Alcalde de Cabo Rojo denuncia el cierre de tres cuarteles policíacos en su municipio

CABO ROJO: El alcalde Roberto “Bobby” Ramírez Kurtz denunció el martes, el cierre de tres cuarteles y los traslados de policías que despojarán a Cabo Rojo de unos 50 agentes de la Policía Estatal, alegando que la alta oficialidad policíaca “rechazó sus propuestas para mantenerlos abiertos”.

“El cierre de los cuarteles de la Policía Montada en el sector El Combate y de la División Policíaca de Cabo Rojo ubicada en el centro urbano, así como el traslado de la División de Drogas al municipio de Mayagüez, me fue comunicado oficialmente hoy durante una reunión con el coronel Roberto Rivera, director de la región policíaca del oeste”, informó Ramírez Kurtz.

El alcalde agregó que el teniente coronel Rivera Miranda, comandante de área de la Policía de Mayagüez, le comunicó que las operaciones del cuartel de la Policía, que está en el centro urbano caborrojeño, se trasladarán al cuartel de Puerto Real, que actualmente alberga a la División de Drogas de Cabo Rojo, lo que, según él, dificultará el acceso de los ciudadanos a sus servicios.

“El traslado de los efectivos de la División de Drogas de Cabo Rojo a Mayagüez, reducirá aún más la presencia policial en la ciudad”, sentenció Ramírez Kurtz.

En un comunicado de prensa, el alcalde Ramírez recordó que la Policía Estatal “tiene la responsabilidad constitucional y primaria de proteger vidas y propiedades para mantener la sana convivencia en Puerto Rico; pero principalmente en municipios como Cabo Rojo, con una población permanente de 50 mil personas, además de los miles de visitantes en temporada veraniega, esparcidos en una extensión territorial de 72 millas cuadradas y 27 millas de costa, sexto pueblo con mayor extensión territorial de la Isla”.

Ramírez Kurtz dijo que solicitó una reconsideración de la decisión para el cierre de los cuarteles y que reiteró al teniente coronel Rivera su propuesta mantener abierto el destacamento policíaco de la concurrida comunidad de El Combate, mediante el traslado de sus agentes al cuartel de la Policía Municipal, sin costo alguno.

“Al enterarme que dichos efectivos serían asignados a FURA, enfaticé que el cuartel municipal de El Combate sería el más conveniente para ellos por estar ubicado frente a la playa, con facilidades de estacionamiento y atracadero de embarcaciones, entre otras”, declaró.

Según la oficialidad policíaca, el cierre de cuarteles y el traslado de agentes destacados en Cabo Rojo, responde a la reforma de la Policía Estatal, impuesta por la Corte Federal del Distrito de Puerto Rico y los recortes presupuestarios de la Junta de Supervisión Fiscal.

El alcalde expresó que los cierres de cuarteles y traslado de policías estatales dejarán sin seguridad a miles de residentes, alegando que muchos se han mudado a Cabo Rojo por la seguridad y calidad de vida que encuentran en ese pueblo del suroeste.