Que el Banco Popular quiere imponer seguro a la “cañona”

 

Sin tomar en consideración que muchos dueños de residencias no tienen la capacidad económica para enfentar una nueva carga a su bolsillo, el Banco Popular de Puerto Rico, está enviando cartas a sus clientes hipotecarios para exigirles la compra de un seguro para casos de inundación, que garantice el dinero  que la persona le adeuda a esa institución bancaria. Lo interesante de todo es que el mencionado banco pretende que la gente adquiera dicho seguro en determinada casa aseguradora, que según trascendió, es también su cliente.

Tras aducir que la póliza de inundación es una disposición federal “vigente desde el 2007”, el Banco Popular exige que dentro de un término de 45 días, el cliente hipotecario obtenga el seguro, o ellos lo impondrán en protección de sus intereses. Un vecino de la urbanización La Monserrate de Hormigueros, quien le paga hipoteca mensual a dicho banco, se encuentra contra la espada y la pared, ante las exigencias del Banco Popular.

Después de 32 años de haberse finalizado la construcción de la mencionada urbanización, ahora se le ocurre a alguien decir que el lugar es zona propensa a inundaciones  “AE”. En la zona denominada “AE” podría ocurrir una inundación grave en los próximos cien años.

En estos momentos cuando  los dueños de viviendas apenas tienen dinero para costear los pagos de hipoteca, luz, agua y otras utilidades, el Banco Popular amenaza con imponer una carga onerosa a través del seguro que pretenden que los clientes adquieran “a la cañona”.