Asesinato de médico vinculado a posible “car-jacking”

Coronel Leovigildo Vázquez conversa con la prensa del oeste

Coronel Leovigildo Vázquez conversa con la prensa del oeste

MAYAGÜEZ:  Aunque las autoridades locales no descartan ningún ángulo en la pesquisa relacionada al crimen del doctor Carlos I. Pedraza Artache, todo tiende a establecer que el galeno fue ultimado a tiros por un individuo que planificaba robarle su lujoso auto Porsche. Los hechos surgieron el sábado a eso de las 9:10 de la noche, en la carretera número 2, kilómetro 148.1 frente a la tienda Glidden del sector Cuba de Mayagüez.

La Policía se movilizó hasta dicho lugar tras recibirse una llamada de emergencia notificando sobre un accidente de auto con un peatón. Una vez en el lugar de los hechos, los uniformados fueron informados sobre una persona herida de bala. El perjudicado resultó ser el doctor Pedraza Artache de 53 años, quien se habia detenido después que su Porsche, fuera chocado  en el lado derecho por una guagua modelo Jeep Patriot.

El galeno bajó del carro para pedirle explicaciones al coductor del Jeep, quien le  ripostó haciéndole dos disparos en el área de la nuca y la nuca. Dos médicos que acertaron pasar por el lugar, acudieron en ayuda del doctor Pedraza Artache, quien falleció mientras era atendido en el Centro Médico del Oeste. Aunque tenía consultorio en Moca,  el infortunado residía  en el Barrio Ceiba Baja, carretera 110, cerca del Hogar Crea de Aguadilla.

El crimen del profesional desató una persecución policial a lo largo de la vía número 2, donde el sospechoso del homicidio trató de internarse en un pastizal  del sector Cuba. Hasta allí fue rastreado por efectivos de la Policía y el helicóptero ” Papa Delta” de las Fuerzas Unidas de Rápida Acción.

La Calle Digital supo, que la intervención incidental de 2 canes de la raza Pitbull que se hallaban cerca de un pastizal ayudaron en la captura del ahora sospechoso.  Aunque al presente no se han radicado cargos contra el  individuo detenido, las autoridades siguen recopilando evidencia, incluso varios casquillos calibre 40  y la guagua que colisionó con el automóvil  del  galeno  asesinado.