Patrulla de Fronteras advierte sobre peligros de cruzar el Pasaje de la Mona

Un grupo de indocumentados abandonados en el islote de Desecheo. Haga "click" sobre la imagen para ampliarla (Suministrada Border Patrol).

Un grupo de indocumentados abandonados en el islote de Desecheo. Haga “click” sobre la imagen para ampliarla (Suministrada Border Patrol).

AGUADILLA: La Patrulla de Fronteras, adscrita al Negociado de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) reiteró el martes su aviso a los potenciales inmigrantes que intenten aventurarse en yola para desembarcar en las islas de Mona y Monito, o llegar hasta la costa oeste de Puerto Rico.

La advertencia se produjo luego del naufragio de una yola con 21 personas cerca de la costa de San Pedro de Macorís, en la costa sur del vecino país.

“Un lamentable desenlace que tristemente se repite, por aventurarse en una embarcación inadecuada a altamar. Las personas que realizan este peligroso viaje no deben creer en las falsas promesas de los criminales que organizan estos viajes. Los riesgos del viaje cada vez son mayores”, indicó Ramiro Cerrillo, jefe del Destacamento de Ramey de la Patrulla de Fronteras.

Este fin de semana, CBP y la Guardia Costera interceptaron una yola con 36 indocumentados que intentaban llegar a Puerto Rico. La Guardia Costera repatrió a 26 migrantes a Republica Dominicana y 10 fueron transportados a Puerto Rico para encausamiento inmigratorio.

Mediante la reducción de los canales de inmigración, más personas buscan la ayuda de contrabandistas, que ponen en peligro la vida e integridad de los migrantes en sus esfuerzos cada vez más arriesgados para eludir los controles fronterizos.02-27-16 aquaviva UNNA

Las personas que se aventuran a cruzar las 80 millas náuticas, unos 130 kilómetros, entre Puerto Rico y República Dominicana, abordando una embarcación rústica e inadecuada, ponen en peligro no solo su vida, sino la vida de servidores del orden público de ambos países con la misión de rescatarles.

De acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) en su informe de 2011 sobre el tráfico de inmigrantes a través del mar, el tráfico ilícito de migrantes por mar produce el mayor número de muertes en todo el mundo.

Para el colectivo de CBIG, el riesgo de muerte es mayor cuando los contrabandistas de personas obligan a los indocumentados a desembarcar en islotes inhóspitos y peligrosos como los son Mona, Monito y Desecheo.

Aprovechando el hecho de que los inmigrantes indocumentados se sienten indefensos ante su situación, los individuos y organizaciones criminales que organizan los viajes les someten a vejámenes y abusos, incluyendo posibilidad real de obligarles la explotación sexual o al trabajo forzado, para pagar alguna deuda del viaje.

Los contrabandistas no sólo se aprovechan de la vulnerabilidad de las personas que transportan, sino que también les intimidan para evitar el procesamiento criminal por delitos de mayor gravedad.

“Nuestro objetivo principal es encausar al contrabandista de personas o capitán de yola. La cooperación de la víctima y su testimonio es indispensable para traer estos criminales a la justicia”, reiteró el jefe Cerrillo.

Casa Mia banner 1 b