Lajeños rinden honores póstumos al Cardenal Aponte Martínez

[scrollGallery id=3]

LAJAS: Más allá de las diferencias religiosas y sociales, residentes de este pueblo se unieron en un solo sentimiento de solidaridad para tributar honores póstumos  a su hijo más querido, el Cardenal Luis Aponte Martínez. Desde temprano hoy jueves, vecinos de Lajas y de comunidades vecinas acudieron a la Parroquia de la Candelaria, para  aguardar  la llegada de la comitiva fúnebre procedente de San Juan. Medios de comunicación de todo el país, incluyendo a la televisora de la Iglesia Católica ( Canal 13), se mantuvieron reportando todo lo referente al arribo a Lajas, del féretro con  el cuerpo del primer Cardenal puertorriqueño de la historia.

Esto tiene un significado especial para todos los lajeños, ya que el Cardenal Aponte Martínez, era un “jibarito” nacido en el barrio La Haya, donde aún residen los familiares del amado jerarca de la Iglesia Católica en Puerto Rico. Aunque la llegada de la comitiva estaba pautada para las 11:00 am, miles de ciudadanos aguardaron hasta las 2:00 de la tarde, para darle el último adiós al Cardenal de los pobres.

Durante el trayecto hacia la Iglesia de la Candelaria, donde permanecerá en capilla ardiente hasta este viernes, el cadáver del religioso recibió el homenaje de sus compueblanos reunidos en el Estadio Municipal Joe Basora. Julio Bracero, apoderado del equipo AA, Cardenales de Lajas, se unió al tributo póstumo a nombre de todos los integrantes de la novena lajeña. “Se llaman Cardenales en honor a nuestro querido Cardenal Luis Aponte Martínez”, apuntó Bracero.

Aparte de su labor eclesiástica, el Cardenal Aponte Martínez fue entusiasta amante del béisbol, especialmente de sus “Cardenales AA”. También este lajeño ilustre será recordado siempre por su trabajo evangelizador, pero con profundo respeto hacia todas las denominaciones religiosas. Desde sus tiempos como Arzobispo de San Juan, Aponte Martínez luchó para establecer los poderosos medios de comunicación social que llevan el mensaje de la fe católica a Puerto Rico y al Mundo.  Luego de una misa en su honor,  el cortejo fúnebre hará escala mañana viernes en la Parroquia Católica San Germán de Auxerre, donde Aponte Martínez, fuera ordenado sacerdote en 1950.