Federales continúan confiscando productos pirateados “Chinatown”

REDACCIÓN: Muchas personas y pequeñas empresas buscan comprar productos a través de sitios populares en línea, que ofrecen la comodidad de evitar las terribles filas durante de vacaciones navideñas.

La Oficina de San Juan de Operaciones de Campo de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en San Juan anunció el jueves la incautación de 289 envíos de productos pirateados, también conocidos como “Chinatown”, importados a Puerto Rico a través de correo internacional o mensajería previo al periodo navideño.

El precio de venta sugerido por el fabricante (MSRP) estimado de todos los productos falsificados incautados es de $5.3 millones. El valor de la mercancía comprada es de $309,686.

“La compra en línea de imitaciones de productos de alta gama y demanda tiene un impacto en la economía local. La competencia desleal e ilegal disloca la actividad comercial local adecuada, con claros efectos negativos sobre los consumidores locales, los gobiernos y la posible recuperación económica”, indicó Leida Colón, subdirectora de Operaciones de Campo para el Comercio.

Entre la mercancía fraudulenta que incautaron los agentes de CBP encontraron relojes, joyas, bolsos, ropa y gafas de sol que utilizaban ilegalmente marcas conocidas como Google, Rolex, Hublot, Gucci, Louis Vutton, Pandora, Tous y Nike, entre muchas otras.

La fabricación de productos falsificados priva a las empresas legítimas de ingresos, así como a los trabajadores estadounidenses de puestos de trabajo y representa una amenaza para la salud y la seguridad de los consumidores estadounidenses. En muchos casos, el producto de la venta de mercancías falsificadas apoya a otros negocios ilegales e ilícitos.

CBP tiene un programa agresivo de cumplimiento de los Derechos de Propiedad Intelectual (DPI), que apunta y captura las importaciones de productos falsificados y pirateados, y hace cumplir órdenes de exclusión en productos que infringen patentes y otros productos de derechos de propiedad intelectual.

A pesar de estos esfuerzos, Internet ha facilitado la búsqueda, la compra y el envío de artículos desde casi cualquier lugar del mundo. Con una gran demanda de marcas conocidas, muchos proveedores en línea venden productos falsificados en línea, infringiendo los derechos e ingresos de los propietarios de marcas.

La categoría de mercancías con el mayor número de incautaciones por violaciones a derechos de propiedad intelectual continúa siendo la ropa y los accesorios, lo que resultó en aproximadamente el 15 por ciento de todas las incautaciones para el año fiscal 2018.