El pueblo paga la negligencia del Obras Públicas Estatal

A solo dos días laborables para cumplir con la responsabilidad de renovar los derechos anuales para  circular vehiculos por las vías públicas de la isla, la agencia del gobierno obligada a enviar el documento, dejó varados este año  a más de 200 mil dueños de vehiculos de motor en todo el país. La insensibilidad del Departamento de Transportación y Carreteras a través de la División CESCO, está provocando filas kilométricas en las diversas oficinas de esa dependencia a través de todo Puerto Rico.

En el DTOP esperaron hasta el último momento para notificarle al público que debían procurar personalmente la licencia para el corriente año, si hasta el viernes no les había llegado la notificación. Aparte de las molestias que afectan a miles  de dueños de autos en toda la isla, residentes del litoral oeste tuvieron que madrugar para hacer fila frente a la Oficina Regional de Mayagüez, que abrió sus puertas a las 9:00 am.

Muchos ciudadanos que acostumbran a pagar sus compromisos con tarjetas de crédito o débito, también recibieron la mala noticia de que el CESCO no tiene disponible dicho servicio. ” Esto es un abuso contra nosotros los ciudadanos”, comentaron varios personas, que como ocurre en estos casos, le atribuyen la culpa a la administración de turno.

Varios mayaguezanos fueron más lejos al recomendar que el gobierno haga con las licencias de autos lo mismo que ocurre con otros documentos que las diferentes agencias envian por Internet. “Eso se puede hacer remitiéndole a cada ciudadano una clave para que pueda accesar sus documentos, sin temor al fraude o robo de identidad”, expresó una vecina de Añasco.