“Cocinan” la destitución de representante por el Distrito 17

” O se va por las buenas o sale  bota’o”, así comentó a la Calle Digital un conocido lider del Partido Nuevo Progresista en la región noroeste, quien asegura que los días de José Luis Rivera Guerra están contados como representante del PNP en el Distrito Número 17 que conforman los municipios de Aguadilla y Moca. A pesar de que la Comisión de Etica de la Cámara, no halló causa de acción para recomendar la destitución del llamado “Ironman” de la política, el gobernador Luis Fortuño, instruyó someter el expediente del legislador para estudio del Departamento de Justicia.

Ahora le quieren achacar a Rivera Guerra una intervención indebida en el Proyecto de la Cámara 2630, que favorecería a los tecnólogos médicos, pero el político rechazó las imputaciones de forma vehemente. También se alega que José Luis intervino junto al ex representante Iván Rodríguez Traverzo y al actual legislador Norman Ramírez, para presentar un proyecto que fijaría un término  de cinco años para saldar deudas con Hacienda.

Como se sabe, Rivera Guerra es motivo de querellas por el alegado incumplimiento de deudas con el CRIM, no reportar a tiempo la construcción de 2 residencias en Aguadilla y Moca y  de utilizar los servicios de agua y luz a través del sistema de arrimo. Esto último no constituye delito en la isla.

Se espera que el Directorio del PNP  pase juicio próximamente sobre la conducta de Rivera Guerra y le recomiende que desista de postularse para un nuevo término en la Cámara. De lo contrario, al lider político local le esperan tiempos difíciles porque dentro de la cúpula de la palma ya le perdieron la confianza. ” Que se mire en el espejo  de lo que le está pasando a Rodríguez Traverzo”, señaló nuestra fuente.