Unas 27 familias pierden sus hogares fuego en Quisqueya

REPUBLICA DOMINICANA:  Informes procedentes de este país hermano, dan cuenta del voraz incendio que el viernes en horas de la madrugada dejó sin hogar a unas 27 familias domiciliadas en la calle Ravelo del Barrio Villa Francisca en Santo Domingo. Las estructuras enclavadas en un solar habitado por personas de limitados recursos económicos, fueron reducidas a escombros por el siniestro cuyo origen es motivo de pesquisa por las autoridades locales.

Gracias a la alerta dada por un vecino del sector, los residentes lograron salir a salvo, pero sus casas y pertenencias quedaron destruidas. Se supo que el fuego se propagó rápidamente debido a que las viviendas estaban edificadas de madera y zinc.

Las familias que perdieron todo durante el incendio, incluyendo vestimenta y calzado, aguardan por la llegada de los funcionarios gubernamentales y grupos de asistencia social que los ayuden a encontrar otro lugar donde reubicarse.

En peligro de perder sus casas miles de familias en la isla

MAYAGUEZ:  Mientras las instituciones bancarias continúan imponiendo nuevos cargos a sus clientes hipotecarios, incluyendo la revisión de préstamos  otorgados hace muchos años y la aplicación unilateral del llamado seguro sobre inundaciones, aumenta la preocupación entre muchas familias de la isla  que este año se quedarán sin sus viviendas por vía de la ejecución.  Se calcula que durante el  año 2013,  alrededor de 600  deudores de hipotecas tendrán que acudir a la búsqueda de casas para alquilar, reubicarse con familiares o marcharse del país.

A tenor con datos oficiales del propio gobierno, a través de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras,  las ejecuciones hipotecarias subieron un 20 por ciento en el 2012 para una cifra récord de 3 mil 814 propiedades embargadas por los bancos. Actualmente hay unas 18 mil hipotecas en proceso de ejecución, lo que constituye un panorama desolador para la economía de Puerto Rico.

La pérdida de miles de puestos de trabajo, sumado a las alzas abusivas en las tarifas por servicios de agua y energía eléctrica, llevan a muchos dueños de hogares de deshacerse de lo más preciado: sus hogares. De otra parte, los bancos e instituciones financieras se niegan a renegociar deudas con los clientes hipotecarios, aduciendo que carecen de capacidad para pagar.

La situación se complicará aún más con el reajuste de fondos federales y otra anunciada pérdida de empleos en toda la Nación Norteamericana.  En círculos del país se critica la actitud asumida por bancos locales que parecen vivir ajenos a la realidad económica que perjudica a millones de boricuas. Incluso, ninguna de esas  instituciones ha movido un dedo para que se investiguen las supuestas zonas inundables de la isla, donde la imposición del  seguro “Fema” ha incrementado en más de $100 mensuales, la hipoteca sobre miles de casas  a través  de Puerto Rico.

Cada día más pobres familias de clase media en la isla

MAYAGUEZ:  Mientras los salarios siguen reduciéndose y los precios de los alimentos básicos continúan en ascenso, miles de familias de clase media en la isla ya no disponen de recursos económicos para enfrentar nuevas subidas en las tarifas de agua, luz y la compra de gasolina. A tales aumentos se adiciona la imposición de seguros sobre inundaciones que han elevado en alrededor de un 20 por ciento mensual el pago de hipotecas en el país.

Utilizando el argumento de que se trata de una ley federal, el Banco Popular y otras instituciones bancarias impusieron un seguro sobre inundación, que en algunos casos sobrepasa la friolera de $1 mil 200 anuales. Esto ha provocado que familias que antes pagaban entre $500 y seiscientos dólares mensuales, hallan visto subir sus hipotecas hasta $720 al mes. A eso se le suma, el reajuste unilateral que los bancos están haciendo en el contrato original de las hipotecas.

De salida, una familia de clase media  que no recibe ningún tipo de ayuda ni subsidio gubernamental, tiene que buscar alrededor de $2 mil mensuales para el  pago de servicios básicos, hipoteca, alimentos, medicamentos no cubiertos por el plan de salud y echarle gasolina al  auto.

Residentes de la isla urgen del gobernador Alejandro García Padilla y de la Legislatura, que se ordene una pesquisa a todos los niveles para conocer de primera mano la situación de empobrecimiento que viven miles de familias de clase media en Puerto Rico, especialmente, las que están en el renglón de “clase media baja”.

Aunque no hay estadísticas oficiales sobre el número de ciudadanos de clase media que continúan abandonado el país en la búsqueda de nuevas oportunidades de  empleo, todo tiende a establecer que la mayoría de las personas que dejan su tierra, son profesionales recién graduados y aquellos cuyos ingresos no les permiten cubrir sus necesidades básicas de vivienda y alimentación.