Un “desastre” el mantenimiento de cuarteles de Policía y centros gubernamentales según auditoría del Contralor

REDACCIÓN: La Contraloría de Puerto Rico emitió una opinión sobre las operaciones relacionadas con los servicios de mantenimiento de la propiedad inmueble de la Autoridad de Edificios Públicos (AEP), revelando múltiples deficiencias en la conservación y mantenimiento de la propiedad inmueble de la Autoridad.

En un comunicado de prensa se dijo que en una inspección de 20 edificios, entre otros, escuelas, cuarteles de la Policía y centros de gobierno, hallarn alcantarillas tapadas, verjas deterioradas, portones en el piso y desagües tapados.

Además, las estructuras no tenían fuente de agua y presentaban filtraciones, desprendimientos en los techos, ventanas rotas, hongos y comején.

La auditoría de un hallazgo señala que el director del Área de Conservación y Mantenimiento y los directores regionales, no cumplieron con sus responsabilidades de supervisar las operaciones de mantenimiento, y no velaron por el cumplimiento de las disposiciones contractuales.

Para corroborar la calidad de los servicios, los auditores de la Oficina del Contralor entrevistaron a 22 directores escolares y arrendatarios. Éstos expresaron en general, que el servicio de la Autoridad “no era satisfactorio, se tardaban hasta un mes en prestarlo, los trabajos no fueron supervisados y que tenían solicitudes sin atender”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estas situaciones, propician problemas de salubridad, el deterioro de la propiedad de la Autoridad y ocasionaron la falta de servicios esenciales.

Este cuarto informe de la Autoridad de Edificios Públicos, cubre el periodo del 1 de julio de 2015 al 30 de septiembre de 2018 y está disponible en www.ocpr.gov.pr.

Una situación relacionada se denunció en agosto de 2018 en LA CALLE Digital, sobre la condición de los ascensores que están instalados en el Centro Gubernamental de Mayagüez para darles servicio a las personas con diversidad funcional, que no pueden subir las escaleras que dan acceso a las oficinas que están en los niveles superiores.

En un momento dado se dijo que de las personas que visitan el Centro, muchas son personas mayores e incapacitados, a las que se les imposibilita subir escaleras. En muchas ocasiones el personal tuvo que bajar al primer nivel para poder atenderlos.

Eventualmente, el elevador más nuevo se reparó. No así el más antiguo, pues no se encontró la pieza para arreglarlo.