“Hay que vivir con ellas”… Extendidas las boas constrictor por el Oeste y el resto de la Isla (Fotos y vídeo)

MAYAGÜEZ: La Boa Constrictor llegó para quedarse y hay que acostumbrarse a vivir con ellas, debido a que prácticamente se ha propagado por casi toda la Isla, viéndose casi comúnmente en la región occidental de Puerto Rico, particularmente en la Sultana del Oeste.

“También es fácil encontrarlas en Añasco, en Las Marías; en Cabo Rojo también aparecen muchas; en San Germán también; y de forma interesante, hay compañeros del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) que han trabajado con esta boa, que han encontrado que el reptil tiene un patrón de distribución que sigue la carretera PR-2. Eso puede ser que literalmente la calle sea una barrera y que intenten no cruzar la autopista. Siguen arrastrándose a favor de la carretera, pues los animales hacen eso. O puede ser también, que literalmente la boa se haya metido dentro de un carro, y el carro la movió de un lugar a otro”, explicó durante una entrevista radial (Con Base y Fundamento – WKJB 710), el doctor Carlos César Martínez Rivera, un biólogo mayagüezano, experto en anfibios y reptiles que labora para el Zoológico de Filadelfia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las fotos y el vídeo que ilustran este reportaje documentan el hallazgo es días recientes de un espécimen juvenil, en el sector Cuba de Mayagüez.

Según el doctor Martínez Rivera, en Puerto Rico se encuentra introducida la Boa Constrictor y probablemente está también la Boa Imperator, así como posibles híbridos de ambas.

“Se sabe que la Boa Constrictor entró a nuestro ambiente natural tras un acto de vandalismo en el Jardín Zoológico de Puerto Rico Dr. Juan A. Rivero en Mayagüez. La población registrada en la isla alrededor de Mayagüez tiene origen genérico en Colombia y está ampliamente representada en zoológicos y colecciones privadas de Norte América. La Boa Imperator se ha registrado como mascota en la isla y se presume que pueda estar presente en el ambiente natural producto de mascotas ilegales escapadas o liberadas y que estas se hayan unido a la población en la Isla”, comentó el doctor Martínez Rivera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las boas constrictor miden hasta 13 pies de largo, dependiendo de la subespecie y el sexo del animal, siendo las hembras normalmente mayores que los machos. El mayor ejemplar en cautividad es una hembra de 18 pies de Surinam, que se encuentra en el Zoológico de San Diego.

Son animales solitarios y nocturnos. Pasan el día escondidas entre las ramas de los árboles o en algún tronco hueco y salen a cazar al caer la noche. Les gusta trepar a los árboles y tender desde allí emboscadas a sus presas. También baja al suelo con frecuencia en busca de agua y es buena nadadora.

Debido a su mala visión, depende de sus escamas termosensibles (fosetas labiales) para detectar a sus presas.

Las boas constrictor actualmente comparten hábitat con la boa puertorriqueña.