La desaparición del PPD (Parte 2)

El licenciado Alfredo Ocasio (Archivo).

El licenciado Alfredo Ocasio (Archivo).

Por: Lcdo. Alfredo Ocasio

La mayoría de los políticos tiene una visión miope de la política. Solo viven el ahora y el momento. No se preocupan del futuro. Esa es la mejor explicación a lo que a continuación detallo. La derrota electoral de 1976 resonó fuerte dentro del PPD. Fue la primera vez que perdían sin excusas.

El PPD dejó de ser el partido de mayoría en Puerto Rico con el avance fuerte y sostenido del movimiento estadista. Por ende, había que detener la Estadidad a como diera lugar. El PPD no podía pescar votos en el movimiento estadista ya que esa táctica no le funcionaba. El único lugar donde el PPD podía atraer nuevos votos y reforzarse era en el nacionalismo y los independentistas que se estaban alejando del PIP por la figura dictatorial de Rubén Berríos.

Fue en el 1978 cuando, aprovechando una visita al Comité de Descolonización de la ONU y acabando de publicar su nueva tesis de desarrollo del ELA, Rafael Hernández Colón se reunió en un apartamento en New York con Ricardo Alarcón, embajador de Fidel Castro en la ONU, Juan Mari Bras, líder del comunismo en Puerto Rico, y otros independentistas no afiliados. De ahí surgió el pacto que abrió las puertas a los independentistas dentro del PPD.

alo-john-8-de-enero

Poco a poco, el PPD fue abandonando los símbolos de la unión permanente que tenía en la época de Muñoz y fue abrazando los símbolos del nacionalismo antiamericano. Llegaron los melones al PPD. Fue de esa manera que el PPD mantuvo su crecimiento electoral. RHC creyó que podía mantener a raya a los nuevos independentistas dentro del PPD y de hecho, en su regencia, siempre los mantuvo a raya para que no llegaran a posiciones de liderato dentro del PPD. En otras palabras, él los estaba usando, pero no les permitía que éstos usaran al PPD. RHC los llamaba “plumitas liberales”.

Pero a RHC se le olvidó que el diablo es puerco.

Al no tener acceso a las estructuras de poder dentro del PPD, los independentistas crearon las suyas. De ahí surgió PROELA, bajo el liderato de los independentistas Carlos Vizcarrondo y Luis Vega Ramos. Utilizaron la estructura del PPD para crear una estructura paralela y reclutar candidatos para entrar a la estructura oficialista del PPD.

Con la salida del liderato fuerte de RHC, los independentistas comenzaron su asalto al poder dentro del PPD. Primero, identificaron a los populares proamericanos en el liderato y le fueron minando sus posiciones. Segundo, comenzaron a ubicarse en posiciones electivas y tercero, empezaron a obligar al PPD a definirse ideológicamente hacia la independencia vía la república asociada.

Fue en el cuatrienio que acaba de concluir, que como caldo de cultivo, explotó abiertamente la toma del poder dentro del PPD por los independentistas. Habiéndose ubicado estratégicamente y teniendo ya al PPD como un partido abiertamente antiamericano, lo llevaron a definirse ideológicamente a favor de la independencia.

Desde la Cámara, tres representantes independentistas, Luis Vega, Luis Torres y Manuel Natal obstaculizaron la administración de AGP (aunque este se obstaculizaba a sí mismo). El independentismo ahora controla las estructuras de poder en el PPD y se apresta a elegir a uno de los suyos, ya sea el alcalde de Isabela o la alcaldesa de San Juan, a la posición de Presidente del partido. El evento de abrirles las puertas a los independentistas en el PPD para parar la estadidad terminó con el independentismo comiéndose al PPD.

Dentro del PPD se ha desatado una lucha interna entre los colonialistas, comandados por los Hernández, y los independistas al mando de Carmen Yulín, Vega Ramos y los demás. Es una lucha que se va a tornar en encarnizada y devastadora, pues los primeros lo pierden todo y los segundos no pierden nada. No me sorprendería que los independentistas prevalezcan y que los colonialistas se vayan del PPD, pero para ese partido ya la suerte está echada y lo que queda es su entierro.

Sin proyecto ideológico, sin futuro y ahora en su liderato una pléyade de comunistas disfrazados de populistas que buscan timonear a Puerto Rico hacia la independencia y al posterior establecimiento de una dictadura marxista/leninista/chavista/castrista en Puerto Rico al mando de la comandante Yulín.

RHC sigue vivo observando el demonio que desató aquella fatídica noche en Nueva York. Se creyó que era lo suficientemente listo e inteligente para controlar al monstruo y este terminó devorándose a su partido. Debe sentirse arrepentido de lo que hizo. Muñoz jamás se lo hubiese perdonado.

La tercera causa para la desaparición del PPD comenzó exactamente el 3 de noviembre de 1992.

Y ahí comenzaremos en mi próxima columna.

 

Otras columnas del Lcdo. Alfredo Ocasio:

La desaparición del PPD (Parte 1)

Comments

  1. Excelente analisis Lcdo. Ocasio