Acusan al “Angelito” de Hormigueros por robar una guagua y escalar el apartamento de un médico retirado de Mayagüez

MAYAGÜEZ: Denuncias por apropiación ilegal agravada, escalamiento agravado, por utilizar ilegalmente una tarjeta de débito y una de crédito que no le pertenecía y por violación a la Ley de Sustancias Controladas, fueron sometidas contra Ángel Luis Oliveras Olivencia, de 29 años, vecino de Hormigueros.

Al sujeto se le imputa que el pasado 3 de febrero, en horas de la noche, acudió a la residencia del doctor Edrick López, al que las autoridades identificaron como un médico retirado. El informe indica que Oliveras Olivencia hacía distintas labores, incluyendo trabajos de mantenimiento en la casa del médico, y aprovechó que éste estaba durmiendo, para apropiarse de una guagua Toyota Highlander del 2018.

Posteriormente, se dirigió a un apartamento del perjudicado en Rincón, donde cometió el delito de escalamiento, apropiándose de un televisor, un equipo de sonido y licores, entre otras pertenencias.

Cuando Oliveras Olivencia se dirigía a Mayagüez, chocó un vehículo en la carretera PR-2, frente al centro comercial Western Plaza, y se fue a la huida.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Oliveras Olivencia también retiró dinero e hizo compras en diferentes establecimientos con la tarjeta de débito y de crédito del doctor López.

Como si fuera poco, a Oliveras Olivencia le confiscaron 48 bolsitas de crack, cuatro bolsitas de cocaína, cuatro bolsitas de marihuana, y parafernalia que había comprado con el dinero retirado; y $401 que obtuvo luego de empeñar la mercancía hurtada.

Aparte de las denuncias sometidas, al individuo se le radicaron cargos por violar dos artículos de la Ley 22 de Transito, de imprudencia o negligencia temeraria al conducir un vehículo de motor y por no detenerse en un accidente.

La juez María Del Pilar Vázquez Muñiz determinó causa probable para arresto, imponiéndole una fianza de $245 mil, que no prestó, por lo que fue ingresado en el Complejo Correccional Las Cucharas de Ponce.

El agente David Ríos Padua, de la División de Vehículos Hurtados de Mayagüez, sometió las denuncias por instrucciones del fiscal José Arocho.