Felicitaciones a todos los policías que honran el uniforme

En el inicio de la celebración de la Semana de la Policía en Puerto Rico, es de justicia reconocer el excelente trabajo que llevan a cabo los miles de hombres y mujeres que ostentan con orgullo el honor de pertenecer a ese benemérito Cuerpo de Seguridad Pública, cuya misión primordial es la de proteger vidas y propiedades. Este reconocimiento es para los miembros de la Fuerza que lucen con amor el uniforme, y cuya responsabilidad debe ir más allá del salario que reciben por su arriesgada labor.

Hoy no vamos a mencionar a quienes han fallado a la confianza del pueblo. A los uniformados y oficiales corruptos implicados en actos contra la moral, violencia doméstica, atropellos a ciudadanos, violación de derechos civiles, robos y otros desmanes, propios de delincuentes comunes. Tampoco tienen cabida en estas páginas los fabricantes de casos y aquellos que utilizan el poder para abusar de los más desvalidos. Esos tienen otro lugar en el juicio de la historia, a pesar de que algunos de ellos han logrado mantenerse intocables dentro de la Policía y cubiertos por el “manto” de políticos influyentes.

Esta Semana de la Policía es para que las organizaciones cívicas, instituciones privadas y el propio gobierno, rindan tributo al policía honrado, trabajador, cumplidor de las leyes y ejemplo a imitar por nuestra niñez y juventud. En ese grupo también se incluyen las féminas que forman parte de la Uniformada y de todas sus dependencias de investigación.

Puerto Rico, les quiere y  respeta porque ustedes constituyen lo mejor y más selecto del servidor de carrera comprometido con el futuro de una isla más unida y segura. En La Calle Digital, también decimos presente para  expresar sinceras felicitaciones a los integrantes de la Policía estatal y municipal, que sirven con dedicación a los residentes del Area Oeste. Dios los proteja y bendiga por siempre.