En palabras y promesas anunciada rebaja factura de luz

MAYAGUEZ:  A menos de cuatro meses para las elecciones, los abonados de la Autoridad de Energía Eléctrica continúan sin ver la prometida reducción en la factura mensual de la luz, mientras personal de esa corporación pública ha intensificado el corte del  servicio en toda la isla. La Calle Digital advino a conocimiento de un caso ocurrido en la zona oeste, donde empleados de esa agencia le suspendieron el servicio de luz al hogar de  una dama que depende de equipo especial para poder respirar. No obstante los ruegos de la sexagenaria para que le concedieran unos días adicionales en lo que llegaba el cheque del Seguro Social, un empleado de la AEE, procedió a dejarla sin el vital servicio.

Esta situación contrasta con los miles de casos en la isla donde grandes empresas y  residentes de sectores de gran poder económico pagan las facturas de luz y agua cuando les parece.  Según trascendió, en la AEE tienen dos varas para medir a los clientes. En algunas situaciones se le hacen  planes de pago a determinados abonados, mientras se le niega trato igual a los envejecientes y a la clase media pobre.

En el caso de la vecina del litoral oeste, la excusa del empleado de la Autoridad de Energía Eléctrica fue recordarle a la dama, “que ése es su trabajo”.  Mientras  la factura de luz sigue subiendo como la espuma, los consumidores ya no saben dónde ni a quién recurrir. A opinión de muchos sectores del pueblo, el costo de la energía eléctrica en la isla continúa siendo el ” Talón de Aquiles” del actual gobierno.

Palabras y promesas, promesas y palabras, el mismo cuento

Tan reciente como hace varios minutos, el cartero nos hizo entrega de la factura más al día por consumo de energía eléctrica en nuestro hogar. La misma es por la friolera de $460 con 66 centavos, correspondiente a la lectura de los pasados 30 días. Estamos hablando de una vivienda de clase media baja en la que habita una familia de seis personas y no el apartamento lujoso de un condominio de la capital. Les confieso que tiemblo de pies a cabeza cuando abro el sobre que trae la fatídica factura verdosa con el logo de la Autoridad de Energía Eléctrica.

Ya no se trata de abuso ni de atraco contra el bolsillo de un pensionado que solo depende de un ingreso limitado para atender múltiples obligaciones. Ahora estamos hablando de saqueo, explotación y de una manera despiadada de destruir la tranquilidad y calidad de vida de cientos de miles de puertorriqueños.

Para este mes, la factura subió unos $20 adicionales, a pesar de que el precio del barril de petróleo se encuentra en el nivel más bajo de los últimos meses. Sin lugar a dudas, el actual gobierno sigue esquilmando a la clase media en aras de complacer a miles de individuos en esta isla que “olvidan” pagar los servicios esenciales de agua y luz. Como hay gente que le roba al gobierno, el estado siempre halla la manera de recuperar su dinero por algún lado.

Que alguien me diga si no constituye un atropello contra el bolsillo de los envejecientes, facturar todos los meses cantidades exhorbitantes como sucede en nuestro caso.  He aquí el desglose por lo que la AEE llama ” cargos corrientes por venta de electricidad”. Aceptamos como justa una tarifa básica de $75.91 y compra de energía por otros $65.52. Sin embargo, es atropellante, insultante y un  robo descarado que se me facturen $319.23 por la notoria ” compra de combustible”.

Señor Gobernador Luis Fortuño Bursed, continúe su gobierno estrangulando económicamente a la clase media de Puerto Rico y ya nos veremos en noviembre próximo. El pueblo se hartó de palabras y promesas y de promesas y palabras. Cumpla usted sus compromisos.

Cuidado con el uso de las palabras en la redacción de noticias

Aunque no pretendemos alardear de expertos en el difícil campo de la redacción periodística, hoy nos motiva comentar en cuanto a una nota de prensa relacionada a la muerte de un vecino de Hormigueros, que expiró luego de ser atropellado por un equino que era montado por otro residente del mismo pueblo. Por desgracia, el sexagenario que perdió la vida en esas circunstancias, ahora es responsabilizado por cruzar la carretera 345 sin tomar las debidas precauciones.

Si bien el contenido de la nota es el correcto, hay varios aspectos que se deben revisar para beneficio de aquellas personas interesadas en el uso correcto del idioma Español y su aplicación en la redacción diaria de noticias.

El primer lugar,  alguien puede  indicar que un caballo era transportado a bordo de un camión en ruta hacia el Hipódromo Camarero. Sin embargo, no suena bien decir que un hombre “a bordo” de un caballo atropelló a un anciano en una carretera de la isla. El término “a bordo” implica que el jinete iba dentro del animal. Obviamente, sería aceptable si el caballo se lo hubiera tragado.

En este caso lo sensato es decir que el equino montado por fulano de tal, atropelló al hombre de 69 años de edad. Eso de que el caballo “aplastó” a la victima, es un ángulo adicional que no figura en el informe de las autoridades.

De otra parte, es correcto hacer uso del verbo manejar para referirse al control que el jinete debe ejercer en todo momento sobre el animal. Manejar es tener dominio absoluto de las riendas, evitando cualquier percance o accidente.

En muchas oportunidades leemos que los piratas llevaron a cabo el abordaje de un barco en el Océano Indico, tomaron de rehenes a todos los marino que estaban a bordo. Abordaje implica acción violenta, pero  a bordo es el acto de permanecer dentro de la nave.

Aquellos que por décadas hemos laborado para diferentes medios de comunicación, no podemos perder de vista que  la redacción de una noticia no siempre sale pulida ni con la utilización de los términos más correctos. Sin embargo, no cuesta mucho trabajo preguntar o recurrir al diccionario cuando tenemos duda. No olviden, que los lectores exigen más de sus periodistas.