Municipios con más peligro por el COVID-19

Por: Sandra Rodríguez Cotto

Vieques, Salinas, Guaynabo y Orocovis son los pueblos con los porcientos más altos de casos con el COVID-19 por cada 10,000 habitantes en todo Puerto Rico. Todo tiende a indicar que esto seguirá aumentando en la medida que los ciudadanos no se cuiden a partir de hoy, cuando reabren comercios y las actividades sociales.

De hecho, son 34 de los 78 municipios de Puerto Rico los que exceden el promedio hoy y pudieran ser considerados a tener más riesgos a que sigan aumentando la cantidad de personas contagiadas con la enfermedad para la que aún no hay cura ni una vacuna que la prevenga. Este es el resultado de un minucioso análisis de los datos que ofrece el Departamento de Salud de personas contagiadas y promedio de muertes, calculando a base de una fórmula estándar de 10,000 habitantes. El análisis fue realizado por el experto en administración de servicios de salud, salud pública y exdirector de Asuntos Federales de Salud, Japhet Rivera, quien lleva sobre 30 años trabajando en la milicia, a nivel de los Estados Unidos y en Puerto Rico en estos asuntos.

“Puerto Rico con 3.2 millones de habitantes y 3,260 casos positivo al COVID-19, es 10.2 casos por 10,000 habitantes como promedio, pero si empiezas a calcularlo por pueblo, te das cuenta de que algunos están por debajo y otros por encima de ese promedio”, manifestó.

Como cada pueblo tiene una cantidad diferente de residentes, Rivera usó como denominador común la fórmula reconocida por los Centros para el Control de las Enfermedades (CDC, en inglés), que es calcular por 10,000 habitantes. Con excepción de los municipios de Las Marías y Vieques, que tienen menos habitantes, se hizo un promedio. Rivera calculó la cantidad de casos reportadas por Salud, la comparó con la cantidad de habitantes basada en el Instituto de Estadísticas a junio de 2018, y calculó la cantidad de casos por 10,000 habitantes.

Esta fórmula reveló que los 34 municipios con más casos y en peligro son:

  • Quebradillas, Lares, Las Marías, Mayagüez, Hormigueros, San Germán, Sabana Grande, Yauco y Guánica en el norte y suroeste.
  • Orocovis, Florida, Ciales, Morovis, Villalba, Barranquitas, Comerío, Naranjito, Aguas Buenas y Cayey en la región central.
  • Vega Alta, Vega Baja, Dorado, Toa Alta, Toa Baja, Bayamón, Cataño, San Juan y Guaynabo en el norte y la zona metropolitana.
  • Canóvanas, Luquillo, Ceiba y Vieques en el noreste.
  • Patillas y Maunabo en el sureste.

Ayer, 25 de mayo del 2020, Salud reportó un total de 3,260 casos positivos al COVID-19 en Puerto Rico. Sin embargo, estas cifras siguen cambiando en la medida en que aparecen nuevos casos. Para hoy martes, 26 de marzo del 2020, Salud informó que sumaron 64 casos positivos adicionales, lo que aumentó el total de casos a 3,324 personas que tienen la enfermedad. El número de muertes se mantuvo igual en 129 casos.

Es importante destacar que más de la mitad de las muertes reportadas por el Departamento de Salud son muertes certificadas por proveedores, y no muertes que fueron diagnosticados antes del fallecimiento. Eso enfatiza la necesidad de hacer más pruebas, y el problema que existe al tratar de poner la data en contexto.

Salud provoca vacío en información

“Hay mucha información que está corriendo en las redes sociales y que se discute públicamente. Alguna está correcta, otra es confusa y otra son opiniones desacertadas. Lo importante es que cuando hay un vacío de información y la información no llega al pueblo, siempre hay espacio para que otros llenen ese vacío, y es lo que está pasando”, dijo Rivera.

En ese sentido, sostuvo que hay que dudar lo que dice Salud, pero, irónicamente, es lo único que hay hasta ahora.

“Estamos hambrientos de información, de tener datos, de saber exactamente qué está pasando, y parece que cada vez que hacemos una pregunta, la contestación que recibimos es desalentadora. La transparencia no ha existido”, dijo Rivera. “La data que sale no es la mejor, y toda la información de Salud hay que cuestionarla, pero es lo que hay”.

De hecho, hoy el director del Instituto de Estadísticas, Orville M. Disdier, reiteró que los datos que provee Salud “no son confiables” para hacer el análisis con el estándar claro que permita calcular la letalidad y otros aspectos del COVID-19. “La información no es suficiente para garantizar que la fórmula se compute de forma confiable, por lo que no hemos calculado dicha tasa”, manifestó a Noticel sobre la cifra precisa de letalidad. Esto surge luego de que ayer las reconocidas epidemiólogas Cruz María Nazario y Roberta Lugo-Robles calcularan que la tasa de letalidad del COVID-19 en Puerto Rico se elevó en un 10.3 por ciento.

El problema de falta de información confiable no es exclusivo de Puerto Rico, ya que en los Estados Unidos también ocurre, porque ambos gobiernos tienden a mezclar totales de contagios según las pruebas moleculares y las serológicas.

“Se mezcla la información para dar a entender que se están haciendo más pruebas, pero lo que no dicen es qué tipo de pruebas. Se dice que hay sobre 80,000 pruebas, pero ya el CDC ha dicho que las pruebas moleculares son las únicas que se pueden usar para diagnosticar. Esas son las que de verdad importan”, dijo Rivera.

Hace unas semanas el propio secretario de Salud, Lorenzo González, tuvo que admitir que las cifras estaban mal porque estaban contando casos doblemente.

Rivera precisó que mientras el Departamento de Salud nos da los números de casos crudos, no los pone en contexto.

“Por ejemplo, ellos dicen que San Juan es la ciudad con más casos en Puerto Rico. Aunque eso es cierto, al compararlos con la cantidad de habitantes de los municipios, vemos que los 62 casos que hay en Salinas representan un problema más grave que los 468 casos de San Juan. Esos 62 casos representan 22.9 casos por 10,000 habitantes, y los 468 un 14.6 casos por 10,000 habitantes. Comparativamente, Salinas tiene más casos que San Juan”, explicó el experto.

En la región de Bayamón, tiene una alta concentración de pueblos excediendo el promedio de casos por 10,000 habitantes.  Todos menos Catano y Corozal.

Según el análisis, Salinas (22.9), Guaynabo (20.9) y Vieques (22.7) tienen más del doble que otros municipios con sobre 20 casos por cada 10,000 habitantes. Por eso aparecen en color rojo en el mapa. Orocovis aparece con 19.3 que es casi el doble de casos, por lo que aparece en color anaranjado, acercándose peligrosamente a los pueblos en color rojo.

“Si yo fuera el alcalde de esos pueblos o si fuera el Departamento de Salud, le pondría más énfasis a lo que pasa en esos municipios”, dijo Rivera.

Los municipios en color amarillo exceden el doble de los contagios y también hay que prestarle atención.

“Si estuviéramos haciendo los rastreos de los contactos, sabríamos el por qué ha muchos casos en cada pueblo. Sabríamos si estos casos están concentrados en una sola familia, en una iglesia o fue porque se expusieron a una actividad social. Este tipo de dato es importante que la sepamos porque detrás de cada uno de esos casos debe haber una historia”, dijo Rivera.

Hoy que se anticipa una mayor apertura de comercios e iglesias, no hay duda alguna de que esto va a incrementar.

“Daría cualquier cosa por equivocarme, pero lamentablemente cuando nuestros líderes se paran al frente de un micrófono y dicen que el virus está bajo control en Puerto Rico, cuando dicen que no es negativo el ser positivo a COVID-19, (están) insinuando de que nos contagiemos. Eso es lo que se llama control por contagio o inmunidad de grupo, y eso no ha funcionado. Hay que tener cuidado cuando uno hace esas expresiones. Cuando se hacen, el que las oye, cree que estamos bien o que ha sido una exageración y regresan a su vida normal”, agregó Rivera.

Este fin de semana muchas personas no mantuvieron distanciamiento social en ríos, playas y las vías públicas y esto provocó que la gobernadora Wanda Vázquez advirtiera que impondrá medidas más restrictivas si la población sigue actuando en lo que catalogó como “conducta irresponsable”.

A nivel global, la Organización Mundial de la Salud advirtió ayer que el mundo se encuentra en la mitad de la primera ola de la pandemia y existe el riesgo de un segundo pico en esta ola en cualquier momento. Esto por el aumento de casos en América Central, Sudamérica, el sur de Asia y África.

 

Nota del Editor: La autora de este escrito, Sandra Rodríguez Cotto, publica el “blog” EN BLANCO Y NEGRO CON SANDRA, dedicado a la publicación de noticias exclusivas, análisis de noticias, líneas editoriales y del ejercicio del periodismo, la prensa y la comunicación. Análisis político y de gobierno. Temas sociales. También produce un programa radial sindicado del mismo nombre que su blog, que se transmite en varias emisoras radiales y digitales de Puerto Rico.