Federación de Maestros denuncia “dantesco” proceso de dopaje a maestros transitorios

SAN JUAN: “Aún no arranca el año escolar y ya el caos es evidente”, afirmó Mercedes Martínez Padilla, presidenta de la Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR).

“Este viernes cientos de maestros transitorios hicieron filas interminables bajo el sol, en el Instituto de Ciencias Forenses y las regiones educativas, para realizarse las pruebas de dopaje requeridas para trabajar. En Ciencias Forenses cerraron a las 4:00 de la tarde y muchos no pudieron hacerse las pruebas a pesar de estar allí desde temprano. Les exigieron que regresen nuevamente hoy sábado a las 6:00 de la mañana para hacerse las mismas. En las regiones educativas el proceso ha sido desesperante”, relató.

Martínez Padilla señaló que en el caso de la Región Educativa de Humacao a las 2:30 de la madrugada todavía había unos 50 educadores esperando para hacerse la prueba.

“A las 2:30 a.m. les anunciaron que se habían terminado los kits para la prueba, pues sólo contaban con 350 de ellos y habían 400 educadores. A las 3:35 de la madrugada salió el último maestro de hacerse la prueba, luego de que transcurrieran más de 17 horas de espera”, dijo.

“Esto es una muestra de la manera atropellada y desordenada como se iniciará este año escolar producto del cierre de escuelas, la declaración de cientos de maestros como recursos disponibles y el enmarañado proceso de nombramiento de maestros”, añadió Martínez.

La Federación de Maestros señaló que lo ocurrido desmiente a la secretaria de Educación Julia Keleher que ha querido hacer creer que todo está listo para recibir a los estudiantes e iniciar la labor de enseñanza.

“El trato dado a los educadores ha sido inhumano y atropellante. Mientras Keleher dormía plácidamente, la seguridad del magisterio se puso en riesgo al tenerlos a altas horas de la madrugada en la calle, para hacerse una prueba de dopaje, en total desorganización”, expresó Martínez Padilla.

Desde las primeras horas de la mañana las filas de maestros para realizarse la prueba de dopaje son interminables.

“Lo peor de todo es que esta improvisación y abuso afectará la educación y el aprovechamiento académico de los niños y niñas, víctimas de una funcionaria guiada por consideraciones empresariales al administrar el sistema educativo”, apuntó la dirigente de la FMPR. También catalogó el trato al magisterio como “indignante y humillante”.

“La Federación de Maestros exige respeto para el magisterio y un proceso ordenado y planificado. El país le paga a la secretaria Keleher un cuarto de millón de dólares y este no debiera ser el producto de esa desproporcionada compensación”, concluyó.