Seguridad

Se esfuman esperanzas de hallar sobrevivientes de naufragio

Luego de recuperar otros 7 cadáveres durante las pasadas horas, las autoridades dominicanas han perdido las esperanzas de hallar más sobrevivientes del naufragio ocurrido el sábado frente a las costas de Sabana del Mar y Samaná. La tragedia tuvo lugar al romperse en pedazos la embarcación de madera en la que unos 70 quisqueyanos intentaban viajar hacia la isla de Puerto Rico. La cifra de victimas ascendió hoy a 19, aunque no se descarta que algunos de los náufragos hayan logrado llegar a tierra a nado.

Así las cosas, unidades de la Marina Dominicana, voluntarios y 2 helicópteros de la Guardia Costera con base en Puerto Rico, participan en el intenso operativo de búsqueda que comenzó el sábado en horas del  día. El hundimiento del  fatídico «Viaje a la Muerte», fue ubicado frente a Sabana del Mar a unas dos millas náuticas de Cayo Levantado, jurisdicción de Santo Domingo.

El primer aviso sobre la tragedia fue dado a conocer por un joven que se lanzó al mar y consiguió nadar por casi seis horas hasta alcanzar tierra firme en Sabana del Mar. De acuerdo a la versión del testigo, la frágil lancha de 26 pies de eslora no resistió el peso de la carga humana, quebrándose súbitamente.

Dijo que a lo lejos escuchó los gritos y pedidos de auxilio de las decenas de personas que eran tragadas por el mar. Unos seis sobrevivientes pudieron ser rescatados presentando lesiones y quemaduras en diferentes partes del cuerpo.

El alto mando de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional Dominicana, iniciaron de inmediato una amplia investigación para dar con el paradero de los  individuos que organizaron el «Viaje a la Muerte», exigiendo que cada viajero pagase hasta $1 mil dólares por persona. Como sucede en estos casos, dichos  mercaderes de la tragedia humana nunca abordan las embarcaciones.

Continúa búsqueda de victimas por naufragio en Dominicana

Unidades de la Guardia Costera  de los Estados Unidos y embarcaciones particulares, se han unido a la intensa búsqueda de posibles sobrevivientes del naufragio ocurrido el domingo frente a las costas de Sabana del Mar en la vecina República Dominicana. Los primeros informes arrojan saldo de 15 muertos, catorce  heridos , algunos de gravedad y unos 30 desaparecidos. La tragedia se suscitó luego que alrededor de 70 personas abordaran una frágil yola de 26 pies de eslora provocando que la misma se hiciera pedazos debido al sobrepeso.

El fatídico viaje había sido organizado por traficantes de ilegales que llegaron a cobrar hasta $800 por persona, antes de que las victimas subieran a la yola que los trasladaría hasta Puerto Rico. Una de las victimas del naufragio fue identificada por las autoridades dominicanas como Altagracia Morobel de 30 años de edad quien se hallaba embarazada.

Los cuerpos recuperados hasta ayer domingo, fueron llevados hasta la morgue del hospital público de Sabana de la Mar, frente a cuyas costas tuvo lugar el naufragio. Un hombre que logró llegar a tierra luego de nadar por más de cinco horas, fue quien alertó a la policía dominicana sobre el suceso que  estaba ocurriendo mar afuera.

El testigo explicó que la embarcación de madera y con motor fuera de borda, prácticamente explotó debido a la gran cantidad de pasajeros. La yola de fabricación artesanal se hundió en cuestión desegundos, llevando consigo a hombres y mujeres que clamaban por ayuda.

No obstante la seria crisis económica que afecta a Puerto Rico, en el país hermano siguen pensando que esta sigue siendo la tierra de promisión para alcanzar el llamado «sueño americano».  Las tragedias continuan reportándose a pesar de que el gobierno dominicano alerta diariamente a sus residentes sobre el riesgo que enfrentan al emprender tan peligrosa travesía.

Pasajero pierde la vida al volcarse auto donde viajaba

MARICAO: Como Efrén Justiniano Cruz de 61 años, fue identificado por la Policía, el ciudadano que resultó muerto el  sábado a las 7:oo am, al volcarse el vehículo donde viajaba en compañía el conductor Edwin Torres Irizarry, domiciliado en el sector Aceitunas de este pueblo. Señala el informe preliminar del sargento Pedro J. de Jesús Morales, que Torres Irizarry perdió el control de la guagua Isuzu que manejaba yendo a chocar contra un talud de la carretera 119, kilómetro 14.0 lo que provocó que el vehículo se virara causando el accidente fatal.

Como secuela del vuelco, el sexagenario Justiniano Cruz, sufrió golpes y lesiones que le causaron la muerte en el sitio de los hechos. El accidente se suscitó en ruta de San Germán a Maricao. El conductor Torres Irizarry, sufrió c lesiones en diferentes partes del cuerpo, siendo atendido en la escena por paramédicos estatales y llevado en condición estable al Hospital de la Inmaculada Concepción en San Germán, donde se recupera.

El caso es investigado por la fiscal Wandy Camacho, quien se personó al sitio del suceso y ordenó retener para inspección mecánica el vehiculo de Torres Irizarry. Al referido chofer se le realizó la prueba para detectar presencia de alcohol en la sangre, pero el informe no revela el resultado del análisis. La pesquisa ha sido encomendada al agente Miguel Cancel Ramírez de la División de Patrullas de Carreteras en la Región de Mayagüez.

Herido guardia penal frente a negocio en Mayagüez

La Policía de Mayagüez reportó sobre un ciudadano que resultó herido de bala mientras se encontraba en horas de la madrugada compartiendo con familiares y amigos frente al negocio Lebrón Sport Bar en el barrio Quebrada Grande de la Sultana del Oeste.

El ciudadano fue identificado como Alexander Rosas Díaz, residente en dicha ciudad y empleado del Departamento de Corrección. Rosas Díaz indicó que mientras hablaba frente al local localizado en la Carretera 348, escuchó detonaciones y acto seguido se percató que se encontraba herido.

Luego del  incidente, fue transportado por su esposa al Centro Medico de Mayagüez, donde fue tratado por heridas de balas en la pierna y en la mano derecha. Rosas Díaz quedo bajo observación y en condición estable.

Hasta el momento se desconoce la razón por la cual le dispararon, aunque no se descarta que tenga que ver con el hecho que Rosas Díaz se desempeña como guardia penal.  El agente José Ruiz de la División de Homicidios del CIC se hizo cargo de la investigación.