Policía asesina a esposa, al amigo de ésta y se suicida

MAYAGUEZ:  Aparentemente cegado por el fantasma de los celos, el policía Pedro Juan López Maldonado de 34 años, se privó de la vida el Domingo de Ramos, pasadas las 10:00 de la noche, luego de ultimar de varios disparos a su esposa Yaritza Luciano Bonilla y al joven Omar Ayala del Valle de 28 años, quien al momento de la tragedia conversaba con la fémina. Los hechos que han conmovido a los vecinos de este tranquilo municipio del suroeste, se suscitaron en el estacionamiento del parque de béisbol Rafael D. Milán Padró, frente a la Avenida Quilinchini.

No se descarta que el agente que estaba adscrito a la Unidad Marítima de la Uniformada en el Area de Ponce, hubiese estado siguiendo a la joven de 32 años de edad que residía en Guayanilla, ya que López Maldonado sorprendió a la pareja a escasos minutos de que coincidieran en el “parking”  del estadio local. Trascendió, que el agente arribó al lugar en un auto Nissan 2007,  sorprendiendo a la infortunada en el interior de su carro Mazda Protegé.

En cuanto al sabaneño Ayala del Valle, éste había llegado al  sitio de la supuesta cita en un vehículo Toyota Camry.  Es importante aclarar, que el agente López Maldonado y la señora Luciano Bonilla, se hallaban separados desde hacía más de un  año y en trámites de divorcio. El informe policial no precisa si habían procreado hijos.

La noche de la tragedia, el funcionario quien residía en el Barrio Santo Domingo de Peñuelas, mató de 5 disparos al joven Ayala del Valle, luego asesinó de un balazo en el rostro a su cónyuge Luciano Bonilla y finalmente, se hizo un disparo por el cuello con orificio de salida por la frente. El policía cayó  muerto sobre el cuerpo del hombre a quien consideró su rival en amores.

Surge de los datos ofrecidos por el Oficial de Prensa, Agente Jonathan H. Matías  Rodríguez, que el uniformado López Maldonado utilizó una pistola Glock  calibre 40, que se presume era su arma de reglamento, para cometer el doble asesinato y suicidio.  La Fiscal Rosa Acevedo, dispuso el traslado de los cuerpos al Instituto de Ciencias Forenses, mientras el Agente José Acevedo, investiga los pormenores de este suceso lamentable.

Informes más recientes indican que el extinto policía dejó una nota en su auto explicando los motivos de la drástica decisión tomada y pidiendo perdón a su señora madre a quien expresó amar de todo corazón.