Alcalde de Cabo Rojo denuncia recortes en asignaciones, cierre de cuarteles policíacos y oficinas del gobierno central

CABO ROJO: El alcalde Roberto “Bobby” Ramírez Kurtz denunció el lunes que Cabo Rojo sufre el cierre de tres cuarteles policíacos y de múltiples instalaciones del Gobierno Central, además de recortes en asignaciones del fondo general y la ausencia total de fondos legislativos.

“Los municipios son el primer contacto que tienen los ciudadanos con un gobierno; son los municipios los que extienden la primera mano y brindan la primera ayuda ante cualquier adversidad que ponga en peligro la vida y la seguridad de nuestras familias”, afirmó Ramírez Kurtz al ofrecer ante la Legislatura Municipal su Informe de Finanzas y Actividades Administrativas para el pasado año fiscal 2017-2018.

El primer ejecutivo caborrojeño recordó que todo comenzó con el cierre de la oficina de servicios de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) para luego continuar con el cierre de la Colecturía del Departamento de Hacienda, la Oficina del Registro Demográfico y siete escuelas del Departamento de Educación.

“A estos cierres también se suman otros factores como las cancelaciones de los convenios de mantenimiento de carreteras y de escuelas, así como también estamos recibiendo un impacto económico negativo al mantenerse cerradas las cabañas e instalaciones del Centro Vacacional y Balneario de Boquerón. Como si eso no fuera suficiente, ahora también sufrimos el cierre de tres Cuarteles de la Policía Estatal”, agregó.

En su mensaje, Ramírez Kurtz indicó que Cabo Rojo sufre, además, los recortes en asignaciones del fondo general del Gobierno Central, lo que reduce los recursos disponibles para prestar servicios directos al pueblo; así como la ausencia total de asignaciones legislativas para obras y mantenimiento de carreteras, facilidades e infraestructura.

“El paso del huracán María permitió que nos diéramos cuenta de por qué los servicios no pueden estar centralizados en el Gobierno Estatal. Les invito a ayudar a otros para que entiendan la importancia de contar con un gobierno municipal que le responda de manera directa a su gente, que este accesible y cercano a los problemas de cada ciudadano. Los extraordinarios eventos vividos con el huracán en el año 2017, no eximen a los municipios de su función principal, por lo que a pesar de los trabajos añadidos tras el paso de la emergencia, nuestras dependencias municipales continuaron realizando las labores de servicio tradicionales y necesarias en nuestro Municipio”, aseguró Ramírez.

Sobre las finanzas del Gobierno Municipal, Ramírez Kurtz sostuvo que el informe de este año, junto a los resultados de los estados financieros del pasado año 2016-2017, es reflejo de las gestiones administrativas de control de gastos. “Pero muy a pesar de esto, aún estamos lejos de eliminar la deficiencia a la que había sido llevado nuestro municipio”, dijo.

Añadió que los informes municipales de Liquidación Presupuestaria no contemplan situaciones particulares como son los pagos de las deudas y los préstamos, el cierre del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), la eliminación de aportaciones del Gobierno Estatal y los gastos de la emergencia que aun FEMA no ha rembolsado. “Estas situaciones también tienen un efecto perjudicial sobre las finanzas de los municipios”.

A modo de ejemplo, Ramírez Kurtz informó que los recaudos municipales sufrieron una reducción, evidentemente afectados por los recortes en las transferencias del Gobierno Central y por los estragos del Huracán María, durante el año fiscal 2017-2018.

Por otro lado, el Alcalde denunció los atrasos en el pago de $6 millones 600 mil que FEMA adeuda al Municipio de Cabo Rojo por concepto de la prevención, seguridad, asistencia, remoción y disposición de escombros antes y después del paso del huracán; así como las dificultades que enfrenta el Municipio en el pago de las reclamaciones a las aseguradoras privadas por los daños de María a instalaciones municipales.

“El Municipio, al igual que la empresa privada y los residentes, estamos sufriendo los procesos de evaluación de daños a propiedades que están siendo implantados por las aseguradoras. Nuestro compromiso es que esta administración continuará esforzándose para que Cabo Rojo reciba la cantidad total de fondos a los cuales tiene derecho. No queremos un solo dólar de más, pero tampoco aceptaremos un solo dólar de menos”, sentenció el alcalde Ramírez Kurtz.

Sobre FEMA, explicó que “el gasto total incurrido asciende a $10 millones sobre los que tienen derecho a rembolso, y de los han recibido apenas $3 millones 400 mil.

Ramírez Kurtz responsabiliza por el atraso al proceso mediante el que FEMA envía los fondos al Gobierno Central y no directamente a los municipios, por lo que éstos deben esperar a que se realicen las evaluaciones de auditoria sobre las labores realizadas, antes que se los transfieran.

Por otro lado, el Primer Ejecutivo indicó que como parte de los esfuerzos de recuperación, se reactivaron los planes de trabajo en las áreas de Turismo y de Recreación y Deportes para continuar fortaleciendo nuestro énfasis de promoción como destino y el desarrollo de nuestros jóvenes en un ambiente basado en el lema cuerpo sano mente sana.

De igual modo, sostuvo que gracias a las gestiones de la Policía Municipal, Cabo Rojo goza de su reputación de Ciudad Segura.

“Aunque las acciones del Gobierno Estatal amenacen con quitarnos esa seguridad cerrando tres cuarteles policíacos y llevándose 50 efectivos, sabemos que nuestros policías municipales lucharán con o sin ayuda del Estado para que sigamos viviendo en una ciudad segura y de orden”, indicó.

Alcalde de Cabo Rojo denuncia el cierre de tres cuarteles policíacos en su municipio

CABO ROJO: El alcalde Roberto “Bobby” Ramírez Kurtz denunció el martes, el cierre de tres cuarteles y los traslados de policías que despojarán a Cabo Rojo de unos 50 agentes de la Policía Estatal, alegando que la alta oficialidad policíaca “rechazó sus propuestas para mantenerlos abiertos”.

“El cierre de los cuarteles de la Policía Montada en el sector El Combate y de la División Policíaca de Cabo Rojo ubicada en el centro urbano, así como el traslado de la División de Drogas al municipio de Mayagüez, me fue comunicado oficialmente hoy durante una reunión con el coronel Roberto Rivera, director de la región policíaca del oeste”, informó Ramírez Kurtz.

El alcalde agregó que el teniente coronel Rivera Miranda, comandante de área de la Policía de Mayagüez, le comunicó que las operaciones del cuartel de la Policía, que está en el centro urbano caborrojeño, se trasladarán al cuartel de Puerto Real, que actualmente alberga a la División de Drogas de Cabo Rojo, lo que, según él, dificultará el acceso de los ciudadanos a sus servicios.

“El traslado de los efectivos de la División de Drogas de Cabo Rojo a Mayagüez, reducirá aún más la presencia policial en la ciudad”, sentenció Ramírez Kurtz.

En un comunicado de prensa, el alcalde Ramírez recordó que la Policía Estatal “tiene la responsabilidad constitucional y primaria de proteger vidas y propiedades para mantener la sana convivencia en Puerto Rico; pero principalmente en municipios como Cabo Rojo, con una población permanente de 50 mil personas, además de los miles de visitantes en temporada veraniega, esparcidos en una extensión territorial de 72 millas cuadradas y 27 millas de costa, sexto pueblo con mayor extensión territorial de la Isla”.

Ramírez Kurtz dijo que solicitó una reconsideración de la decisión para el cierre de los cuarteles y que reiteró al teniente coronel Rivera su propuesta mantener abierto el destacamento policíaco de la concurrida comunidad de El Combate, mediante el traslado de sus agentes al cuartel de la Policía Municipal, sin costo alguno.

“Al enterarme que dichos efectivos serían asignados a FURA, enfaticé que el cuartel municipal de El Combate sería el más conveniente para ellos por estar ubicado frente a la playa, con facilidades de estacionamiento y atracadero de embarcaciones, entre otras”, declaró.

Según la oficialidad policíaca, el cierre de cuarteles y el traslado de agentes destacados en Cabo Rojo, responde a la reforma de la Policía Estatal, impuesta por la Corte Federal del Distrito de Puerto Rico y los recortes presupuestarios de la Junta de Supervisión Fiscal.

El alcalde expresó que los cierres de cuarteles y traslado de policías estatales dejarán sin seguridad a miles de residentes, alegando que muchos se han mudado a Cabo Rojo por la seguridad y calidad de vida que encuentran en ese pueblo del suroeste.