Tragedia familiar en Guánica: guardia penal mata a esposa

GUANICA:  Como Rosa Flores Meléndez de 39 años y Luis Miguel Vélez Rodríguez de 47, fue identificada la pareja que sucumbió trágicamente el jueves a eso de las 6:00 de la tarde, durante un alegado incidente de violencia doméstica sucedido en la calle 3 del Barrio Fuig de esta población. Por motivos bajo pesquisa del CIC, Vélez Rodríguez, quien laboraba en la Unidad de Operaciones Tácticas del  Departamento de Corrección, ultimó  de un disparo a su cónyuge, también guardia penal que estaba adscrita a la Cárcel Las Cucharas de Ponce.

Los hechos que han conmovido a toda la comunidad guaniqueña,  llegaron a conocimiento de la Policía por voz de un familiar de la señora Flores Meléndez. Agentes del distrito policíaco local se movilizaron de inmediato a la escena donde hallaron los cadáveres. Surge de la investigación, que el oficial Vélez Rodríguez, disparó contra la mujer que una vez juró amar y luego se privó de la vida pegándose un tiro por la cabeza. Al momento del desenlace fatal, el matrimonio se hallaba en la habitación de su casa ubicada en el barrio antes mencionado.

Bajo los cuerpos fue hallada una pistola Glock calibre 40,  arma de reglamento que el oficial correccional portaba regularmente. Indica el narrativo del Sargento Gerardo Echevarría y el Agente Heriberto Rodríguez Natal, asignados a la Comandancia de Ponce, que el caso de asesinato y suicidio es investigado por el Agente Wilhem Estrada, de la División de Homicidios del CIC  en la Región Sur.  De otra parte, la Fiscal Limarie Cobián, dispuso el traslado de los cuerpos al Instituto de Medicina Forense.

Dolorosa escena de fémina muerta junto a dos hijos

MOCA:  Agentes de la División de Homicidios del CIC en el Area de Aguadilla y el Fiscal Benjamín Miranda, investigan las circunstancias que rodean la muerte violenta de una fémina, hallada junto a sus hijos de tres y 7 siete años de edad, en una residencia de la calle Tomás González número 4 en el Barrio Cuba de este pueblo.  Una llamada a través del Sistema de Emergencia 9-1-1, llevó a la Policía hasta el mencionado sector, al surgir versiones de ” que se trataba de un posible caso médico”.

Tras arribar a la escena, los agentes hallaron sin vida a la mujer de unos 30 años, cuya identidad se reserva por el momento. La víctima tenía una herida de bala en la cabeza y a su lado estaban un menor de 3 años, así como la niña de 7 años que presentaba un impacto de proyectil con orificio de entrada por el pómulo derecho. La niñita también tenía quemaduras en el hombro derecho.

Aunque la versión preliminar no establece si el niño resultó herido, su hermanita debió ser transportada a un hospital de la zona de Aguadilla para tratamiento de emergencia.  En vista de la gravedad que revisten los hechos, La Calle Digital ampliará esta noticia más  adelante. Las autoridades entrevistan a un familiar de la mujer, quien alega haber estado fuera del hogar al momento de ocurrir la tragedia.

Policía asesina a esposa, al amigo de ésta y se suicida

MAYAGUEZ:  Aparentemente cegado por el fantasma de los celos, el policía Pedro Juan López Maldonado de 34 años, se privó de la vida el Domingo de Ramos, pasadas las 10:00 de la noche, luego de ultimar de varios disparos a su esposa Yaritza Luciano Bonilla y al joven Omar Ayala del Valle de 28 años, quien al momento de la tragedia conversaba con la fémina. Los hechos que han conmovido a los vecinos de este tranquilo municipio del suroeste, se suscitaron en el estacionamiento del parque de béisbol Rafael D. Milán Padró, frente a la Avenida Quilinchini.

No se descarta que el agente que estaba adscrito a la Unidad Marítima de la Uniformada en el Area de Ponce, hubiese estado siguiendo a la joven de 32 años de edad que residía en Guayanilla, ya que López Maldonado sorprendió a la pareja a escasos minutos de que coincidieran en el “parking”  del estadio local. Trascendió, que el agente arribó al lugar en un auto Nissan 2007,  sorprendiendo a la infortunada en el interior de su carro Mazda Protegé.

En cuanto al sabaneño Ayala del Valle, éste había llegado al  sitio de la supuesta cita en un vehículo Toyota Camry.  Es importante aclarar, que el agente López Maldonado y la señora Luciano Bonilla, se hallaban separados desde hacía más de un  año y en trámites de divorcio. El informe policial no precisa si habían procreado hijos.

La noche de la tragedia, el funcionario quien residía en el Barrio Santo Domingo de Peñuelas, mató de 5 disparos al joven Ayala del Valle, luego asesinó de un balazo en el rostro a su cónyuge Luciano Bonilla y finalmente, se hizo un disparo por el cuello con orificio de salida por la frente. El policía cayó  muerto sobre el cuerpo del hombre a quien consideró su rival en amores.

Surge de los datos ofrecidos por el Oficial de Prensa, Agente Jonathan H. Matías  Rodríguez, que el uniformado López Maldonado utilizó una pistola Glock  calibre 40, que se presume era su arma de reglamento, para cometer el doble asesinato y suicidio.  La Fiscal Rosa Acevedo, dispuso el traslado de los cuerpos al Instituto de Ciencias Forenses, mientras el Agente José Acevedo, investiga los pormenores de este suceso lamentable.

Informes más recientes indican que el extinto policía dejó una nota en su auto explicando los motivos de la drástica decisión tomada y pidiendo perdón a su señora madre a quien expresó amar de todo corazón.

Se cumplen 11 años de ataque terrorista a Torres Gemelas N.Y.

NUEVA YORK:  Tal día como hoy, el 11 de septiembre del año 2001, ocurrió el ataque inesperado contra instalaciones públicas y privadas de los Estados Unidos de América, dejando saldo de miles de víctimas y la caída estrepitosa de las famosas Torres Gemelas de la Ciudad de Nueva York. El insólito hecho terrorista que aún conmueve los corazones del pueblo norteamericano, fue provocado por varios mercenarios que secuestraron aviones comerciales llenos de pasajeros y los lanzaron cual misiles contra edificios del Gobierno y las Torres Gemelas, símbolo del poderío económico de los Estados Unidos.

Miles de ciudadanos ajenos a la situación se disponían a comenzar labores ese 11 de septiembre a eso de las  8:43 de la mañana, cuando la primera aeronave hizo impacto brutal contra una de las estructuras, haciendo que muchos de ellos corrieran despavoridos hacia las calles. Otros murieron en el interior de las Torres golpeados por los objetos que caían en todas direcciones y el fuego infernal que se desató. Ciudadanos de muchos lugares del mundo, incluyendo, a decenas de puertorriqueños, agonizaron hasta sucumbir atrapados sin poder ser rescatados.

El suceso que hoy recordamos con respeto hacia las miles de víctimas de la tragedia y sus familiares, constituye un llamado a la reflexión sobre la fragilidad del hombre y la responsabilidad que nos obliga a defender las instituciones democráticas fuera de líneas partidistas, raza u origen. En esta fecha tan significativa y dolorosa para los Estados Unidos y todos sus habitantes, elevemos una plegaria de amor y recordación por aquellos que descansan a la diestra del Padre. Oración de fe y esperanza, por los seres cuyos restos nunca fueron localizados. Su recuerdo aún vive entre su Pueblo y su Gente.

Fantasma de los celos causante de la tragedia en Ponce

Celoso a rabiar porque su esposa había ingresado a la Academia de la Policía y allí podía  socializar con muchos hombres jóvenes, el veterano Roberto Mayol Rodríguez, puso fin el  domingo a las diferencias familiares, ultimando de un balazo a su hijito Michael Mayol Nazario de 8 años, para luego suicidarse de una detonación en la boca. Aunque el iracundo marido intentó matar a su compañera Liza Nazario y a otro hijo de 17 años de edad, ambos lograron eludir los disparos tras salir corriendo hacia la calle para solicitar la ayuda de los vecinos.

La tragedia que ha conmovido a los residentes de la comunidad Loma Bonita de la Perla del Sur, tuvo lugar  el  domingo en la madrugada después que la pareja volviera a reñir por la obsesión que dominaba al hombre inseguro de la fidelidad de su cónyuge.  Liza, quien celebraba el domingo su cumpleños 33, jamás pensó que de regalo recibiría esta tragedia familiar y  la muerte de su hijo más pequeño.

El menor se hallaba en la cama, cuando el padre abrió fuego a quemarropa matándolo en el acto. Consumado el crimen, el veterano de 58 años de edad, intentó ultimar a la cadete Nazario y a su hijo mayor, pero estos consiguieron escapar ilesos.

No era la primera ocasión en que Mayol Rodríguez, escenificaba incidentes de violencia doméstica, hasta el punto de seguir a su esposa a todos lados, revisarle las llamadas telefónicas y darle seguimiento hasta la Academia de la Uniformada donde la joven se preparaba para laborar como oficial del orden público.

No obstante, la gravedad de los hechos cometidos, familiares y allegados describieron a Mayol Rodríguez, como “un buen padre” siempre preocupado por el bienestar de sus hijos. Sin embargo, la situación tomó otro giro cuando la señora Nazario, 25 años más joven que él, decidió ingresar a la Policía estatal.

Se esfuman esperanzas de hallar sobrevivientes de naufragio

Luego de recuperar otros 7 cadáveres durante las pasadas horas, las autoridades dominicanas han perdido las esperanzas de hallar más sobrevivientes del naufragio ocurrido el sábado frente a las costas de Sabana del Mar y Samaná. La tragedia tuvo lugar al romperse en pedazos la embarcación de madera en la que unos 70 quisqueyanos intentaban viajar hacia la isla de Puerto Rico. La cifra de victimas ascendió hoy a 19, aunque no se descarta que algunos de los náufragos hayan logrado llegar a tierra a nado.

Así las cosas, unidades de la Marina Dominicana, voluntarios y 2 helicópteros de la Guardia Costera con base en Puerto Rico, participan en el intenso operativo de búsqueda que comenzó el sábado en horas del  día. El hundimiento del  fatídico “Viaje a la Muerte”, fue ubicado frente a Sabana del Mar a unas dos millas náuticas de Cayo Levantado, jurisdicción de Santo Domingo.

El primer aviso sobre la tragedia fue dado a conocer por un joven que se lanzó al mar y consiguió nadar por casi seis horas hasta alcanzar tierra firme en Sabana del Mar. De acuerdo a la versión del testigo, la frágil lancha de 26 pies de eslora no resistió el peso de la carga humana, quebrándose súbitamente.

Dijo que a lo lejos escuchó los gritos y pedidos de auxilio de las decenas de personas que eran tragadas por el mar. Unos seis sobrevivientes pudieron ser rescatados presentando lesiones y quemaduras en diferentes partes del cuerpo.

El alto mando de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional Dominicana, iniciaron de inmediato una amplia investigación para dar con el paradero de los  individuos que organizaron el “Viaje a la Muerte”, exigiendo que cada viajero pagase hasta $1 mil dólares por persona. Como sucede en estos casos, dichos  mercaderes de la tragedia humana nunca abordan las embarcaciones.