“Coast Guard” devuelve 86 indocumentados esta semana a República Dominicana tras interceptarlos en el Canal de la Mona

AGUADILLA: La Guardia Costera repatrió entre el martes y el miércoles a 86 de 87 inmigrantes indocumentados a la República Dominicana, luego interceptar tres viajes clandestinos en el Canal de la Mona, al oeste de Puerto Rico. Todos son ciudadanos dominicanos.

Uno de los indocumentados permanece recluido en un hospital de Mayagüez, ya que necesitaba atención médica urgente.

El primer viaje ilegal fue detectado el lunes por la tarde por la tripulación de un helicóptero Guardacostas MH-65 de la Estación Aérea Borinquén, de la antigua Base Ramey, a unas 40 millas náuticas de Aguadilla.

“Los escampavías Richard Dixon (WPC-1113) y Heriberto Hernández (WPC-1114), de la Guardia Costera, respondieron a la situación. El escampavías Richard Dixon llegó al lugar y detuvo la embarcación de 30 pies de eslora que transportaba a 39 hombres y seis mujeres. El Richard Dixon escoltó a la embarcación de regreso a las aguas territoriales de la República Dominicana, donde fue recibida por el buque de patrullaje Bellatrix de la Marina de Guerra de la República Dominicana, completando así la repatriación de los inmigrantes”, informó la agencia federal.

El segundo viaje ilegal fue detectado el lunes por la noche por la tripulación de un avión de Control Marítimo de Aduanas y Protección Fronteriza, a unas 22 millas náuticas al suroeste de Cabo Rojo.

El escampavías Heriberto Hernández se desvió a la escena, mientras que una lancha de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) respondió para interceptar la embarcación. La unidad marítima de CBP detuvo la yola de 35 pies que transportaba a 31 hombres y ocho mujeres, mientras que el Heriberto Hernández llegó a la escena y embarcó a los inmigrantes.

Uno de los inmigrantes en este caso fue el hospitalizado. El resto del grupo fue transportado a aguas territoriales de la República Dominicana, siendo entregados a un buque de la Marina de Guerra Dominicana.

Se informó que una vez a bordo de una embarcación de la Guardia Costera, todos los inmigrantes reciben comida, agua, refugio y atención médica básica.

Durante las intervenciones, los efectivos de Guardia Costera contaban con equipos de protección personal para minimizar la exposición al virus COVID-19. Se supo que los inmigrantes interceptados no presentaban síntomas.