Policía anuncia sanciones contra quienes participen en Festival de las Máscaras de Hatillo tras la suspensión del evento

HATILLO: Un informe del área policíaca de la Villa del Capitán Correa, bajo cuya jurisdicción está el pueblo de Hatillo, confirmó que se estará interviniendo con aquellas personas, que tras la suspensión del tradicional Festival de las Máscaras, que salgan en carrozas o disfrazados.

El señalamiento se hizo en el último párrafo del informe sobre las intervenciones en negocios, efectuadas durante el fin de semana en la región Norte.

“Este plan de seguridad continuará hasta el lunes, 28 de diciembre del año en curso, tras ser suspendida por el Instituto de Cultura la actividad tradicional del Festival de las Máscaras, por la situación que está pasando el país por la pandemia del COVID-19. Por tal razón, toda persona que decida en realizar actos concernientes (sic) a la actividad suspendida de dicha tradición, estará incurriendo en violaciones a la Orden Ejecutiva 2020-087, Ley 22 de Transito, Ley 8 (de Protección) Vehicular y al Código del Orden Público Municipal será multada y sancionada según la ley.

El teniente coronel (José) Rosario Polanco, aseguro que la misión es hacer cumplir la ley, proteger vidas y propiedades y garantizar la seguridad de todo ciudadano que transite por la vía de rodaje”, reza textualmente el documento circulado por las autoridades el domingo.

La determinación de las autoridades no ha sido acogida con beneplácito por hatillanos que critican el hecho de que para las caravanas y actividades políticas hubo permiso en la pasada campaña electoral aun con la pandemia, pero se ordena la suspensión de una actividad centenaria.

Las Fiestas de los Santos Inocentes de Hatillo data del año 1823. Según los historiadores, esta tradición proviene de los inmigrantes de las Islas Canarias. Al pasar los años fue sufriendo cambios hasta convertirse en lo que conocemos hoy como el Festival de las Máscaras de Hatillo.

La Fiesta de los Santos Inocentes proviene de un pasaje bíblico que narra como el rey Herodes I “El Grande” envía a sus soldados a matar a todos los niños varones menores de dos años, buscando así eliminar al Hijo de Dios. Las máscaras representan los soldados de Herodes, o sea el mal, que recorren las calles buscando al Niño Jesús.