Expertos en salud mental exhortan a medios de comunicación y a la población a realizar distanciamiento físico y no social

REDACCIÓN: En medio de la cuarentena más grande a nivel global que ha experimentado la humanidad en los últimos tiempos, un grupo de psicólogos y profesionales de la salud mental hacen un llamado para que se evite la propagación del término distanciamiento social. La Organización Mundial de la Salud ahora sugiere utilizar la frase “distanciamiento físico” para enfatizar la necesidad de separarse física—pero no socialmente—de otros.

“Hoy caminamos y vemos a otro humano no conocido y nos ponemos tensos, nerviosos y creamos un repertorio de posibles consecuencias de ese encuentro. Es imperativo que se preste gran importancia al aspecto social y psicológico de esta situación iniciando con reconocer lo que comunican nuestras palabras. Debe recalcarse que el distanciamiento es físico y no social y que ello implica un periodo temporal de la situación actual”, mencionó la psicóloga clínica Amarilis Ramos de Grupo SEPI.

Los casos de ciudadanos positivos al virus van en aumento y así se ha reflejado a nivel mundial. Por lo que Puerto Rico no está exento a vivir situaciones de emergencia sin precedentes.

“Durante y después de situaciones muy fuertes como el huracán María y los terremotos de enero, el país lejos de mostrar distanciamiento se destacó con el apoyo social. Incluso en este histórico momento no falta la llamada diaria, las iniciativas en redes, el sentido del humor y el cántico en el balcón donde hacemos patria. El país debe continuar viviendo en sociedad, aunque por este periodo sea con una inusual distancia física”, explicó la doctora Legna Ortega.

Otro punto importante que recalcan los profesionales de la salud mental es el estigma que se ha creado en pacientes, situación que puede repercutir en la estabilidad emocional de pacientes y familiares, así como la negativa de dar a conocer diagnóstico por miedo al rechazo social.

“Si bien es cierto que los caribeños nos caracterizamos por el abrazo fuerte y apretón de mano al que acabamos de conocer, es tiempo de dar principal importancia a los aspectos emocionales de las comunidades porque ante la limitación física que la pandemia obliga, cada persona tiene unas necesidades que atender y podemos crear unos estigmas que perpetúan limitaciones de accesos necesarios en los que se incluye la población de salud mental del país que requiere de medicamentos y servicios así como ciudadanos que estén experimentado síntomas asociados al COVID-19”, abundó la doctora Ramos.

Si usted o algún familiar tiene comprometida su estabilidad emocional llame a la línea PAS de AMSSCA 1-800-981-0023. La línea expreso para profesionales de la salud que necesiten apoyo libre de costo por Grupo SEPI es (787) 454-1257.