El asqueante caso del convicto exjuez Manuel Acevedo Hernández

Manuel Acevedo Hernández, convicto por corrupción judicial (Archivo).

Manuel Acevedo Hernández, convicto por corrupción judicial (Archivo).

Por: Julio Víctor Ramírez, hijo

Un jurado encontró culpable por corrupción al exjuez Manuel Acevedo Hernández, a quien se le acusaba de haber aceptado sobornos, regalos y favores, a cambio de absolver de un caso de homicidio negligente al notorio contable Lutgardo Acevedo, por la muerte del guardia de seguridad Félix Babilonia, en medio de un accidente de tránsito ocurrido en junio del 2012, en Moca.

Estuvimos pendientes de los acontecimientos relacionados con el proceso, prácticamente desde el “Día 1”, cuando luego del arresto del contador Acevedo por las autoridades federales, la residencia del entonces “intocable” juez Acevedo Hernández, localizada en la carretera 459 de Aguadilla, fue sorpresivamente allanada por el FBI.

La pregunta que nos hacemos: ¿Cómo un juez con tantos años en la judicatura, cayó tan bajo?

No estamos hablando de un juez de reciente nombramiento, que pueda llevar un par de años vistiendo la toga negra. A quien nos referimos es a un juez que ha tenido en sus manos la libertad de cientos, si no miles, de personas residentes en la región oeste de Puerto Rico desde la década de 1980.

Una persona no se convierte en corrupta de la noche a la mañana.

¿Cuántos inocentes terminaron presos porque no llegaron “al precio” de este sujeto?

¿Cuántos culpables salieron a la calle porque sí llegaron?

Son preguntas que razonablemente llegan a nuestra mente luego de escuchar el contenido de los testimonios que se produjeron en ese juicio.

En lo personal, fuimos testigos hace muchos años de cómo el entonces juez Acevedo Hernández atentó contra la libertad de prensa, cuando puso “bajo las reglas del Tribunal” al veterano periodista Julio Víctor Ramírez Torres, cuando éste estaba a cargo de la redacción del diario El Vocero de Puerto Rico en el Oeste de la Isla.

La intención de Acevedo Hernández era que el periodista Ramírez no escribiera sobre un caso criminal que se estaba ventilando en su sala. Entonces, ese juez intentó, sin éxito, imponer una mordaza sobre lo que se publicaba en torno a ese proceso.

Sin embargo, con el paso de los años el ahora notorio exmagistrado continuó campeando por sus respetos en las regiones judiciales de Mayagüez y, particularmente, Aguadilla, hasta que fue arrestado por las autoridades federales el pasado verano.

Al finalizar el proceso judicial con la convicción de Acevedo Hernández, en el primer caso de corrupción judicial que se dilucida en Puerto Rico, la jefa de la Fiscalía Federal, Rosa Emilia Rodríguez, se mostró complacida con el desenlace del juicio, asegurando que “se le hizo justicia a Félix Babilonia”, aunque dijo que la justicia se le debió haber hecho a Babilonia, “antes y no ahora”.

El guardia de seguridad Babilonia murió en medio de un accidente de tránsito provocado por el contable Lutgardo Acevedo, cuando éste manejaba borracho por una carretera de Moca. El caso fue llevado a la sala de Acevedo Hernández, que lo absolvió a cambio de sobornos, regalos y la promesa de que lo ayudarían a llegar al Tribunal Apelativo, con las influencias políticas del contable Acevedo.

Menos de un año después del final del juicio por homicidio negligente en Aguadilla, los dos Acevedos, son convictos federales…

Pero todavía faltan los que “no sabían” o “no conocían”…