto llegar a mis ultimos a~nos de vida dependiendo de un gobierno que apenas puede proveer para si mismo.

    Si, vivo en La Tierra de Los Ciegos…pero no pretendo averiguar cuantos artistas yo conozco que se puedan catalogar como acomodados economicamente, cuando es mas importante preocuparme por MI solidez economica.

    Recuerde que “en La Tierra de Los Ciegos, el Cíclope es Rey”…