Proyecto Dignidad acusa al Gobierno de echarle la culpa a la gente por la propagación del COVID

REDACCIÓN: El candidato a la gobernación por el Proyecto Dignidad, doctor César Vázquez Muñiz, dijo que “asustar a la gente con el encierro, multas, limitar derechos sin evidencia, amenazar con el cierre de negocios e iglesias no es un buen sistema para enfrentar la pandemia”, que tiempo que dijo que “el gobierno pide responsabilidad a los ciudadanos, empresas e Iglesias, pero no asume la suya”.

“El gobierno nos dice qué hacer, mientras tanto no hace lo que tiene que hacer. Se puede hacer campaña política irresponsable, pero no se puede abrir una empresa, ir a la escuela o adorar a Dios responsablemente. Esa ha sido la estrategia del gobierno y la misma no funciona. No funciona porque con ellas el gobierno le huye a su responsabilidad de ser un facilitador en la dirección del proceso de aprender a vivir con la pandemia con sensibilidad, educación, ciencia y un sistema de control eficiente”, expresó Vázquez Muñiz en declaraciones escritas.

“Puerto Rico no puede darse el lujo de seguir bajo el mando de un Gobierno cuya única solución para vivir con el COVID-19 es asustar a sus ciudadanos con el encierro.  Los puertorriqueños tenemos la capacidad de gobernarnos mejor”, puntualizó Vázquez Muñiz.

Según Vázquez, el gobierno ha renunciado a implementar tres medidas fundamentales, que, como especialista en la salud, el también presidente del Proyecto Dignidad hubiese implementado desde hace más de tres meses y que hubieran colocado a Puerto Rico en uno de los lugares de mayor cuidado a la ciudadanía en la región del Caribe.

Estas son:

  • Llevar a cabo estudios científicos que nos permitan conocer que conductas sociales provocan contagios y cuáles no a base de nuestra cultura y conducta; esto incluiría el desarrollo de un sistema de información confiable y actualizado que incluya a todos los sectores de la salud para tener una idea en tiempo real de cómo estamos afectados.
  • El sistema de “contact tracing” o rastreo efectivo de los resultados positivos y sus entornos liderado por los más destacados expertos del país;
  • Educar de manera efectiva a la gente a base de la información recopilada por los estudios y por el “contact tracing”.

“Debimos haber estado preparados para implementar esas medidas de inmediato, pero un sistema de salud politizado lo impidió.  No obstante, esas órdenes ejecutivas hoy son la evidencia más clara de un Gobierno que no han sabido administrar con sensibilidad educación, ciencia y un sistema de control eficiente durante la pandemia”, dijo.

Por su parte, la candidata a comisionado residente en Washington, Ada Norah Henríquez, afirmó que un tope de capacidad no mayor de un 25 por ciento en las iglesias no es aceptable, cuando no se tiene los datos que demuestran que las iglesias son un foco de infección.

“Restringir valores primordiales de la libertad del ser humano, parte esencial de lo que es la vida, la familia, la comunidad y el bienestar común, es que la gente pueda ejercer libremente su derecho a celebrar sus servicios religiosos con el cuidado y medidas que se están llevando a cabo. El gobierno tiene que entender que tendremos la pandemia por los próximos meses y posiblemente años, nosotros no podemos continuar cerrando a Puerto Rico. Nos toca educar a nuestra gente a vivir con la pandemia. El cierre total no educa a nadie”, indicó Henríquez.