Sentenciado a un año en “probatoria” dermatólogo de Mayagüez que “ligaba” secretarias

El dermatólogo Angel Luis Rivera De los Ríos se declare culpable por delitos menores, tras ser acusado de fisgonear con cámaras a sus secretarias mientras usaban el baños de su oficina.

El dermatólogo Angel Luis Rivera De los Ríos fue sentenciado el viernes, 30 de enero, tras declararse culpable por delitos menores, tras ser acusado de fisgonear con cámaras a sus secretarias mientras usaban el baños de su oficina.

MAYAGÜEZ: A cumplir un año, un mes y 15 días en probatoria fue sentenciado este pasado viernes el dermatólogo Angel Luis Rivera De los Ríos, luego de negociar un acuerdo para declararse culpable por el delito de “tentativa de grabación ilegal de imagines”.

Rivera De los Ríos, quien tenía su consultorio en la calle Dr. Basora de la Sultana del Oeste, había sido acusado originalmente por cinco cargos de grabación ilegal de imágenes, en su modalidad grave. De haber sido convicto por las acusaciones que enfrentaba al principio, se exponía a una pena de tres años de cárcel.

El medico estaba acusado de haber grabado con cámaras “espía” a sus secretarias mientras éstas usaban el servicio sanitario de su oficina.

Los hechos que se le imputan al galeno fueron descubiertos en julio de 2013, cuando se le imputó colocar cámaras en el servicio sanitario de su consultorio con el alegado propósito fisgonear a sus empleadas, mientras usaban el baño de su oficina. El “espionaje” se produjo entre el 1 de enero y el 4 de junio de ese año.

Como parte de la evidencia ocupada por las autoridades, están dos cámaras tipo bolígrafo que el ahora convicto médico había colocado en sitios estratégicos del baño que era utilizado por las damas para hacer necesidades fisiológicas. Incluso, las perjudicadas estuvieron ajenas a los actos ilegales, hasta que una empleada del consultorio médico detectó las minicámaras espías y notificó confidencialmente a las autoridades.

Tras una intervención sorpresiva en la oficina del doctor Rivera De los Ríos, agentes del CIC ocuparon las cámaras y otro equipo propiedad del galeno.