¿Cómo saber si en su vecindario vive un ofensor sexual?

Registro Ofensores Sexuales-Policiav wm

Como un servicio a la comunidad de LA CALLE Digital, compartimos el enlace al “Registro de Personas Convictas por Delitos Sexuales y Abuso Contra Menores de Puerto Rico”. Lamentablemente muchas personas en la Isla, desconocen el hecho de que puede existir la probabilidad de que en su vecindario pueda residir una persona convicta por estos delitos.

Estos individuos tienen la obligación de registrarse en ese listado.

El Departamento de Justicia de Puerto Rico aprobó un reglamento que establece los deberes y obligaciones, tanto de las agencias de orden público, como de las personas convictas.

“Ante el peligro de reincidencia en la comisión de delitos que implican crímenes sexuales violentos o que constituyen abuso contra menores, y por el riesgo que puede representar una persona que sufre de una enfermedad o desorden mental de índole sexual, existe la necesidad de que tanto las agencias del orden público, como la comunidad, conozcan el paradero de aquellas personas que han sido convictas de delitos de esa naturaleza”, reza textualmente parte del propósito del Reglamento aprobado a esos fines por el Departamento de Justicia.

Se establece claramente que la persona ofensora sexual tendrá que registrarse y mantener su información actualizada en la Comandancia de la Policía de la jurisdicción donde mantenga su residencia. De darse el caso que la persona ofensora sexual trabaje o estudie fuera de la jurisdicción de Puerto Rico, deberá registrarse en el estado o territorio de los Estados Unidos de América en el que estudie o trabaje.

Este es el enlace de Internet al Registro de Ofensores Sexuales de Puerto Rico.

Llega anoche a Puerto Rico Jorge De Castro Font para terminar de cumplir su condena

El exsenador Jorge De Castro Font llegó anoche a Puerto Rico (Foto Internet).

El exsenador Jorge De Castro Font llegó anoche a Puerto Rico (Foto Internet).

SAN JUAN: El exsenador novoprogresista Jorge De Castro Font llegó anoche a la Isla para cumplir lo que le resta de su condena en la jurisdicción local, según lo confirmó en un comunicado de prensa el licenciado José Zayas Cintrón, secretario auxiliar del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR).

“Siguiendo el protocolo establecido en estos casos, De Castro Font llegó junto a personal del Departamento de Corrección y Rehabilitación y será llevado al Centro de Ingreso 705 en el Complejo Correccional de Bayamón para las evaluaciones correspondientes”, se indicó.

Se informó que el procedimiento inicial incluye evaluación médica, completar el expediente mediante entrevista al confinado, lectura de los reglamentos establecidos en las instituciones, el trámite de contacto con sus familiares y la designación de un técnico sociopenal.

Según Corrección, el cómputo final de sentencia que le resta por cumplir en la jurisdicción estatal indica que Jorge De Castro Font terminaría el máximo de la misma en septiembre del 2019 y el mínimo en noviembre del 2015. Para noviembre cualificaría para tramitar su caso en la Junta de Libertad Bajo Palabra.

El cálculo incluye las bonificaciones que obtuvo mientras estuvo preso en una prisión federal. De Castro Font se encontraba confinado en una cárcel federal de Petersburg, en el estado de Virginia. Esta fue una de varias instituciones en las que el exlegislador purgó una condena a nivel federal  de cinco años de prisión y tres años de libertad supervisada, concurrente con una sentencia a nivel local.

“Una vez culminado todo el proceso en el centro de ingreso, que puede tardar varios días, el confinado será trasladado a la institución que corresponda”, se informó.

Se supo que De Castro Font acumuló bonificaciones que redujeron su periodo de confinamiento. Trascendió que el exlegislador impartió clases a sus compañeros de prisión, lo que le ayudó a acortar su condena.

“Además pasó mucho tiempo escribiendo”, comentó una persona allegada a De Castro.

El expresidente de la poderosa Comisión de Reglas y Calendarios del Senado fue sentenciado en mayo del 2011, tras ser convicto de acusaciones de fraude para privar al pueblo de Puerto Rico de servicios honestos y de conspiración por extorsión, al aceptar que entre el 2005 y el 2008 solicitó pagos en efectivo y regalías a cambio de beneficiar a terceros al aprobar proyectos de ley.