REFLEXION DEL LUNES:

Si deseas conocer a tus verdaderos amigos no los busques al salir el sol, encuéntralos en medio de la tormenta.

La Gente Dice: Con más pasos que un baile de bomba

Hay políticos que se las traen a la hora de buscar el respaldo de los  electores de su precinto. Prometen villas y castillos, pero al final del camino todo es parte de una estrategia mediática para conseguir votos a fuerza de ofrecimientos, que desde la arrancada, saben que  ahora ni nunca podrán cumplir. Hoy conversé con un residente del área oeste quien lleva varios meses intentando lograr una oportunidad de empleo en el gobierno. Este buen amigo ya no sabe qué puertas más tocar para proveer con su esfuerzo el sustento de la familia.

Por si usted lo desconocía para conseguir un puesto de trabajo en la actual administración gubernamental, hay que gozar de la bendición del «Padre, del Hijo y del Espíritu Santo». Luego de eso, es requisito tener el apoyo del presidente del comité municipal de su pueblo, siempre que el mismo, brille con los colores del gobierno de turno.

Como si esto fuera poco, usted viene obligado a estar inscrito para votar en el municipio donde vive y demostrar que tiene intención de emitir sufragio por el candidato que le está haciendo el favor de darle una carta de recomendación.

Pero, cuidado con esa carta de recomendación, si la misma no aparece firmada con tinta azul, allí su «padrino» le estará diciendo al recipiente de la misiva «no tiene mi respaldo, pero mira lo que puedes hacer». En caso de que la carta haya sido rubricada con tinta negra, eso es indicativo que usted no va para ningún lado. Nuestro consejo es, que se fije siempre cual es el color de la firma. Por otro lado, una vez tenga al día todos los documentos que le requiere la agencia donde solicita empleo, cuídese de llegar temprano. Que no le suceda como a Jumbo, el candidato que perdió el rumbo. Si por mala suerte lo atiende una secretaria que simpatice con un candidato a empleo que no es usted, verifique seguidamente que no bote los papeles. Ore al Cielo y ruegue al Señor porque San Pedro, haya ingresado al P.N.P.

La Gente Dice: ARPE tiene 2 varas para medir al pueblo

Si a cualquier Juan del Pueblo, se le ocurriese utilizar las aceras como área de estacionamiento, e incluso, marcar los espacios con líneas amarillas en abierto desafío a las leyes de tránsito; podemos garantizar la rápida intervención de la Uniformada y de los inspectores de la Administración de Reglamentos y Permisos, para investigar al osado comerciante que está actuando por la libre. Sin embargo, en el caso que nos ocupa, han podido más las influencias políticas que la responsabilidad ministerial de los funcionarios obligados a intervenir.

Desde hace más de dos años, residentes de Hormigueros continúan inquiriendo porqué las autoridades permiten el apacarmiento sobre la acera que debe servir de enlace a los vecinos de la urbanización Las Monserrate con un centro comercial aledaño al sector. El peligro crece cada día desde que Obras Públicas Estatal cerró los accesos desde y hacia la Carretera Número 2, dejando como vía de tráfico continuo la otrora calle marginal de La Monserrate.

Niños, adultos y personas con impedimentos se ven forzados a caminar entre los vehiculos estacionados sobre la acera frente a un concurrido negocio colindante con el centro comercial Plaza Monserrate, poniendo en riesgo la seguridad personal. A todo esto, no hay autoridad que haga cumplir las leyes, porque se alega que están bregando con gente de gran poder político y económico.

No es la primera ocasión en que el Gobierno tiene dos varas para medir al pueblo, dependiendo del color de la persona que violenta la ley. La Calle Digital, no va dejarse intimidar por nadie. Haremos esta denuncia pública cuantas veces sea necesario.

La Gente Dice: El pensamiento del lunes

El hombre es la única criatura de la Creación que se enrreda en su propia lengua. (Es por eso que se busca tantos problemas).

La Gente Dice: Anuncian hasta los cunetones

 

No tiene nada de malo que los alcaldes, no importa su afiliación política anuncien los proyectos que se proponen desarrollar o aquellas obras que están en proceso de construcción. Sin embargo, no se puede llegar de lo sublime a lo ridículo. Ese es el caso de una conocida alcaldesa del litoral oeste, que está anunciando la construcción de un cunetón a orillas de una carretera local. Sería interesante saber cuánto dinero invirtió el municipio en la preparación de los letreros a todo color que  dan a conocer el proyecto.

Esto nos hace recordar la historia de un presidente latinoamericano que viajando por una zona rural de su país, le ordenó a su chofer que detuviera la marcha para «inaugurar» oficialmente una letrina que varios obreros estaban levantando cerca de la carretera. Ni una hoja se movía en aquella república si el mandatario no le otorgaba el aval.

La gente dice…que resulta interesante saber a donde van a parar los miles de dólares que grupos organizados se dedican a pedir y reciben en las principales carreteras de Puerto Rico. Se puede observar como al final del día una persona a cargo de los «pidiones» hace el inventario de lo  obtenido y le entrega algún por ciento del dinero a las personas que contratan para solicitar donaciones.

Tristemente, en nuestro  país hay ciudadanos con diversas condiciones económicas y de salud, que no se atreven  solicitarle un centavo a nadie. Hay quien sugiere que las colectas públicas estén reguladas por alguna agencia del gobierno, para  establecer la identidad de los solicitantes y a donde va el dinero que se dedican a pedir.

La Gente Dice: El mismo cuento de cada cuatro años

 

Hoy me llegó la hoja de presentación de uno  de lo candidatos a la alcaldía por uno de los municipios de la zona oeste. En dicho documento, impreso a todo  color, el candidato resalta sus conocimientos y virtudes para el cargo electivo que interesa ocupar. Precisamente, se trata del mismo caballero que la gente del litoral occidental le ve el rostro cada cuatro años. Dicho sea de paso, se ha postulado varias veces para alcalde de su pueblo, por lo parece  haber quedado inmune a las derrotas.

Tal vez desea imitar al gran puertorriqueño Don Luis A. Ferré, quien logró ganar la gobernación de Puerto Rico, luego de cuatro intentos fallidos. Gracias a la pugna política que en el 1968, dividió a las huestes del Partido Popular Democrático y a la fundación del PNP por el señor Ferré, tuvo lugar la victoria del recordado lider de la estadidad. Finalmente, don Luis A. Ferré gobernó la isla durante el cuatrienio del 68 al 72.

Dicho esto cabe aclarar, que no todos los días surgen líderes de la categoría de aquel excelente industrial y filántropo ponceño.

En el caso que nos ocupa, se trata del mismo señor que no ha podido conseguir que un allegado suyo, dueño de un establecimiento comercial, permita que los conductores estacionen sus autos sobre la acera, poniendo en riesgo la seguridad de niños y ancianos.

Indudablemente, un lider que no puede orientar a los suyos sobre la obediencia a las leyes, carece de la fuera moral para pretender dirigir a un pueblo. Por último, ser lider no es trabajar por un dólar al mes, y menos cuando se recibe una buena pensión como retirado del gobierno.

Por ahora no vamos a ofrecer su identidad…pero si le cae el sayo que se lo ponga.

Que el Banco Popular quiere imponer seguro a la «cañona»

 

Sin tomar en consideración que muchos dueños de residencias no tienen la capacidad económica para enfentar una nueva carga a su bolsillo, el Banco Popular de Puerto Rico, está enviando cartas a sus clientes hipotecarios para exigirles la compra de un seguro para casos de inundación, que garantice el dinero  que la persona le adeuda a esa institución bancaria. Lo interesante de todo es que el mencionado banco pretende que la gente adquiera dicho seguro en determinada casa aseguradora, que según trascendió, es también su cliente.

Tras aducir que la póliza de inundación es una disposición federal «vigente desde el 2007», el Banco Popular exige que dentro de un término de 45 días, el cliente hipotecario obtenga el seguro, o ellos lo impondrán en protección de sus intereses. Un vecino de la urbanización La Monserrate de Hormigueros, quien le paga hipoteca mensual a dicho banco, se encuentra contra la espada y la pared, ante las exigencias del Banco Popular.

Después de 32 años de haberse finalizado la construcción de la mencionada urbanización, ahora se le ocurre a alguien decir que el lugar es zona propensa a inundaciones  «AE». En la zona denominada «AE» podría ocurrir una inundación grave en los próximos cien años.

En estos momentos cuando  los dueños de viviendas apenas tienen dinero para costear los pagos de hipoteca, luz, agua y otras utilidades, el Banco Popular amenaza con imponer una carga onerosa a través del seguro que pretenden que los clientes adquieran «a la cañona».

Autoridades aclaran pormenores de accidente de tránsito ocurrido en sucursal bancaria

Al reiterar que se trató de un hecho accidental, la Policía aclaró que un vehiculo que se estrelló el sábado contra la antigua sucursal del Westernbank en el Mayagüez Mall, era manejado por una dama que perdió el control del volante mientras intentaba aparcarse frente al local que ahora ocupa el Banco Popular. «No existe vínculo alguno entre la persona involucrada en el choque y los hechos de violencia surgidos frente al Mayaguez Mall», explicó la fuente policial.
Dos hombres fueron ultimados a tiros ese día a corta distancia del conocido Centro Comercial,en otro incidente que aún investigan el CIC y fiscales de Mayaguez.
En el caso de la colisión, la conductora no identificada no resultó herida ni tampoco el caballero que la acompañaba. Aparte del susto y los daños causados a la sucursal del Banco Popular, ningún cliente ni empleados de la institución salieron lesionados.

La reflexión del día

 

El error de algunas personas es llegar a creer lo que nadie creería. El mentiroso es como el coyote rival del «correcaminos», siempre cae en su propia trampa.

Cuando es impuesto real es el 22 por ciento y no el 7.

Por Julio Víctor Ramírez, Sr.

Editor-Revista La Calle Digital

Ahora cuando funcionarios del gobierno hablan sobre las bondades de pagar el IVU del siete por ciento, como uno de los mecanismos para mejorar las finanzas del país, decenas de comerciantes se han visto forzados a cerrar operaciones y otros estudian la posibilidad de clausurar las puertas de sus negocios y marcharse de Puerto Rico. No es mentira decir que nuestra isla tiene uno de los sistemas contributivos más injustos de la nación nortteamericana y sus territorios.

Es un cuento de caminos decirle al pueblo que con el llamado IVU del siete por ciento y su nuevo carnal el «IVU Loto», la isla disfruta de una mejor situación económica donde las oportunidades de empleo crecen como el matojo.Sabido es, que los puestos de trabajo creados recientemente, solo alcanzan a un grupo de privilegiados, afectos al gobierno de turno.

Los que ahora respaldan a capa y espada la permanencia del 7 por ciento, son los mismos que criticaron a las administraciones gubernamentales anteriores. Lo malo de ayer para los puertorriqueños,es ahora la solución mágica que está llenando los bolsillos de los grandes intereses.

Si al IVU del siete, le adicionamos el 15 por ciento que el cliente viene obligado a pagar en restaurantes y negocios donde el público es atendido en las mesas, entonces la historia del impuesto se «encarama» hasta un 22 por ciento.

Entiendo que alguien ripostará diciendo, » que si no quiere pagar ese 15 %, pues no acuda a lugares de caché». Aparte de eso en muchos de esos establecimientos es práctica obligatoria pagar el siete y el 15 por ciento, ya que los muy listos lo incluyen en la factura.

La gente dice..y con sobrada razón que en Puerto Rico, la clase media se encuentra en peligro de extinción y al final solamente habrá sitio para los ricos-ricos y los pobres-pobres. Los primeros seguirán sosteniéndose de su propio patrimonio y a la clase pobre, la continuarán ayudando nuestros «socios de la gran corporación», como diría un respetado radiodifusor.