Apuntes sobre la Ley de Derecho a la Protección del Hogar Principal y el Hogar Familiar

Por: Lcda. Yeidlogo abogadai N. Vélez Acevedo – Abogada Notario

¡Saludos!, el 13 de septiembre de 2011 entró en vigor la ley 195, mejor conocida como “LEY DEL DERECHO A LA PROTECCIÓN DEL HOGAR PRINCIPAL Y EL HOGAR FAMILIAR”. Legislación también conocida por muchos como la Ley de Hogar Seguro.

En Puerto Rico existe un alto interés en proteger a la familia y ser dueño de su propia residencia. Según los datos del censo federal, la tasa de adquisición de viviendas es de más de un 70 por ciento entre los puertorriqueños.

Por eso, la pérdida del hogar  representa un duro golpe para cualquier familia. Esta ley tiene como objetivo que cada ciudadano propietario cuente con una protección básica ante el riesgo de ejecución de una sentencia en contra de su residencia.

Es bien importante recalcar que esta ley protege a todo individuo o jefe de familia, domiciliado en Puerto Rico, y que tenga derecho a poseer y disfrutar en concepto de hogar seguro, una finca consistente en un predio de terreno y la estructura enclavada en el mismo, o una residencia bajo el régimen de la Ley de Condominios que le pertenezca o posea legalmente y estuviere ocupado por éste o por su familia exclusivamente como residencia principal.

El derecho a hogar seguro es irrenunciable y cualquier pacto en contrario se declarará nulo. No obstante esta Ley tiene sus excepciones y se entenderá renunciado el derecho a hogar seguro en las siguientes circunstancias:

a) En todos los casos donde se obtenga una hipoteca que grave la propiedad protegida.

b) En los casos de cobro de contribuciones estatales y federales.

c) En los casos donde se le deban pagos a contratistas para reparaciones de la propiedad protegida.

d) En los casos donde aplique el Código de Quiebras Federal, en cuyo caso aplicarán las disposiciones de dicho Código.

e) En todos los casos de préstamos, hipotecas, contratos refaccionarios y pagarés constituidos a favor de o asegurados u otorgados por la Puerto Rico Production Credit Association, Small Business Administration, La Autoridad para el Financiamiento de la Vivienda de Puerto Rico, La Administración de Veteranos de Estados Unidos y el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio de Puerto Rico; y las entidades sucesoras de los antes mencionados, así como a favor de cualquier otra agencia o entidad estatal o federal que garantice préstamos hipotecarios que se aseguran y se venden en el mercado secundario.Aquaviva Jazz Session

Por lo tanto, esta ley protege a la propiedad de embargos, sentencias o ejecuciones ejercitadas para el pago de deudas, excepto deudas reconocidas como excepciones en el Artículo 4 de esta ley.

Otro beneficio que provee esta Ley es que la protección de hogar seguro subsistirá después de la muerte de uno de los cónyuge a beneficio del cónyuge supérstite mientras éste continúe ocupando dicho hogar seguro, y después de la muerte de ambos cónyuges a beneficio de sus hijos hasta que el menor de éstos haya alcanzado la mayoría de edad. Es preciso recalcar que dicha ley en ninguna manera restringe el derecho a hogar seguro que, en los casos de divorcio, se concede a uno de los cónyuges por razón de adjudicársele la custodia de los hijos.

Por otro lado, esta ley no impide rentar temporalmente el hogar por razones de trabajo, estudio, servicio militar o diplomático o por razón de enfermedad de algún familiar cercano que obligue al individuo o a la familia a reubicarse temporalmente en otra residencia en o fuera de Puerto Rico, siempre que no se adquiera otra propiedad que fuese a constituir su residencia principal en Puerto Rico u otra jurisdicción.

Al igual, si se vende la propiedad que constituye hogar seguro, el dueño tendrá un plazo de nueve meses, a partir del momento de la venta, para invertir el dinero recibido en otra propiedad localizada en Puerto Rico y para que ésta constituya su nuevo hogar seguro. El dinero recibido por la antigua propiedad, quedará protegido de acreedores durante esos nueve meses.

Es de suma importancia mencionar, que toda persona que intente o logre inscribir en el Registro de la Propiedad la protección de hogar seguro en más de una finca de su propiedad o intente o logre inscribir a favor de otra persona la protección de hogar seguro incurrirá en delito grave de cuarto grado.

Esta ley ha sido enmendada cuando los requirentes son parte de una sucesión entre otras enmiendas, por eso, se aconseja que visite a un abogado notario, ya que éste se encargará de todos los documentos legales necesarios para inscribir su derecho a hogar seguro. ¡MUY IMPORTANTE, se ha presentado en la legislatura el proyecto 2431 de la autoría de Charlie Hernández para que la Ley de Hogar Seguro sólo proteja hasta $75,000.00 de su valor!! ¡Es mejor actuar hoy que mañana!!!

Para más información pueden llamar al 787-849-1402.

(La licenciada Vélez Acevedo tiene oficina al costado de la Basílica Nuestra Señora de Monserrate en Hormigueros).

La Ley y Usted: La división de bienes gananciales en un divorcio

Estatua_JusticiaPor: Lcda. Yeidi N. Vélez Acevedo, Abogada-Notario

¡Saludos Amigos! En esta ocasión les hablo sobre la División de Bienes Gananciales por razón de divorcio.

En muchas ocasiones esta parte resulta ser la más difícil y tediosa si no existe una buena comunicación entre las partes.  Lo ideal sería que las partes puedan llegar a unos acuerdos razonables y justos sin necesidad de que un juez tenga que intervenir para resolver el asunto.  Pero, sabemos que ésta no es la realidad, ya que hay muchas personas que al divorciarse no tienen una comunicación efectiva.  Si ésta es el situación, lo más conveniente es contratar a un abogado,  acudir al tribunal competente y radicar una demanda de División de Bienes Gananciales.

Es importante recalcar, que desde que se radica la demanda de división de bienes, ninguna transacción y/o deuda será válida si es hecha posteriormente a la radicación de la demanda; al menos que sea autorizada por el Tribunal.

El Tribunal Supremo de Puerto Rico ha enumerado los pasos necesarios para levar a cabo la liquidación de bienes.  Estos son: formación del inventario; tasación de los bienes; determinación de pasivos de la sociedad; cantidad del remanente líquido y finalmente,  la adjudicación de bienes, por partes iguales para su pago.

En muchas ocasiones se puede restar o adjudicar créditos a favor de la Sociedad Legal de Gananciales.  Dichos créditos se deducirán de la participación correspondiente al otro cónyuge.  La adjudicación de estos créditos dependerá de las circunstancias de cada caso en particular.

Una vez pagadas las deudas u obligaciones de la sociedad, se sabrá cuál es el capital sobrante a ser distribuido entre las partes hasta donde alcance el caudal inventariado.

Este proceso puede resultar un tanto complicado, por lo que si se encuentra en una situación como ésta, lo mejor es que busque asesoramiento legal para que así esté mejor informado.  Para cualquier pregunta o consulta pueden comunicarse al 787-849-1402.

¡Hasta la próxima!

(La licenciada Vélez Acevedo tiene oficina al costado de la Basílica Nuestra Señora de la Monserrate en Hormigueros.)