No es asunto de cantidad, lo importante es la calidad

Este próximo 19 de agosto, los electores puertorriqueños acudirán nuevamente a los colegios electorales para participar del Referéndum sobre enmiendas a la Constitución tendiente a reducir el número de miembros de la Asamblea Legislativa y de otra parte, enmendar la Carta Magna de la isla para limitar el derecho a la fianza en 6 delitos de naturaleza grave. En cuanto a la Enmienda para bajar la plantilla de legisladores, la misma no mide aspectos como productividad, servicio a los constituyentes y el compromiso que debe tener cada uno de los miembros de la Asamblea Legislativa con los pueblos o distritos que representan.

De aprobarse dicha Enmienda, el número de legisladores se reduciría de los 78 que laboran actualmente en el Capitolio a unos 56 miembros. En el caso del Senado de Puerto Rico, la reducción de legisladores sería de 27 a 17 escaños y en la Cámara de Representantes de 51 que son ahora a 39, de aprobarse la Enmienda constitucional.

Por otro lado, los distritos senatoriales aumentarían de los ocho actuales a 11, pero los distritos representativos quedarían reducidos de 40 a 33. En lo referente al partido, o partidos de minoría, que deberá tener el Senado, los mismos bajarán de los 9 actuales a seis, y en la Cámara de Representantes de 17 a 13 escaños.

Cada senador de distrito asumiría la representación de un distrito senatorial y cada representante de distrito, un distrito representativo. De otra parte, cada distrito senatorial estaría conformado por tres (3) distritos representativos. Aquellos electores interesados en la mencionada Enmienda constitucional tendrán la opción de votar SI o NO.

Examinado de primera intención luce interesante llevar a cabo la reducción en el número de integrantes de la Cámara y el Senado. Sin embargo y en opinión de personas entrevistadas por La Calle Digital, el problema no estriba en si son más o menos los legisladores del pueblo. Lo que sí resulta de medular importancia para el electorado  es el compromiso y la calidad de la gente que enviamos a la Legislatura. Además, quién le garantiza al Pueblo que a menor número de miembros de Cámara y Senado, se reduzcan los gastos millonarios en la Legislatura, concernientes a dietas, uso de autos, asesores y otras misas sueltas.

No obstante, entendemos prudente que por virtud de ley se reduzcan las dietas de los legisladores y que estos se ajusten a vivir como cualquier asalariado. También se les tiene que exigir que anualmente rindan un informe a su distrito sobre el trabajo realizado de propia iniciativa, excluyendo, saludos, proclamas de felicitación y viajes innecesarios pagados con fondos públicos.

Por último y no menos importante, tengamos todos presente que a menos legisladores en Cámara y Senado, los que prevalezcan van a exigir un salario mayor, más asesores y más personal en las oficinas, so pretexto de que ahora tendrán  más trabajo. El domingo 19 de agosto vote como le dicte su conciencia. En Cámara y Senado hay un grupo de buenos legisladores; pero también los hay ineficientes y mediocres que jamás debieron pisar el Capitolio. La ola triunfadora de Fortuño cargó con buenos y malos, dejando a su paso algunos “bayaos”.

Ex gobernador Pedro Rosselló aboga por derecho a la salud

MAYAGUEZ: El ex gobernador Pedro Rosselló González, a quien se le atribuye la implementación de la llamada  Reforma Salud en la isla, mediante la expedición de la famosa ” tarjetita” que lleva su nombre, abogó aquí sobre el derecho de todos los puertorriqueños a gozar de servicios médicos de excelencia y sin temor a que surja una administración de gobierno que decida eliminar el programa.  Rosselló González, del Partido Nuevo Progresista, defendió la salud “como un derecho constitucional” y no como una mera  ley que puede cambiarse fácilmente.

El doctor Rosselló, quien gobernó a Puerto Rico por dos cuatrienios, recomienda que los servicios de salud en la isla sean pagados directamente por el Gobierno a los proveedores, sin que haya intermediarios. Esto, a su opinión, abarataría costos y un mayor control del presupuesto para esos fines.

Rosselló González, sugiere que los servicios de salud en nuestra isla, partan de modelos exitosos como los que operan actualmente en Canadá, Alemania y otros lugares del mundo. El galeno no le restó méritos al programa de Salud que impera en Puerto Rico, pero indicó que se puede mejorar a través de transformarlo en  un derecho constitucional que proteja a todo el pueblo.