Pruebas de balística podrían relacionar a sujeto detenido con el crimen del sargento de la División de Tránsito en el Oeste

MAYAGUEZ: En un esfuerzo conjunto para evitar que el caso se les caiga en los tribunales, la Fiscalía y agentes de la División de Homicidios del CIC en el Area Oeste, efectuarán pruebas científicas para determinar si el arma utilizada por Héctor Luis Santiago Rosado para asesinar a su pariente Tirso Cotto Rosado, fue la misma que tronchó la vida del sargento Abimael Castro Berrocales, durante el incidente fatal ocurrido el primero del 2012, en la carretera estatal 100 de Cabo Rojo. Santiago Rosado, convicto por 2 crímenes reportados en la ciudad de Nueva York en 1994, fue detenido esta semana mientras se ocultaba en la casa de su progenitora en La Parguera de Lajas.

El sospechoso se salió con la suya al no poder ser identificado como autor del asesinato del sargento Castro Berrocales, ya que su apariencia física no coincidió con el boceto dado a la publicidad por la Policía. Eso creó dudas en los posibles testigos que no lograron establecer la identidad del hombre que vieron al momento de ser detenido por el sargento Castro. Es importante la prueba de balística y residuos nitrados ya que ningún posible testigo observó el instante en que surgieron  los disparos.

Se alega, que luego de matar a Cotto Rosado en su domicilio de Cataño, el presunto victimario se trasladó hasta Lajas en un auto descrito como «Toyota Paseo, color verde». En poder de Santiago Rosado, se ocupó un vehículo Toyota, modelo Corolla, también de color verde.

Una vez en Lajas, el individuo procedió a tumbarse el bigote y pelarse la cabeza para despistar a los agentes que le seguían el rastro. Ante la serie de circunstancias que rodean el caso ocurrido en Cataño y la muerte viciosa del sargento Castro Berrocales, el individuo Santiago Rosado, será trasladado nuevamente a Mayagüez para otra rueda de confrontación. A la pesquisa también se unirá el Negociado Federal de Investigaciones (FBI).

No se descarta que los federales soliciten revocar la libertad a prueba que el hombre disfruta tras la convicción por los crímenes cometidos en Nueva York.