Presidenta de la Cámara de Comercio de Oeste afirma que está a “destiempo” el aumento al salario mínimo federal

MAYAGÜEZ: La presidenta de la Cámara de Comercio del Oeste de Puerto Rico (CCOPR), Waleska Sánchez de Gutiérrez, aseguró el jueves que “atender el tema del aumento al salario mínimo federal en este momento histórico que nos ha tocado vivir y sin considerar la situación económica del país está a destiempo”.

En un comunicado de prensa, la CCOPR, como organización que representa el sector privado, y el desarrollo y crecimiento económico de la región Porta del Sol, levantó bandera ante el posible aumento al salario mínimo federal.

“Si bien es cierto que el anunciado aumento aplicará a trabajadores del gobierno federal, reconocemos que por 11 años el trabajador puertorriqueño es remunerado a razón de $7.25 por hora trabajada y que se debe evaluar el hacerle justicia salarial. No obstante, se ha comenzado a escuchar sobre la posibilidad de replicar el mismo a todos los niveles y no se escucha sobre la necesidad de hacer un análisis ponderado del escenario económico local, antes de proceder”, expresó Sánchez.

La líder de los comerciantes de la parte occidental de Puerto Rico dijo que hay reconocer que en estos momentos urge atender cómo salvar las operaciones de miles de pequeñas y medianas empresas que luchan día a día para sobrevivir al embate que por los pasados tres años y medio han venido experimentado.

“Tanto los fenómenos naturales, la quiebra del gobierno y ahora la pandemia, han complicado el escenario económico, por lo que debemos enfocar los recursos en asegurar que las empresas puedan continuar operando y manteniendo su fuerza trabajadora. Es la forma de evitar el colapso total de la economía, manteniendo los empleos mientras se supera la crisis de la pandemia y se analiza concienzudamente el aumento al salario mínimo federal”, expresó.  

“Aumentar el salario mínimo federal en estos momentos representaría la desaparición de cientos de pequeñas y medianas empresas que no poseen la capacidad para absorber el incremento, reducción de horas, así como despidos de empleados aumentando la tasa de desempleo. No considerar el efecto total a toda la población, no sería responsable. Ejemplo de ello es el significativo impacto al costo de bienes y servicios, perjudicando al sector de pensionados y retirados, que componen una enorme mayoría de la población. Existen otros grupos cuyos ingresos tampoco aumentarán, pero si su costo de vida, por lo que se debe considerar de algún modo el equipararlos”, añadió Sánchez de Gutiérrez.

La Cámara de Comercio del Oeste de Puerto Rico propuso que se atienda el tema reconociendo que es meritorio.

“Recomendamos se cree un comité que reúna representantes del sector empresarial en la isla y representantes del gobierno para desarrollar un plan estratégico viable que atienda un aumento razonable al salario mínimo federal de manera escalonada, el cual podamos tener listo para ser implementado una vez hayamos superado la crisis del COVID-19”, sostuvo Sánchez de Gutiérrez.