Representante PNP le exige a Amazon que no “se tarde” con los envíos

MAYAGÜEZ: En lo que atribuyó a “quejas de los consumidores de Puerto Rico sobre los atrasos, muchas veces de meses, en la entrega de mercancía comprada por Internet”, la representante Maricarmen Mas Rodríguez (PNP-Distrito 19) les envió cartas a los ejecutivos de estas empresas solicitándoles que tomen acción para agilizar el proceso, así como “compensar a los ciudadanos que han sufrido por el retraso en las entregas”.

“Puerto Rico no puede estar a lo último de las entregas, como parece ser el caso con plataformas como Amazon.com. Por semanas hemos estado recibiendo muchas quejas de nuestros constituyentes, así como de personas de toda la Isla en referencia a los atrasos en la entrega de mercancía. Muchos casos, esos atrasos son de semanas y meses. Eso es demasiado. Este tipo de plataformas anuncian una fecha estimada de entrega que, sabemos puede correrse varios días, pero jamás dos o tres semanas. Debido a la pandemia, nuestros consumidores se están moviendo a comprar ‘online’ pero estos retrasos no anunciados al momento de comprar tienen un efecto negativo en el pueblo y el mismo se tiene que terminar”, señaló la legisladora en un comunicado de prensa.

Alega la representante Mas que “muchos consumidores pagan por productos anunciados en portales como Amazon.com porque, entre otros factores, existe una promesa de entrega en un día particular. Nuestra gente se abastece con eso en mente y retrasar los mismos por semanas es un abuso. En el caso particular de Amazon.com, ni tan siquiera los artículos promocionados para llegar en días por ser miembro de su servicio Prime, llega a tiempo. Esto se ve en otros portales también, pero el mayor volumen es de Amazon. La empresa tiene que asegurarse que lo que anuncia lo cumple y tiene que desarrollar e implementa, a la mayor brevedad posible, un programa de compensación a personas que no reciben su mercancía a tiempo y que luego se ven forzados en cancelar las ordenes porque tuvieron que adquirir esos bienes en otro lugar”.

En su comunicado, Mas citó estudios de Adobe Analytics indicando que las ventas por Internet en los Estados Unidos, incluyendo a Puerto Rico, han aumentado en un 55 por ciento desde mediados de marzo 2020, cuando se declaró la pandemia de COVID-19.

Mas Rodríguez destacó el esfuerzo que está haciendo los empleados del Servicio Postal de los Estados Unidos en Puerto Rico, así como lo de los otros sistemas de entregas, pero recalcó que la culpa recae en las promesas erróneas que mercadean “online stores”; una práctica que, según ella, se tiene que erradicar.

“Espero que el señor Jeff Bezos, presidente de Amazon, así como los líderes de las otras empresas de venta de bienes por Internet, tomen cartas en el asunto y le den la prioridad que Puerto Rico merece. Basta ya de anunciar una fecha y llegar meses después, las necesidades se tienen en el momento, no a semanas luego. Puerto Rico se merece un mejor trato”, terminó Mas.

Federales continúan confiscando productos pirateados “Chinatown”

REDACCIÓN: Muchas personas y pequeñas empresas buscan comprar productos a través de sitios populares en línea, que ofrecen la comodidad de evitar las terribles filas durante de vacaciones navideñas.

La Oficina de San Juan de Operaciones de Campo de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en San Juan anunció el jueves la incautación de 289 envíos de productos pirateados, también conocidos como “Chinatown”, importados a Puerto Rico a través de correo internacional o mensajería previo al periodo navideño.

El precio de venta sugerido por el fabricante (MSRP) estimado de todos los productos falsificados incautados es de $5.3 millones. El valor de la mercancía comprada es de $309,686.

“La compra en línea de imitaciones de productos de alta gama y demanda tiene un impacto en la economía local. La competencia desleal e ilegal disloca la actividad comercial local adecuada, con claros efectos negativos sobre los consumidores locales, los gobiernos y la posible recuperación económica”, indicó Leida Colón, subdirectora de Operaciones de Campo para el Comercio.

Entre la mercancía fraudulenta que incautaron los agentes de CBP encontraron relojes, joyas, bolsos, ropa y gafas de sol que utilizaban ilegalmente marcas conocidas como Google, Rolex, Hublot, Gucci, Louis Vutton, Pandora, Tous y Nike, entre muchas otras.

La fabricación de productos falsificados priva a las empresas legítimas de ingresos, así como a los trabajadores estadounidenses de puestos de trabajo y representa una amenaza para la salud y la seguridad de los consumidores estadounidenses. En muchos casos, el producto de la venta de mercancías falsificadas apoya a otros negocios ilegales e ilícitos.

CBP tiene un programa agresivo de cumplimiento de los Derechos de Propiedad Intelectual (DPI), que apunta y captura las importaciones de productos falsificados y pirateados, y hace cumplir órdenes de exclusión en productos que infringen patentes y otros productos de derechos de propiedad intelectual.

A pesar de estos esfuerzos, Internet ha facilitado la búsqueda, la compra y el envío de artículos desde casi cualquier lugar del mundo. Con una gran demanda de marcas conocidas, muchos proveedores en línea venden productos falsificados en línea, infringiendo los derechos e ingresos de los propietarios de marcas.

La categoría de mercancías con el mayor número de incautaciones por violaciones a derechos de propiedad intelectual continúa siendo la ropa y los accesorios, lo que resultó en aproximadamente el 15 por ciento de todas las incautaciones para el año fiscal 2018.