No, a cargos administrativos contra policía que pide renuncia al superintendente Díaz Colón

De ocurrir la formulación de cargos administrativos contra el uniformado Harold Ortíz, identificado preliminarmente como el agente de la Policía que utilizó el altavoz de una patrulla para exigirle la renuncia al superintendente de ese departamento, Emilio Díaz Colón, algunos de sus compañeros no descartan llevar a cabo una protesta en los diferentes fotos para defender el derecho constitucional a la libertad de expresión. » Aquí no se trata de una frase ofensiva ni obscena que pudiera lastimar la dignidad de nadie», apuntó otro miembro de la Fuerza, a preguntas de la Calle Digital.

Aquí hay opiniones encontradas en cuanto a que el autor de la crítica contra  el Superintendente de la Policía Emilio Díaz Colón, lo hizo en horas laborables y utilizando una propiedad pública. » Al gobernador Fortuño le dicen todos los días por todos los medios, incluso, a través de los radios de la Policía, que renuncie y él ni se inmuta porque sabe aceptar la disidencia», indicó un ex agente del CIC.

En el caso del superintendente Díaz Colón, se dice que es un funcionario que no tolera las críticas de la ciudadanía y responde de forma destemplada como lo hizo a preguntas de un periodista durante la reciente visita a Mayagüez. Trascendió, que al policía Ortíz, podrían radicarle cargos administrativos en los próximos días, incluyendo la falta grave de «insubordinación». Varios de sus compañeros indicaron que si el pedido de renuncia surgió, fue producto de la frustración y la desmotivación que impera entre la mayoría de los integrantes de la Uniformada.

El caso de este policía que se arriesga a ser destituido de su trabajo, por ejercer el derecho a expresarse, contrasta con los casos de oficiales de la Fuerza que logran ascender en todas las administraciones de gobierno, a pesar de haber sido juzgados en el foro federal por violar los derechos civiles de ciudadanos. Según allegados a la Policía Estatal, en la misma funcionan dos varas para medir las actuaciones de sus miembros.