Oposición al plan para erradicar gatos del Paseo del Morro

REDACCIÓN: La organización sin fines de lucro Save-a Gato, que se dedica a alimentar, esterilizar y vacunar la colonia de gatos que vive en el Paseo del Morro en el Viejo San Juan, informó que el National Park Services (NPS), agencia federal que administra la zona, planifica remover los animales del lugar, sin que aún hayan determinado qué pasará con los felinos.

La entidad abrió una página de Internet para que la ciudadanía haga sus comentarios.

“Ya hay unas 2 mil personas que se han expresado y nuestra posición es que el término “remoción” es en realidad eutanasia, matarlos a todos. Nos oponemos a ello y proponemos continuar esterilizando a los gatos, para lograr un mayor control de la situación, pero las autoridades tienen que asumir su responsabilidad para evitar el abandono de nuevos gatos. Es importante que la ciudadanía se exprese a través del enlace Parkplanning- Boletín Informativo (Public Scoping Newsletter) parkplanning.nps.gov”, explicó Lara Cartagena, portavoz de la entidad.

“Nosotros somos parte de la solución para evitar el aumento en la población de gatos en el Viejo San Juan. Estamos listos para presentar las alternativas que garanticen minimizar el aumento desmedido en la población de gatos del lugar, así como garantizar los derechos y la contribución de los felinos en la zona”, añadió Cartagena.

Por otra parte, señaló que se debe establecer un plan interagencial en el que instrumentalidades gubernamentales estatales, municipales y federales en conjunto con el tercer sector establezcan el plan de acción.

“Escuchar al personal de National Park Services decir que va a eliminar los gatos del conocido Paseo del Morro, levanta ciertos cuestionamientos sobre el proceso y los métodos que utilizarán para esta gestión. A ello se suma la falta de claridad en las explicaciones que ofrece el personal de esta agencia federal. Esta falta de transparencia crea incertidumbre entre los ciudadanos, especialmente en aquellos que viven en el Viejo San Juan y para quienes estos gatos son parte de su comunidad”, acotó Cartagena.

Por los pasados 17 años, Save-a-Gato realiza esfuerzos para controlar la población de estos animales en la zona.

“A través de los años hemos visto que el mayor problema es la cantidad de gatos abandonados en el lugar. Esto se puede evitar mediante un plan de seguridad de las entidades gubernamentales correspondientes para que hagan valer la Ley, identifiquen a las personas que abandonan los gatos en el lugar y les impongan las penalidades que apliquen”, añadió.

Save-a-Gato cuestiona por qué National Park Service evadió realizar vistas públicas con récord para la comunidad y prefirió un formulario en línea. 

“Es vital que la comunidad conozca cuál es el plan de acción por parte de NPS, qué va a pasar con esos gatos, a dónde los van a llevar. Esas son las interrogantes que tienen que responder.  De igual forma, tienen que entender que los residentes del Viejo San Juan y muchísimos visitantes atesoran los gatos que viven en el lugar y que durante años también contribuyen con su función de evitar plagas como ratas, entre otras”, abundó la portavoz.

También, se cuestionó la fiabilidad de acciones implementadas por NPS que incluyen la instalación de tres cámaras que toman fotografías en blanco y negro como medida para conocer la cantidad de gatos en el lugar.

“Entendemos que este proceso de fotografiar a los animales puede conllevar errores de identificación ya que hay gatitos que por su color se pueden confundir fácilmente y esto puede causar que se cuente un mismo gato en más de una ocasión. Nuestro llamado al personal de NPS es que sean más precisos y claros en este proceso que atenta contra la vida de decenas de gatitos”, aseguró Cartagena.

Al inicio de las labores de Save-a-Gato, la población de gatos superaba los 300 y actualmente se estima que hay poco más de 100 gatos. Esto se logra mediante el método TNR (Trap, Neuter, Return), en español capturar-esterilizar-retornar. La organización se financia únicamente con donativos de ciudadanos y turistas del Viejo San Juan, sin aportaciones o beneficios del gobierno.

Save-a-Gato denuncia que Servicio Nacional de Parques no justifica intención de matanza de gatos en el Paseo del Morro

REDACCIÓN: La organización comunitaria sin fines de lucro Save-a-Gato, denunció que luego de dos reuniones comunitarias con el personal del Servicio Nacional de Parques en Puerto Rico (NPS, por sus siglas en inglés) aún están a la espera de los argumentos que apoyen la determinación de atrapar y matar los gatos que viven en la zona del Paseo del Morro en el Viejo San Juan.

“La realidad es que el llamado plan de ‘remoción’, es un eufemismo para la matanza de los gatos y no cumple con las leyes federales de conservación, porque esa conclusión no está sustentada con evidencia científica. Nuestra organización se opone vigorosamente al mismo”, expresó Karla Colom, miembro voluntario de Save-a-Gato, y que está certificada oficialmente para trabajar en entrenamiento y comportamiento de gatos.

Los activistas aseguran que el Servicio Nacional de Parques ha abandonado la zona, eliminando la vigilancia nocturna y convirtiendo el área en un lugar para que personas inescrupulosas abandonen gatos en la zona.

“Aún sin el apoyo de NPS, Save-a-Gato alimenta, mantiene y le consigue hogar a la inmensa mayoría de los gatos allí abandonados, pero nuestros esfuerzos, sin apoyo del gobierno, no son suficientes”, abundó Colom.

Save-a-Gato ya tiene listas dos alternativas para manejar la situación, y están a la espera de que National Park Services presente su estudio.

“Nosotros llevamos desde antes del 2004 trabajando en el concepto Trap-Neuter-Return (capturar-esterilizar-devolver), que es una forma ética de controlar las poblaciones. Si usted ve uno de los gatitos con un corte en una punta de la oreja, es que está esterilizado y vacunado. Además, los gatos son los que controlan la plaga de ratas y ratones en las ciudades, de manera que es un servicio que ofrecen a la sociedad del Viejo San Juan”, añadió Colom.

En el pasado hubo hasta 300 gatos en la zona de Paseo de Morro, pero en la actualidad hay cerca de 125 felinos, según estima la organización.

“De hecho, antes teníamos siete estaciones de alimentación y ahora hay cinco estaciones, lo que evidencia esa reducción de población. Nosotros, como organización sin fines de lucro, tenemos un compromiso firme y serio, a largo plazo, con el bienestar de los gatos. Somos un gran grupo de personas comprometidos con esta buena causa”, finalizó Colom.

Quienes deseen ser parte del proceso, pueden presentar su posición al respecto usando este link: https://parkplanning.nps.gov/projectHome.cfm?projectId=101358. Además, para parte de la organización, o cooperar con los procesos de vacunación y esterilización de gatos de la organización Save-a-Sato, los interesados pueden enviar un correo electrónico a saveagatopr@gmail.com, así como acceder a las cuentas de Save-a-Gato en Instagram, Twitter y Facebook.