A prisión individuo asalto sucursales del Banco Popular

AGUADILLA:  Luis A. Martínez Segarra de 47 años, individuo que según  las averiguaciones de la Policía, había cogido de “mangó bajito” a las sucursales del Banco Popular en el Aguadilla Mall y el pueblo de Moca, fue encausado el sábado por el Juez Diómedes González del Centro Judicial de aquí e ingresado en la Cárcel Guerrero al no prestar fianza de $140 mil. El Fiscal Héctor Rivera, de la Unidad de Crimen Organizado del Departamento de Justicia, radicó cargos contra el vecino de la calle Manuel Deynes de Moca, donde fuera arrestado el jueves por personal de la División Contra Robos del CIC en Aguadilla.

Martínez Segarra, que tiene expediente previo en delitos de apropiación ilegal agravada enfrenta acusaciones por robo a instituciones bancarias, amenaza e intimidación. El imputado tendrá que comparecer a corte el 7 fde octubre próximo para la vista preliminar.

En el caso más reciente, el individuo irrumpió en la sucursal del Banco Popular en el Aguadilla Mall, donde fingiendo estar en posesión de un artefacto explosivo, presentó una nota amenazante requiriendo la entrega de efectivo. El sujeto quien exhibía una cartuchera en la que había una luz roja, consiguió escapar con unos $5 mil en dinero. Sin embargo, de lo robado solo pudo utilizar alrededor de $2 mil, ya que los restantes $3 mil fueron recuperados por los investigadores que diligenciaron el arresto.

Las cámaras de vigilancia del banco lograron imágenes claras que contribuyeron al rápido arresto del sospechoso. Durante el operativo llevado a cabo por decenas de efectivos del CIC, se logró ocupar la guagua utilizada por el asaltante para huir de la escena. El robo a la sucursal de Aguadilla, tuvo lugar este pasado 19 septiembre y el atraco al Popular de Moca, surgió el 19 de marzo de 2013.

Durante los hechos suscitados en Moca, donde reside, el asaltante hizo entrega a una  de las cajeras de un cheque a cambio de $6 mil. Para darle mayor dramatismo a la fechoría, Martínez Segarra, simuló tener el dedo colocado sobre el detonador de una “bomba”. Probablemente, la misma cartuchera que usó para cometer el robo en el  BPPR  del Aguadilla Mall.

Bajo arresto sospechoso de asaltar Banco Popular

MOCA:  Un individuo identificado como Luis Martínez Serra, a quien se vincula con el atraco ocurrido el jueves en la sucursal del Banco Popular que radica en el Aguadilla Mall, fue detenido en tiempo récord por agentes del CIC y de la División de Robos a Bancos e Instituciones Financieras, que lo sorprendieron en una residencia cercana a la carretera 110 de  esta municipalidad.  El sujeto no ofreció resistencia cuando las autoridades rodearon su casa. En ese instante, Martínez Serra se disponía a regresar al hogar.

El hombre al que se investiga por otro asalto reportado hace algún tiempo en una institución bancaria del Area Noroeste, fue captado por las cámaras del Banco Popular en el Aguadilla Mall, cuando valiéndose del viejo truco de la nota, cargó con $5 mil. El delincuente también poseía una cartuchera con una luz roja encendida, con la que pretendió hacer creer que tenía una bomba.

Tras cometer los hechos, el vecino de Moca escapó en una guagua Nissan Pathfinder, que pudo ser confiscada por la Policía. Además, los agentes hallaron alrededor de $3mil en un maletín, presumiendo los investigadores que es parte del botín robado de la sucursal bancaria. De corroborarse que esta persona está relacionada a  otro asalto bancario, los federales podrían asumir jurisdicción en los casos. Trascendió, que el individuo  tiene expediente delictivo por delitos de apropiación ilegal agravada.

Individuo utiliza truco de la nota para asaltar Banco Popular

AGUADILLA:  Agentes de la División de Robos a Bancos  e Instituciones Financieras y efectivos del distrito policíaco local, investigan el asalto ocurrido este jueves a eso de las 10:20 de la mañana en la sucursal del Banco Popular localizada en el Aguadilla Mall. Surge del informe preliminar redactado por la Agente Diana Hilerio, que el ladrón hizo entrega de una nota a la cajera Sol Nieves Rivera, al tiempo que aparentaba tener el dispositivo de una bomba en una cartuchera.

El sujeto consiguió apoderarse de unos $5 mil en efectivo, pero no se informa sobre personas lesionadas. Utilizando el viejo truco de la nota, el desconocido descrito como de unos 5 pies 10 pulgadas de estatura, tez blanca, ojos azules y con problemas de pigmentación, robó el dinero en cuestión de minutos.

Las cámaras de la institución captaron los momentos en que el atracador perpetró el atraco mientras simulaba hallarse armado. El Agente Félix Hernández investiga los hechos, uniéndose a la pesquisa el personal de la División de Robos e investigadores de la Unidad de Servicios Técnicos en la Comandancia de Aguadilla. Las autoridades confían lograr el arresto del delincuente, gracias a la evidencia obtenida. Se dice que el hombre huyó de la escena en un auto color oro.

Individuo asalta la sucursal del Banco Popular en Moca

MOCA:  Luego de entregarle un cheque a una de las cajeras de la institución, al tiempo que mostraba una nota donde exigía $6 mil en efectivo, un individuo que cargaba un supuesto artefacto explosivo dentro de una cartuchera, perpetró un asalto hoy martes a eso del mediodía, en la sucursal del Banco Popular que ubica en la calle Calazán Lasalle de este pueblo. Actuando con suma rapidez, el ladrón consiguió que la empleada le hiciera entrega del dinero tras mostrarle la cartuchera que contenía un objeto con una luz brillante.

El  asaltante fue descrito como delgado, de tez blanca, entre los 50 y 60 años de edad.  Una vez recibió la suma que exigía, el desconocido salió de la sucursal, sin que se reportaran personas heridas.  La querella fue atendida preliminarmente por el  Agente del CIC Daniel  López, mientras  agentes de la División de Robos a Bancos e Instituciones Financieras, asumirán jurisdicción inmediata del caso.

Reto a la Legislatura para que investigue a poderoso banco

Quien tiene el dinero, tiene el poder. Eso se lo escuché decir a un amigo, ex ejecutivo bancario, a quien le inquirí en una ocasión el porqué nadie en esta isla, incluyendo a los legisladores, tiene las agallas para iniciar una pesquisa contra un autoproclamado “banco de Puerto Rico”, que mantiene el monopolio de la vida y hacienda del pueblo puertorriqueño. Si bien nadie regatea el derecho de la industria bancaria a operar con ganancias y ser fuente de trabajo para muchos compatriotas, esos atributos no le conceden “licencia de Corso” para abusar de los consumidores de este país maltratado y pisoteado por los grandes intereses financieros.

A varios meses de un editorial donde denunciamos  la decisión unilateral tomada por el llamado ” banco de Puerto Rico”, obligando a sus clientes hipotecarios a obtener un seguro contra inundaciones, aparte de revisar sin ningún tipo de consideraciones el pago regular de la hipoteca, no se ha escuchado la voz de algún  legislador, gobernador, secretario del DACO o defensor del pueblo acudir en auxilio del pueblo.

Hasta hemos llegado a pensar que aquí todo el mundo le teme a los poderosos, máxime, si gozan de la inmunidad que les proveen los dólares. Incluso, algunos medios de comunicación que en la mayoría de los casos “se tragan a los niños crudos”, ahora  hacen mutis por el foro. Lo podemos entender, se trata de un auspiciador que nadie puede darse el lujo de perder.

Conocemos que en la Legislatura de nuestra isla hay hombres y mujeres comprometidos con la justicia y la verdad. Es a esa Cámara y Senado, que le urgimos intervenir para que la industria bancaria explique porqué puso en vigor en abril de este año una disposición federal que obliga a todo  deudor de hipotecas a proveerse de un seguro contra inundaciones. Un seguro que eleva el pago mensual de la hipoteca en más de un 20 por ciento. En un caso particular, el cliente que pagaba $578 mensuales por la hipoteca de su casa ahora tiene que desembolsar $719 mensuales.

A esto adicione los pagos de agua, luz y otras utilidades. Pero no se moleste en solicitarle al “banco de Puerto Rico” que haga los reajustes necesarios, porque sus grandes ejecutivos no conocen del dolor y las privaciones que vive el consumidor, particularmente, la clase media. No descartamos que este editorial sea respondido con represalias, pero al final del camino alguien tiene que salirle al paso a quienes abusan de un noble pueblo, que aún tiene fuerzas para cantar “El Lamento Borincano”.

Los servicios de agua y luz el nuevo banco para hacerse ricos

En tiempos de antaño, llegar a ocupar un cargo electivo o trabajar en alguna dependencia del gobierno central o los municipios, era motivo de orgullo para aquellos ciudadanos que lograban tal distinción, siempre amparados en el compromiso de servir al pueblo sin escatimar en tiempo y dinero.  La palabra productividad formaba parte esencial de todo aquello que esperaban los contribuyentes de los servidores en los que habían depositado la confianza. Durante la época de oro del servicio público puertorriqueño, pocos hablaban de los jugosos bonos de productividad y de salarios que sobrepasan todas las posibilidades en una isla donde el empleado promedio apenas gana siete dólares por hora trabajada.

Que la gente tiene derecho a ganar el sueldo más alto de acuerdo a su capacidad y preparación académica, ésa es una premisa que podemos estipular. No obstante, pretender esquilmar los bolsillos del pueblo, autoasignándose salarios que rebasan todas las proyecciones económicas de una isla agobiada por el desempleo y la falta de oportunidades para nuestros jóvenes, es mucho más que un abuso y falta de respeto a los que aportan para sustentar  la “supernómina” gubernamental.

Mientras el gobernador Luis Fortuño, ya no sabe que  mecanismos más buscar para bajar las abusivas facturas de agua y energía eléctrica, un combo de sus allegados se llenan las carteras con ingresos impensables para el resto del pueblo puertorriqueño. Si no puede trabajar por un  sueldo más bajo, es nuestra sugerencia que el ingeniero José Ortíz, y su camarilla de privilegiados que viven como reyes en las autoridades de Acueductos y Energía Eléctrica, se vayan buscando acomodo en la empresa privada.

Los servicios esenciales de energía eléctrica y agua potable, no pueden transformarse en el nuevo “banco” para hacerse ricos a costillas de los demás trabajadores. Es hora ya, que  acabe “el pan de piquito” en esta isla golpeada por el desempleo, los precios altos de la canasta familiar y el “asalto” que representan las facturas mensuales de agua y luz. Como diría la comadre Lola: o bailamos todos o rompemos la radiola.

Ladrón vestido con bata de médico asalta Banco Popular

Tras conseguir burlar la vigilancia en el lugar, un enmascarado que vestía bata blanca de doctor  y lucía peluca negra, asaltó hoy martes a eso de las 3:40 pm, la sucursal del Banco Popular de Puerto Rico, ubicada en el Centro Médico de Río Piedras. El ladrón consiguió escapar con una suma indeterminada de dinero luego de amenazar de muerte a empleados de la institución.

Al grito de “no se mueva nadie”, el atracador sacó un arma de fuego para intimidar a los presentes, que por fortuna, salieron ilesos. Se presume, que el ladrón planificó el robo con anticipación ya que logró colarse entre el personal médico y la guardia de seguridad del Centro Médico. Agentes de la División de Robos a Bancos de la Policía, asumieron jurisdicción inmediata en el caso.