[YAUCO] “Celos” fueron aparente móvil de asesinato y suicidio de esta madrugada

YAUCO: Los celos fueron el aparente móvil de un caso de asesinato y suicidio, en medio de un incidente de violencia doméstica, ocurrido a las 4:00 de la madrugada del lunes, en una casa localizada en el sector Ciénaga, en el barrio Barinas de esta municipalidad del suroeste.

Según datos que han circulado durante la tarde, la víctima fue identificada como Roselly Cintrón Torres. Mientras que el asesino fue el esposo de la infortunada, José Román Cintrón, un empleado de una fábrica de pinturas ubicada en Guayanilla. Ambos tenían 39 años.

El sujeto se quitó la vida después.

El crimen ocurrió en presencia de un menor de 13 años, que sufre de varias condiciones médicas que lo mantienen confinado a una silla de rueda.

Se alega que aunque la pareja no tenía historial previo de casos de violencia doméstica, tenían problemas por presuntos arrebatos de celos del marido.

El arma que usó Román Cintrón para ultimar a su esposa y luego suicidarse, fue ocupada en la escena del crimen. Trascendió que había sido obtenida de forma ilegal por el marido.

El primer informe que circuló la Policía señalaba que se creía que se trataba de un caso médico, pero al llegar familiares a la vivienda, encontraron el cadáver de Roselly presentando heridas de bala, mientras que el cuerpo de su asesino estaba en otro cuarto.

Con este, van seis feminicidios ocurridos en la Isla en lo que va de año.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Policía asesina a esposa, al amigo de ésta y se suicida

MAYAGUEZ:  Aparentemente cegado por el fantasma de los celos, el policía Pedro Juan López Maldonado de 34 años, se privó de la vida el Domingo de Ramos, pasadas las 10:00 de la noche, luego de ultimar de varios disparos a su esposa Yaritza Luciano Bonilla y al joven Omar Ayala del Valle de 28 años, quien al momento de la tragedia conversaba con la fémina. Los hechos que han conmovido a los vecinos de este tranquilo municipio del suroeste, se suscitaron en el estacionamiento del parque de béisbol Rafael D. Milán Padró, frente a la Avenida Quilinchini.

No se descarta que el agente que estaba adscrito a la Unidad Marítima de la Uniformada en el Area de Ponce, hubiese estado siguiendo a la joven de 32 años de edad que residía en Guayanilla, ya que López Maldonado sorprendió a la pareja a escasos minutos de que coincidieran en el “parking”  del estadio local. Trascendió, que el agente arribó al lugar en un auto Nissan 2007,  sorprendiendo a la infortunada en el interior de su carro Mazda Protegé.

En cuanto al sabaneño Ayala del Valle, éste había llegado al  sitio de la supuesta cita en un vehículo Toyota Camry.  Es importante aclarar, que el agente López Maldonado y la señora Luciano Bonilla, se hallaban separados desde hacía más de un  año y en trámites de divorcio. El informe policial no precisa si habían procreado hijos.

La noche de la tragedia, el funcionario quien residía en el Barrio Santo Domingo de Peñuelas, mató de 5 disparos al joven Ayala del Valle, luego asesinó de un balazo en el rostro a su cónyuge Luciano Bonilla y finalmente, se hizo un disparo por el cuello con orificio de salida por la frente. El policía cayó  muerto sobre el cuerpo del hombre a quien consideró su rival en amores.

Surge de los datos ofrecidos por el Oficial de Prensa, Agente Jonathan H. Matías  Rodríguez, que el uniformado López Maldonado utilizó una pistola Glock  calibre 40, que se presume era su arma de reglamento, para cometer el doble asesinato y suicidio.  La Fiscal Rosa Acevedo, dispuso el traslado de los cuerpos al Instituto de Ciencias Forenses, mientras el Agente José Acevedo, investiga los pormenores de este suceso lamentable.

Informes más recientes indican que el extinto policía dejó una nota en su auto explicando los motivos de la drástica decisión tomada y pidiendo perdón a su señora madre a quien expresó amar de todo corazón.

Fantasma de los celos causante de la tragedia en Ponce

Celoso a rabiar porque su esposa había ingresado a la Academia de la Policía y allí podía  socializar con muchos hombres jóvenes, el veterano Roberto Mayol Rodríguez, puso fin el  domingo a las diferencias familiares, ultimando de un balazo a su hijito Michael Mayol Nazario de 8 años, para luego suicidarse de una detonación en la boca. Aunque el iracundo marido intentó matar a su compañera Liza Nazario y a otro hijo de 17 años de edad, ambos lograron eludir los disparos tras salir corriendo hacia la calle para solicitar la ayuda de los vecinos.

La tragedia que ha conmovido a los residentes de la comunidad Loma Bonita de la Perla del Sur, tuvo lugar  el  domingo en la madrugada después que la pareja volviera a reñir por la obsesión que dominaba al hombre inseguro de la fidelidad de su cónyuge.  Liza, quien celebraba el domingo su cumpleños 33, jamás pensó que de regalo recibiría esta tragedia familiar y  la muerte de su hijo más pequeño.

El menor se hallaba en la cama, cuando el padre abrió fuego a quemarropa matándolo en el acto. Consumado el crimen, el veterano de 58 años de edad, intentó ultimar a la cadete Nazario y a su hijo mayor, pero estos consiguieron escapar ilesos.

No era la primera ocasión en que Mayol Rodríguez, escenificaba incidentes de violencia doméstica, hasta el punto de seguir a su esposa a todos lados, revisarle las llamadas telefónicas y darle seguimiento hasta la Academia de la Uniformada donde la joven se preparaba para laborar como oficial del orden público.

No obstante, la gravedad de los hechos cometidos, familiares y allegados describieron a Mayol Rodríguez, como “un buen padre” siempre preocupado por el bienestar de sus hijos. Sin embargo, la situación tomó otro giro cuando la señora Nazario, 25 años más joven que él, decidió ingresar a la Policía estatal.