Fallece en Río Piedras joven que repelió agresión a tiros

AGUADILLA:  Luego de 21 días de convalecencia en la Unidad de Cuidados Intensivos del Centro Médico de Río Piedras,  falleció hoy jueves en la mañana, el joven  Jonathan Gallegos Suárez, que el pasado 31 de enero resultó herido de bala en medio de un forcejeo con Jean Carlos Figueroa de Jesús, al que ultimó en aparente defensa propia. Los hechos que investiga la División de Homicidios del CIC  en la Región de Aguadilla, se suscitaron en el interior de un vehículo aparcado  en la carretera 4446, del Barrio Montaña  de esta ciudad, en las inmediaciones del sector Bajura de Isabela.

Establece el narrativo policial, que luego de una violenta discusión con Figueroa de Jesús, quien residía en Manatí, este  sacó un arma de fuego hiriendo a Gallegos Suárez, que viajaba como pasajero.  Tras sentirse herido, Jonathan le arrebató el revólver a Figueroa de Jesús, matándolo de un disparo.  En tanto, Gallegos Suárez fue llevado al Centro Médico de Río Piedras, donde murió luego de tres semanas luchando por sobrevivir.  El caso sigue siendo investigado por el Agente del CIC  Harry Muñíz  y el Fiscal Héctor López.

Operativo “Chaleco” se extenderá a otras regiones de la isla

Ante informes recibidos por las autoridades sobre la proliferación de negocios donde se permite la presencia de menores que permanecen en esos lugares sin la supervisión de familiares, las autoridades responsables  de velar por el bienestar, salud y seguridad física de nuestra niñez, llevarán a cabo operativos sorpresa en diferentes puntos de la isla. De acuerdo a una fuente allegada a la Policía Estatal, la situación detectada en el establecimiento “Shaleko’s VIP” de Río Piedras, no es un hecho aislado, ya que menores entre las edades de 10 a 16 años, acuden en horas de clases a sitios donde se expenden bebidas embriagantes y cigarrillos en diferentes  áreas de Puerto Rico.

El lente de un diario de la capital pudo captar el momento en que niños y niñas, que a esa hora de la noche tenían que estar en sus hogares bajo el cuidado de los  padres, se divertían en el centro nocturno del Area Metropolitana, consumiendo alcohol y bailando en actitud indecente. Incluso, varios  de esos jovencitos se enfrentaron a los agentes que arribaron al lugar profiriendo frases obscenas y apedreando varias patrullas de la Uniformada.

Aunque en el operativo denominado “Chaleco” se suponía que participara personal de varias agencias del Gobierno, el Jefe del Servicio Estatal de Bomberos, dijo a los medios que ” que a él nunca se le notificó” sobre la intervención oficial, lo que fue avalado por el Superintendente de la Policía, Emilio Díaz Colón. Se dijo que la responsabilidad de organizar el operativo recaía sobre el Departamento de Hacienda, versión que también rechazó el secretario de esa agencia, Juan L. Méndez.

Es tal  el grado de libertinaje que afecta al país en cuanto a la crianza de los  hijos, que muchos jefes de familia  responsabilizan al Gobierno de haber despojado a los padres de la autoridad que tuvieron en el pasado. Se sabe de padres y madres que han perdido el control de sus hijos menores, pero nada pueden hacer porque si radican querellas ante las agencias pertinentes, el Estado termina  encausándolos a ellos criminalmente.

En el caso particular de la intervención en el “nightclub” de Río Piedras, también las autoridades tuvieron que aguantar los improperios de algunos padres de los menores, quienes se molestaron porque la Policía y otros funcionarios del orden público, acudieron allí para hacer cumplir las leyes.  Esos adultos “revoltosos”  ahora enfrentan cargos graves por diversos delitos, incluyendo, alterar la paz y maltrato de menores.

Ladrón vestido con bata de médico asalta Banco Popular

Tras conseguir burlar la vigilancia en el lugar, un enmascarado que vestía bata blanca de doctor  y lucía peluca negra, asaltó hoy martes a eso de las 3:40 pm, la sucursal del Banco Popular de Puerto Rico, ubicada en el Centro Médico de Río Piedras. El ladrón consiguió escapar con una suma indeterminada de dinero luego de amenazar de muerte a empleados de la institución.

Al grito de “no se mueva nadie”, el atracador sacó un arma de fuego para intimidar a los presentes, que por fortuna, salieron ilesos. Se presume, que el ladrón planificó el robo con anticipación ya que logró colarse entre el personal médico y la guardia de seguridad del Centro Médico. Agentes de la División de Robos a Bancos de la Policía, asumieron jurisdicción inmediata en el caso.