Fallece exagente que le exigió la renuncia a exsuperintendente de la Policía

Por Julio Víctor Ramírez, hijo

HORMIGUEROS: El disgusto y la impotencia que representaba en la vasta mayoría de los miembros de la Policía de Puerto Rico el reciente y cobarde asesinato del entonces sargento Abimael Castro Berrocales, hizo que un solitario agente, desde la patrulla que manejaba, le exigiera a través del sistema de altavoces del vehículo la renuncia al entonces superintendente de la Policía, Emilio Díaz Colón.

Ese solitario agente se llamaba Harold Alexander Ortiz Cruz, quien para esa época estaba asignado al distrito policíaco de Hormigueros.

La situación se produjo frente a la Funeraria Martell, en la calle Post de la Sultana del Oeste, cuando en medio de una entrevista con varios medios que llegaron al lugar durante el velatorio de Castro Berrocales, se oyó cuando Harold le dijo a Díaz Colón, “RENUNCIA”.

La acción acaparó los titulares de la prensa televisiva, radial, escrita y digital.

Como cuestión de hecho, al par de meses del incidente que le costó el trabajo al agente Harold Ortiz, Díaz Colón se tuvo que ir de la Policía ante las críticas de la ciudadanía por su ejecutoria. La opinión general era que el “súper”, al que sus subalternos llamaban “Millo”, estaba totalmente desconectado de la agencia y de lo que estaba pasando en la Isla.

Solicita online o visita alguna de nuestras sucursales en Cabo Rojo, Hormigueros y Sabana Grande.
Ciertas restricciones aplican. Acciones y depósitos asegurados por COSSEC.
www.caborojocoop.com 
787-851-1337

Millo renunció, tal y como dos meses antes, desde su patrulla le había exigido Harold.

Harold murió durante el fin de semana, luego de una larga batalla contra el cáncer.

Tras su expulsión de la Policía, Harold realizó trabajos privados de seguridad y contra viento y marea estableció una compañía de fumigación.

Reproduzco lo que escribí en mi cuenta de Facebook cuando me enteré de la partida física de Harold:

Mis más sinceras condolencias a los familiares, colegas y amigos de que quien en vida fuera el exagente Harold Alexander Ortiz Cruz… Fuimos amigos desde la adolescencia…

Harold tuvo su momento en la historia cuando desde la patrulla que conducía, le dijo por el altavoz al exsuperintendente Emilio «Millo» Díaz Colón que renunciara… Diaz Colón ha pasado a la historia como uno de los peores y más mediocres superintendentes que ha tenido la Policía de Puerto Rico…

«RENUNCIA» le dijo Harold a Millo… Eso fue el día del velorio del teniente Abimael Castro Berrocales, asesinado cobardemente un día de Año Nuevo en la carretera 100 de Cabo Rojo…

Eso le costó el trabajo a Harold, pero nunca dejó de sentirse policía… Y caminó con la frente en alto y con la dignidad que no tuvieron los que provocaron su expulsión de la Uniformada…

José Elías y yo… Toda una trayectoria

Por: David Enrique Miró

En 1994 yo regresé a Puerto Rico luego de vivir tres años en Estados Unidos. Cuando comencé mi maestría en el Colegio de Mayagüez, obtuve privilegios para usar el Internet, por mi grado anterior como ingeniero de computadoras. En las largas horas que uno tenía que estar frente a la computadora, y seleccionando emisoras entre el “wasteland” que es la banda AM en el oeste de Puerto Rico, sintonizo la entonces Zona 1040, emisora de Aguada.

Escucho a este profesor universitario tratando de analizar las noticias locales del Oeste con una minuciosidad que no había escuchado en nuestra área. Le dio por mencionar algún asunto internacional, que -luego me confió- no era su fuerte. Yo, conectado al internet, podía acceder a contenido sobre tópicos que, a veces, nuestros propios medios boricuas eran entonces incapaces, o tenebrosamente selectivos al tratar.

Al final del largo programa, el profesor abrió las líneas telefónicas, algo que él también me confesó que no le gustaba mucho. Usualmente las llamadas tenían muy poco que ver con el tópico que trataba, cosa que le frustraba un poco. Un día me armé de valor, le comenté alguna noticia internacional. A la semana siguiente, hice lo propio con otra. Y a la siguiente, con otra. Y antes de yo colgar, el master control me pidió mi teléfono. José Elías Torres me quería conocer en persona.

Visito Aguada, y José Elías me dice que apreciaba mis intervenciones, que yo revolcaba los teléfonos al llamar (señal de que la audiencia no estaba meramente escuchando por escuchar), y me propuso hacer una columna de comentario semanal. Yo no sabía hacer radio; hablaba muy rápido, y mi déficit de atención hacía de las suyas. José Elías me recomendó que hablara de forma pausada, pero que siguiera diciendo lo que tuviera que decir.

El profesor era maestro de historia, en escuela superior y en universidad. No era una personalidad en busca de audiencia, sino un estudioso que tenía como misión formar mentes y hacer a la gente pensar. Siempre decía que trataba de exponer a la gente a todas las aristas de una noticia, con tal que la gente, y cito, “llegara a sus propias conclusiones.” Siempre era el caso. Es cierto que a veces les daba su sesgo, pero era bien fácil simpatizar con ese sesgo: la capital del país tiene olvidada al Oeste, a todo lo que fuera lejos del área Metro; los políticos son muy dados al histrionismo, a la falsedad intelectual, y la mejor forma se exponer esa falsedad intelectual era dándoles cuerda para que se explicaran.

Solicita online o visita alguna de nuestras sucursales en Cabo Rojo, Hormigueros y Sabana Grande.
Ciertas restricciones aplican. Acciones y depósitos asegurados por COSSEC.
www.caborojocoop.com 
787-851-1337

Una métrica que él usaba era sobre “cuánto aceite en la lumbre” podía tener su interlocutor en la cabeza. En muchos casos, era poca. En otros, como en los casos de Rafael “Churumba” Cordero, don Rafael Cancel Miranda, y curiosamente, Pedro Rosselló González (a quien José Elías podía entrevistar y hacer que se sintiera cómodo frente al micrófono, algo que casi nunca pasaba en nuestros medios), el producto radial era exquisito. Buena radio. Con pinceladas de humor, drama, a veces confrontaciones. Siempre respetuosas. Y siempre, pausadas.

Al poco tiempo, se le ocurre a José Elías ponerme en un panel de discusión política, el típico panel dividido entre las tres eternas ideologías boricuas. Yo le dije que solo accedía si me dejaba ser totalmente independiente. Yo le dije que no quería ser parte de un “circo de tres pistas,” roja, azul y verde. Le encantó la frase. La usó hasta poco antes de fallecer.

Me ofrecí a hacerle producción radial. Programas especiales, una vez al mes más o menos. El Colegio descubrió mi consumo exagerado de “bandwidth,” y me quitó la cuenta. José Elías consiguió, por intercambio, que me dieran gratis un servicio de “dial up” que era un lujo en aquel entonces. E hicimos radio que, hoy día, es común, pero que entonces rompió esquemas en el país entero. Me acuerdo de la vez que me dio por expandir sobre una noticia donde se estaban empezando a rascar las bases de lo que hoy día era el “Deep Net”, aquellos lugares donde el contenido al que se podía acceder estaba al margen de la ley. Encontré unos recetarios anarquistas en un servidor de una universidad en Pennsylvania que, cuando los mencionamos, hizo que el cuadro de Zona 1040 casi reventara. Era obvio que, lo que vemos hoy día como fuentes de contenido viral, a diario, eran muy escasas entonces.

Comienza su peregrinación por emisoras del Oeste. Era claro que los dueños de emisoras tenían sus agendas, y que el profesor, como contratista independiente, iba en curso de colisionar con esas agendas. El de Zona 1040 era un cristero anexionista, el próximo, un mercader preocupado por sus anunciantes. Al llegar a las emisoras de las Empresas Bechara en Mayagüez, José Elías tuvo la audiencia y la flexibilidad de poder instalar el mismo estilo periodístico pausado, minucioso, detallista, que había ensayado en las emisoras anteriores.

Y a raíz de una investigación que cuadró y divulgó el compañero Julio Víctor, por la cual todavía se comenta lo qué pasó (y no, no tengo la foto), era obvio que WKJB-AM iba a tener un trabucazo por programación local. Si a eso le añadíamos la minuciosidad similar de Johnny Flores Monge en los deportes, y el genio del muy bien recordado Guillermo Martínez Machado en sus comentarios jocosos sobre el mundo, era de esperarse que lo que saliera por esa antena fuera una joya.

Se me ocurre montar una página por internet para el programa de José Elías. La subimos el 1 de agosto de 1995. “Punto de Vista, El Web Page” fue el primer medio de noticias en el WWW en Puerto Rico, precediendo al de END Digital por siete meses. Hacíamos podcasts (la última entrevista en vida a Benjamín Cole fue uno de ellos); poníamos resultados de juegos de los Indios de Mayagüez en tiempo real; comentábamos sobre tormentas y huracanes mucho antes de las galletitas, los chocolates, y el Churumba Weather Channel.

Tuvimos columnistas; el primero fue Benny Frankie Cerezo (que José Elías, que no era muy inclinado a la tecnología en sus inicios, tuvo que coachear para que nos hiciera llegar sus escritos… por fax). Hicimos investigaciones sobre financiamiento de campañas políticas primero que nadie en el país. Nada de eso le subió los humos a la cabeza a él.

Tuvimos que mudarnos a WTIL-AM en tiempos de don Gilbert Mamery, una institución en la radio en Puerto Rico… y cuya familia y la mía han estado enlazadas por más de 90 años. Yo esa parte no la sabía. José Elías se enteraba primero que yo. Y siempre hacia lo que pudiera para facilitarme el trabajo. En una ocasión, yo hice un viaje a Nueva York, y JE me cuadró una entrevista con el entonces congresista José E. Serrano. Resultó ser que estaría en Washington… y hasta allí hicimos el viaje. Me sentí como los cabilderos por la anexión, cuando la Policía del Capitolio por poco me saca del edificio Rayburn por estar de colao… pero, milagrosamente, entre, y me atendieron. Serrano no estaba… pero hicimos el programa desde allá como quiera.

José Elías, con raíces profundas en el Barrio Quebrada Grande de Mayagüez, se vio forzado a peregrinar una vez más, esta vez a Ponce. El cerco mediático en Mayagüez se cerraba. Las cadenas radiales de la Metro se comieron buena parte de nuestra radio local. José Elías vio una oportunidad de oro en Ponce: era cambiar radicalmente de ambiente, desarraigarse quizá, pero sólo allí iba a tener la libertad de hacerlo.

Y él y Marianisi, uno los seres humanos más dulces que he conocido (y una excelente locutora comercial) hicieron el salto de fe. De sus 21 años en Ponce otros hablarán mejor que yo… su último programa conmigo fue sobre el Observatorio de Arecibo, QEPD, justo cuando el gregoriano se escocotó. Lo tengo grabado aquí en mi teléfono.

Hicimos mucha radio juntos. Hicimos muchos experimentos juntos. Nunca dejó de ser el profesor pausado, el muchacho de barrio de Quebrada Grande, el fanático fervoroso de los Mets (nunca le conseguí la gorra…), el tipo humilde, puertorriqueñista, que reclamó respeto para la gente común de nuestros pueblos fuera de la Metro. Y aunque no fuera risueño en sus programas de radio, su sentido del humor sutil contribuyó a mucho del éxito de sus producciones y me dio cuerda para relajos como el que da origen a esta foto, de nuestra boda, donde él sirvió de cómplice y maestro de ceremonias.

La radio de Ponce, el periodismo boricua y la búsqueda de la verdad en Puerto Rico pierden súbitamente a uno de sus más dedicados y valientes exponentes. Sus fuentes eran inexpugnables. Fue quien para presentarme a Filiberto Ojeda Ríos sin decirme quien era hasta que a Filiberto lo mataron. Y prefería una y mil veces irse de un medio antes de chayotear. Esa rectitud de propósito seguirá haciendo falta, y más aún hoy día, donde la posverdad y el post-Maria están transformando a Puerto Rico y subiéndolo en la desesperanza. A Marianisi y a su familia, mi sincera solidaridad.

Vas a hacer falta, José Elías. Y mucha.

[OPINIÓN] La privatización: ¿Cuál debe ser la ruta de los sindicatos?

Por: Iván Vargas Muñiz, líder sindical del Oeste

Como líder sindical con 30 años de experiencia en estas luchas, he podido ver los años de gloria, así como los ataques hacia los trabajadores del país.

En todos estos años, los sindicatos han jugado un papel importante, no solo en la defensa del derecho de sus trabajadores, sino también en el beneficio del pueblo.

Puedo decir que vi la huelga de la Mayagüez Dairy, ya desaparecida; Fortunata (primer intento de privatización de la Telefónica); la huelga de la Telefónica y su eventual privatización; la privatización de la AAA y luego la huelga de 84 días. Fueron tiempos difíciles, pero había cierta apertura a dialogar de parte del gobierno-patrono.

Hoy estamos viviendo uno de esos momentos más álgidos y complicados en el ámbito laboral. No se trata simplemente de una privatización más. Ese es un proceso donde el único que gana es la compañía y pierde el pueblo y los trabajadores. Un proceso donde se les quita los derechos adquiridos, se les envía a trabajar a áreas que no tienen ni conocimientos ni experiencia, y en algunos casos áreas distantes provocando una renuncia o un despido tácito o constructivo.

Se perfila que los próximos en la lista de privatización somos los empleados de la AAA. Están esperando culminar el proceso de la AEE, conocer que finalmente pasa con los procesos judiciales, para entonces salir con un anuncio formal.

Siempre he estado en contra de la privatización de servicios básicos, no porque lo privado sea peor o mejor. Los servicios de agua y luz deben estar en manos públicas porque es la única manera que no se entre en la especulación de precios y que se le garantice que se le pueda llevar el servicio, en la medida posible, a lugares lejanos de las ciudades.

Los empleados públicos tenemos esa vocación de servir que no nos la quita ningún privatizador, ni gobierno antiobrero. Pero si nos quitan nuestro trabajo, obviamente el servicio al País que trae una empresa privada jamás será igual si no cuenta con los empleados existentes.

Solicita online o visita alguna de nuestras sucursales
en Cabo Rojo, Hormigueros y Sabana Grande.
Ciertas restricciones aplican.
Oferta válida hasta el 30 de junio de 2021.
Acciones y depósitos asegurados por COSSEC.
www.caborojocoop.com
787-851-1337

Esta es una ola que ha ido creciendo a través de los años y que me parece que resistir en momentos como los que estamos viviendo, en los que el gobierno muy hábilmente ha traído su gente a trabajar en las agencias y corporaciones públicas para ir debilitando el movimiento obrero. Esto nos debe poner a reflexionar que es lo que debemos hacer como sindicatos.

Tenemos que empezar a actuar con cabeza fría, tomar decisiones de manera sosegada, sin apasionamientos, sin agendas, sin juicios previos. Tenemos que poner sobre la mesa todas las alternativas, evaluar los pros y los contras de todas y cada una de ellas y mirar la que más beneficie al trabajador.

Llevamos en Acueductos sin negociar un nuevo convenio colectivo desde el 2015, por causa de las leyes 66, 3 y 26 aprobadas por los gobiernos García Padilla-Rosselló Nevares que además nos quitaron otros derechos y beneficios.

El 1 de julio se supone que empecemos a negociar un nuevo convenio, pero las condiciones impuestas son bajo la Ley 26 y Ley 3, quiere decir “nada económico”. Expiran 99 convenios colectivos el 30 de junio, lo que significa que hay una avalancha de negociaciones a partir de julio.

Bajo ese escenario, tenemos que reflexionar si podemos buscar algún tipo de negociación con la empresa privada manteniendo el estatus de empleados de gobierno, manteniendo nuestro sistema de Retiro, pero que los salarios los pague el privatizador, o si estamos dispuestos a irnos privados total, o simplemente nos vamos a tirar a la calle en contra de la privatización de Acueductos.

Tenemos que quitarnos las vendas de los ojos para poder decidir lo mejor para la clase trabajadora.

O surfeamos, o nos hundimos. Hay que decidir…

[COLUMNA] El cadáver rubio y la prensa morbosa

Por: Sandra Rodríguez-Cotto, periodista

“Es lindo que esté la gente aquí esperando el cadáver”, dijo una reportera en la televisión. Momentos antes otra decía: “No podemos identificar, pero es un cadáver de una mujer con pelo rubio”. Y otra reportera, en el otro canal, se quejaba que el hermano de la mujer desaparecida, Keishla Rodríguez Ortiz, estaba “hostil” con la prensa que venía cubriendo el evento desde que la joven desapareció.

Fue como ver un reality show de los telediarios. Es una escena que cada vez se repite más. Es una manera de generar las audiencias, con noticias que se siguen estirando y estirando para poder tener el contenido que no producen de otras maneras. Hay gente que se siente dolida en las audiencias porque lo identificaron como brutalidad noticiosa. Fue la falta de sensatez por el dolor ajeno y colectivo, la empatía muchas veces disfrazada y el deseo del rating que sólo da el éxtasis que produce el rating.

Que si no aparece una mujer. Que si era pareja de un boxeador casado. Que si hubo confidencias. Que si encontraron un cadáver en la laguna. Que si llegó la policía. Que si no se podía llegar al área. Que si tenían el acceso. Que si venía o no un fiscal en la lancha. Que si había que esperar. Que si los padres llegaron a ver si era la hija. Que si no los dejarían pasar. Que si recogieron el cadáver. Que si lo montaron en una lancha. Que si pusieron el cadáver en un vehículo que iba a Ciencias Forenses. Que si las letras el vehículo eran verdes. Era una guagua Ford. La cobertura parecía como si estuvieran reportando una carrera de caballos. Para eso, mejor era ver el Kentucky Derby, que fue hoy.

Y así, minuto a minuto, como si estiraran el chicle, se olvidaron del dolor ajeno y del dolor colectivo. Atrás quedó la ética y la dignidad de las víctimas. ¿Qué pasó en los medios? ¿Era acaso que no tenían otro contenido y había que estirar el chicle?

Usaron esta tragedia para opacar totalmente la lucha de los trabajadores del país. Hoy era la protesta contra Luma, pero lo escondieron. Parecía una complicidad de las empresas mediáticas y las mismas voces para estirar un asunto doloroso, pero morboso, como un chisme y esa fórmula funciona. Por eso hay tantos programas así.  De paso, como es lo único que hay, piensan que van durmiendo y embruteciendo a las audiencias. Pero el público está claro. Quieren ver la noticia, no el exceso. No es que no se cubra, es que no hay balance.

Al que se queje, y critique el exceso de cobertura morbosa, rápido lo mandan a lo que en la prensa escrita catalogarían como “La página de Cheo”. Como si no se supiera distinguir lo que es noticia de lo que es estirar un chicle sin importar las implicaciones colectivas en un pueblo que está dolido. Pero más que nada, hay que estar claro que esto se hizo con intención. Inicialmente fue para intentar dar con el paradero de la joven, pero después se sabía que era para rating y clics.

Fue el jueves en la mañana cuando empieza a trascender la información. Los familiares de la víctima denunciaron públicamente y una hermana habló en un desgarrador vídeo en Facebook. La procuradora de las Mujeres, Lersy Boria, aseguró a la Prensa que activó una “Alerta Rosa” desde el mismo jueves en la mañana y que se comunicó con la Policía y con el 9-1-1 para informar de la desaparición de la joven.

Cuando empezó la pandemia, todas las noches sonaba la chicharra de Wanda Vázquez, aquella ruidosa alarma en todos los teléfonos celulares del país. Ahora con Keishla, no hubo ni un “push notification”. Tampoco se activó el sistema AES en los medios electrónicos, pero sí todos los medios comenzaron desde el mismo jueves a cubrir la noticia. El viernes fue el tema central y en la televisión, se cubría casi el minuto a minuto. Las empresas de billboards pusieron la imagen de Keishla y la noticia era la principal en los demás canales, los programas de chismes y entretenimiento, los medios digitales, la radio, y el mar de especulaciones en las redes sociales.

Solicita online o visita alguna de nuestras sucursales
en Cabo Rojo, Hormigueros y Sabana Grande.
Ciertas restricciones aplican.
Acciones y depósitos asegurados por COSSEC.
www.caborojocoop.com
787-851-1337

La madre de Keishla rápido acusó al boxeador Félix Verdejo, luego él y su pareja acudieron a la policía, y se formó todo el bureo noticioso para tratar de buscar respuestas. Teorizaron, lo compararon al triángulo amoroso en el caso de Lydia Echevarría y dijeron de todo. Mientras tanto, miles de personas en todo Puerto Rico, seguían ansiosos por que Keishla no aparecía.

Hoy, sábado, la programación completa en los dos canales principales ha sido el caso de Keishla. La especulación se adueñó de los medios que seguían y seguían estirando el tema, aún sin noticia. Desplegaron todas las redacciones, más de tres o cuatro reporteros por medio, analistas políticos, abogados y funcionarios a especular, y hasta un helicóptero y tiros de cámara con drones, ayudaban en la cobertura, cuando apareció un cuerpo.

En el ínterin, se olvidaron de otros casos, que, aunque sí habían tenido algún titular, estaban en el olvido noticioso colectivo. No fueron portadas. Es algo irónico, cuando esta misma semana se informó que la violencia hacia las mujeres había aumentado con la pandemia. Pero prácticamente ignoraron el caso de Stephanie Montes (23), que perdió la vida el martes en un accidente en el que su esposo e hijo resultaron heridos en Dorado. También ignoraron el caso de Andrea Ruiz Costas (35), quien había pedido una orden de protección y se la denegaron, Su cuerpo apareció calcinado en Cayey y su expareja, Miguel Ocasio Santiago, confesó el crimen. La presidenta del Tribunal Supremo, Maite Oronoz designó comité para evaluar por qué una jueza desestimó la denuncia de Andrea.

Pero el enfoque fue la cobertura en la laguna, los tres turnos de policías, el helicóptero. En fin, el show. No cabe la menor duda de que lo que pasó con la mujer y el cadáver encontrado es noticia, pero el overkill es lo que está demás.

Es evidente que forma parte de la estrategia de control poblacional. Se llama desvío de temas. Algunos dicen que es una especie de máquina giratoria (spin machine) que se hace para que la gente se enfoque en otros asuntos.

Hoy es el día 1ro de mayo, Día Internacional de los Trabajadores. Es obvio que hoy la noticia tradicional sería las protestas por la privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica, pero eso prácticamente lo barrieron debajo de la alfombra. Los canales de televisión y los medios principales fueron parte de ese operativo para controlar la narrativa y desviar la atención.

La Reforma Laboral, los nombramientos que la Asamblea Legislativa le tiene aguantados al gobernador Pedro Pierluisi, el seguimiento a los récords históricos de incautaciones de drogas y armas de esta semana por parte de las autoridades federales, la supuesta neutralidad de la Junta de Control Fiscal que por primera vez en cuatro años decidió no tocar el dinero de la Legislatura para dejar que se dé la elección de cabilderos PNP, los cierres de tiendas y el desempleo que traerán son sólo algunos de los temas que no cubrieron hoy. En el spin mediático eso no es prioridad ni le dedicaron un minuto a minuto.

Puerto Rico lleva demasiados años de desgracias económicas, políticas y de la naturaleza. La criminalidad, la violencia y el narcoestado en que vivimos, y que no quieren aceptar, nos arropa. Todo eso hay que reseñarlo, porque noticia es noticia.

Una mujer muerta o desaparecida es una tragedia nacional que hay que cubrir, pero la Prensa no puede ser parte del problema. La exageración, abona al desasosiego general, a la tristeza y al miedo colectivo. Ese miedo que paraliza, que nos encierra.

Somos esclavos de la noticia exagerada, colonia de los que controlan la narrativa mediática en este país en la que no hay respeto al dolor ajeno y el dolor colectivo.

No, no es lindo que esté la gente esperando el cadáver. Es una maldición decir eso. No se puede aplaudir ni permitir que se diga eso. De lo contrario, sería aplaudir la brutalidad que nos arropa.

Nota: La autora publica el blog “En Blanco y Negro con Sandra”, produce su programa radial diario; y a través de las redes sociales produce y modera el espacio “Con la bata puesta”, sábado y domingo a las 9:00 de la mañana.

[OPINIÓN] Todo comienza conmigo… Lideremos con nuestro ejemplo

Por: Tomás Ramírez, empresario, hotelero, y pasado presidente de la Asociación de Dueños de Paradores

Durante las pasadas cinco semanas, hemos visto como el progreso colectivo de nuestro pueblo sobre la pandemia, obtenido tras meses de encierro y muchos sacrificios, se nos escapa como el agua entre los dedos de las manos.  El comportamiento irresponsable de un grupo minoritario de ciudadanos y comerciantes ha causado un aumento de sobre 200 por ciento en el índice de positividad y 256 por ciento en las hospitalizaciones; colocándonos a un paso del nivel más alto de riesgo. Los datos del sistema de rastreo reflejan que sobre el 93 por ciento de los brotes ocurren en actividades y reuniones de amigos y familiares.

Asertivamente, nuestros médicos y epidemiólogos claman por más restricciones y señalan recomendaciones específicas dirigidas a ciertas actividades económicas; mientras ignoramos la raíz-causa del problema; la falta de una campaña de educación masiva y sostenida dirigida a grupos específicos, junto a un sistema integrado de vigilancia, con consecuencias serias.

Apoyamos las acciones tomadas por nuestro gobernador en la nueva Orden Ejecutiva 2021-026; mientras reconocemos que estas restricciones son muy necesarias y pudieron ser más fuertes; y afectaran negativamente a muchos comercios responsables que han estado en cumplimiento, y a sus empleados.

Al mismo tiempo, necesitamos liderar con congruencia y nuestro ejemplo; y todos los sectores, gubernamentales y comerciales, somos responsables de modelar y cumplir con las nuevas guías de convivencia comunitaria, impuestas por la pandemia.

Solicita online o visita alguna de nuestras sucursales
en Cabo Rojo, Hormigueros y Sabana Grande.
Ciertas restricciones aplican.
Acciones y depósitos asegurados por COSSEC.
www.caborojocoop.com
787-851-1337

¿Cómo podemos explicar la aglomeración y las acciones anti salubristas que vimos en El Capitolio, previo y luego del Mensaje de Situación del Estado?  Fueron incongruentes; y en muy poco se distancian de lo ocurrido en el Cayo Caracoles, la boda de Vega Baja, un restaurante en Ponce, y la fiesta de Aguada.

Ante estos retos, por meses, le hemos propuesto a las agencias pertinentes, implantar una campaña masiva y sostenida de educación, dirigida a las personas en las edades de 18 a 40 años, sin éxito. Buscamos un cambio cultural y de comportamiento que requiere mucha repetición y seguimiento. Este grupo multigeneracional ha demostrado consistentemente el mayor nivel de incumplimiento con las nuevas normas de convivencia comunitaria. Los datos de nuestros sistemas de salud y rastreo apoyan y justifican esta inversión.

Esta educación, debe estar reforzada por todos nuestros comerciantes y lideres municipales.  Los comerciantes tenemos la responsabilidad de mantener y enforzar las normas salubristas requeridas entre los empleados y clientes, dentro y alrededor de nuestros establecimientos; mientras que los alcaldes y alcaldesas tienen la capacidad de amplificar la orientación y las sanciones a todo aquel ciudadano o comerciante en su municipio que no esté dispuesto a cumplir las normas de convivencia comunitaria. Ambos grupos están en una posición de influencia, y pueden estimular, con su ejemplo, un comportamiento más responsable. La consigna debe ser sencilla; “si no puedes cumplir y hacer tu parte, nos reservamos el derecho de admisión”.

Sin duda, como empresario PyME en el sector turístico, apoyamos el proceso de reapertura comercial que llevamos, y anhelamos volver a la normalidad lo antes posible. Esto es alcanzable, facilitando acciones responsables y congruentes a través del camino hacia la recuperación sostenible de nuestra maltrecha economía.

Estamos a mitad de esta guerra y cada batalla es importante. Mientras avanza el proceso de vacunación, nos corresponde a todos, contribuir activamente, manteniendo las mejores prácticas salubristas, a nivel individual y en cada residencia, comercio, calle, barrio y municipio.

Un retroceso en la reapertura económica sería fatal para muchas empresas y sus empleados. Nadie desea más restricciones, y mucho menos un nuevo cierre económico como está sucediendo en Brasil y Francia. 

Todo comienza conmigo… y para vencer nos toca a todos liderar con congruencia y nuestro ejemplo.

[OPINIÓN] El «hashtag» #GuillitoRenuncia se está poniendo de moda… Y después que Guillito renuncie, ¿Qué?

Por: Lcdo. Alfredo Ocasio

Mayagüez…

Como muchos de ustedes saben, abrí mis ojos y di mi primer grito en la Clínica Perea de Mayagüez. Hace 58 años de esa gesta de mi querida y amada madre. A los 18 años, era presidente de la Juventud del Partido Nuevo Progresista y fui candidato a la Asamblea Municipal en las elecciones de 1980 en Mayagüez.

Crecí siendo el alcalde Benjamín Cole. De hecho, era vecino nuestro en el barrio París cuando fue electo alcalde en 1968. Amigo de mis abuelos, al igual que Nereida Falto, su esposa, era la época en que se era amigos respetando las diferencias ideológicas. Ese respeto me fue inculcado desde niño; una cosa son las diferencias políticas y otra es la relación personal.

La vida me alejó de Mayagüez por varios años. Durante ese tiempo, me di a conocer en la isla y establecí contactos y amistades en todo Puerto Rico y todos saben de mi paso por la Administración de Vivienda Pública de Puerto Rico. Regresé a Mayagüez en el 2001 y aquí crie a mis hijos. La mayor, nacida en Ponce, y el menor, nacido en San Juan, recibieron su educación formal y su crianza en Mayagüez. Mi oficina legal está en Mayagüez. Prácticamente todos los días estoy en Mayagüez.

Desde mi regreso a la ciudad he estado activo en organizaciones cívicas. En la urbanización que residí fui director de su asociación de residentes y presidente de esta por tres años consecutivos. Presidí el Casino de Mayagüez por dos años consecutivos y un tercer año adicional y fui miembro de su junta de directores por alrededor de 10 años. Presidí la Asociación de Padres y Maestros del Colegio de la Milagrosa por cuatro años consecutivos. En todas estas entidades, fui electo por unanimidad, un honor que me fue conferido por los miembros de todas esas organizaciones.

Por todas estas razones y otras adicionales, no puedo dejar de expresar mi consternación y dolor por lo que ha ocurrido en Mayagüez. No es lo mismo escuchar que poder leer de primera mano los documentos que reflejan claramente lo ocurrido en la administración municipal.

Le doy las gracias al periodista Julio Víctor Ramírez por haberme dado acceso a los documentos que él obtuvo. Aquellos que no hayan visto mi participación en el programa de Julio Víctor la noche del jueves, les exhorto a que vayan a su página de La Calle Digital en Facebook y la vean.

El hurto de $9 millones destinados a un centro de trauma por allegados del alcalde es algo imperdonable. Luego, leer los documentos donde se hipotecó el patrimonio de nuestra ciudad, es algo que choca la conciencia de todo ciudadano.

Solicita online o visita alguna de nuestras sucursales
en Cabo Rojo, Hormigueros y Sabana Grande.
Ciertas restricciones aplican.
Acciones y depósitos asegurados por COSSEC.
www.caborojocoop.com
787-851-1337

Mayagüez tiene un serio problema, pero ese problema no se llama José Guillermo Rodríguez. Él es el síntoma del problema. Lo que ha ocurrido es producto de la regencia continua por 84 años de un mismo partido político. La falta de alternancia que llevó a la ciudad al conformismo y a la impunidad. Los que hicieron esto lo hicieron porque sentían que no habría consecuencias porque Mayagüez siempre vota popular; la capital de la Pava.

Examiné la historia de la ciudad y verá que luego de la salida de Benjamín Cole, a quien combatí duramente cuando fue alcalde desde mi trinchera política, la ciudad ha caído en un lento y paulatino deterioro, desgaste y decadencia. Esa es la realidad. Las únicas obras grandes en Mayagüez desde 1992 para acá las han hecho gobernadores del PNP. Desde 1980 para acá, el PPD se olvidó de que Mayagüez es parte de Puerto Rico.

Veo ahora a la gente indignada contra el alcalde y no es para menos. El no querer dar cara a los medios y al pueblo es reflejo de que aún faltan más malas noticias para nuestra ciudad que involucran al alcalde. La caja de Pandora se abrió y ya no hay quien la cierre.

El hashtag “#guillitorenuncia” se está poniendo de moda. Ok. ¿Y después que Guillito renuncie, qué? ¿Qué vamos a hacer los mayagüezanos? ¿Darle cuatro años más de impunidad al PPD? Dejar que el PPD nos designe el próximo regente de la ciudad mientras su estructura corrompida por el continuismo venga a tapar y esconder lo que ya todos sabemos; que el municipio está en quiebra. ¿Se va a dejar a los mismos que nos han llevado a esta debacle que continúen en las mismas porque después de todo, esta es la capital de la pava?

Si de verdad Mayagüez quiere un cambio (el cual lo necesita), no es solamente pidiendo la renuncia del alcalde. Es sacando de la alcaldía a esa maquinaria de corrupción llamada PPD. Es terminar con 84 años de continuismo. Pero para lograrlo, tenemos todos que unirnos como pueblo y escoger a los mejores hombres y mujeres porque el trabajo de recuperar a Mayagüez va a ser monumental. Debemos aunar el esfuerzo de todos, estadistas, populares, independentistas y de otras bandas del espectro político. Necesitamos las mejores mentes y las personas con mejores capacidades para meterle mano a esto y arreglarlo para el bien de la ciudad y de sus habitantes, si es que queremos que Mayagüez regrese al sitial de donde nunca debió de haber salido.

Mayagüezanos, nuestra ciudad nos llama y nos reclama. ¡Digamos presente!

Nota: El autor es abogado con su oficina localizada en Mayagüez.

En la historia… A 84 años de la Masacre de Ponce


Fotos de la Masacre de Ponce tomadas por el fotoperiodista Carlos Torres Morales, del desaparecido periódico El Imparcial. Una de las fotos muestra las frases escritas con su sangre, poco antes de morir, por Bolívar Márquez Telechea. Haga “click” sobre la imagen para ampliarla (Archivo/El Imparcial).

Por: Julio Víctor Ramírez, hijo

Hoy domingo, 21 de marzo, se conmemoran 84 años de lo que fue una de las páginas más negras y trágicas en el Puerto Rico del Siglo XX.

La MASACRE DE PONCE…

El trágico evento ocurrió en la intersección de las calles Marina y Aurora, en la Perla del Sur.

Miembros del Partido Nacionalista, entre ellos un grupo procedente de Mayagüez, fueron a participar de una manifestación previamente coordinada con el alcalde de Ponce para 1937, José Tormos Diego, y autorizada por éste, para conmemorar la abolición de la esclavitud en Puerto Rico, acontecimiento que la historia marca el 22 de marzo de 1873.

A pesar de la naturaleza pacífica de la actividad, el entonces gobernador nombrado por el gobierno estadounidense, Blanton Winship, le ordenó al entonces jefe de la Policía Insular, coronel Enrique Orbeta, que cancelara el evento “por todos los medios necesarios”.

La historia narra que el jefe de la Policía, Guillermo Soldevilla, con 14 policías, se colocó frente a los manifestantes. Rafael Molina, comandante de nueve hombres que estaban armados con ametralladoras Thompson y bombas de gas lacrimógeno, estaban en la parte de atrás. Otro oficial policíaco, Antonio Bernardi, junto con 11 policías armados con ametralladoras, estaba en el este y otro grupo de 12 policías, armados con fusiles, se colocó en el oeste.

Solicita online o visita alguna de nuestras sucursales
en Cabo Rojo, Hormigueros y Sabana Grande.
Ciertas restricciones aplican.
Acciones y depósitos asegurados por COSSEC.
www.caborojocoop.com
787-851-1337

Alrededor de las 3:15 de la tarde, los Cadetes de la República formaron una fila de tres en fondo, listos para dar comienzo al desfile. Detrás de ellos estaba el Cuerpo de Enfermeras. Cuando la banda comenzó a tocar La Borinqueña, los manifestantes comenzaron a marchar.

Y acabaron la manifestación a tiros, muriendo a 19 puertorriqueños; entre manifestantes, civiles que no tenían nada que ver con el asunto, y dos policías en medio del fuego cruzado. La Masacre dejó también un total de 235 personas heridas, incluyendo mujeres y niños.

Se alega que las ráfagas disparadas por la Policía se prolongaron durante más de 15 minutos desde sus cuatro posiciones.

Nadie pagó por esos crímenes.

Las personas asesinadas en la Masacre de Ponce fueron:

  • Juan Delgado Cotal Nieves
  • María Hernández del Rosario
  • Luis Jiménez Morales
  • Ceferino Loyola Pérez (policía)
  • Georgina Maldonado (tenía 12 años)
  • Bolívar Márquez Telechea (escribió con su sangre ¡Viva la República! ¡Abajo los asesinos!)
  • Ramón Ortiz Toro
  • Ulpiano Perea
  • Juan Antonio Pietrantoni
  • Juan Reyes Rivera
  • Conrado Rivera López
  • Iván G. Rodríguez Figueras
  • Jenaro Rodríguez Méndez
  • Pedro Juan Rodríguez Rivera
  • Obdulio Rosario
  • Eusebio Sánchez Pérez (policía)
  • Juan Santos Ortiz
  • Juan Torres Gregory
  • Teodoro Vélez Torres

Esta columna fue publicada originalmente en el 2019.

[OPINIÓN] De la Pandemia… A la “Wandemia”

La playa El Combate de Cabo Rojo en otros tiempos.

Por: Tomás Ramírez, líder de la industria turística de Puerto Rico

¡Muy buenos días! Hoy, les comparto mis pensamientos con dolor en el alma.

Mientras disfruto mi café, negrito y puya, observo las aves en el Refugio y medito sobre las decisiones que estamos tomando. Hemos migrado de la cordura científica a decisiones puramente POLÍTICAS… Eso mismo… Sólo POLÍTICAS.

He concluido que mientras más se estire el chicle del cierre, menos se les permite a los demás candidatos, de todos los partidos, hacer campaña. Y ese es el norte que nos guía, no el bienestar del pueblo.

Las recomendaciones de los asesores económicos y médicos cuentan, pero ya no son tan importantes. Todos los indicadores clínicos apuntan a que estamos en buen control, y podemos jugar con el pueblo.

Ciertamente, los anuncios de reapertura fueron interesantes, pero lo peor vino ayer en la tarde con la orden de DACO para beneficiar a los alojamientos ilegales y sus contribuciones políticas; seguido por la Carta Circular del secretario de la Gobernación para abrir las playas, sin que los municipios y la Policía se hayan preparado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La estrategia, bien parecida a los tiempos de los gladiadores romanos y el de Miguel de la Torre: “Démosle lo que piden, BBB (baile, botella y baraja) y al subir los casos, mantenemos el cierre hasta el 27 de julio, y abrimos para las primarias del 9 de agosto”.

Nos están explotando con el MIEDO y los cheques federales; y el Pueblo… Dándole crédito a nuestro escudo, está cayendo como el corderito, mirando hacia atrás, mientras los llevan al matadero socioeconómico. Las megatiendas gozan, el consultor se hace más rico, y el pobre… se hace mucho más pobre y depende más del gobierno.

De seguir en esta ruta por tres a seis semanas más, el daño será irreversible y pasaremos de la Pandemia a la Wandemia socioeconómica.

Ya, con el daño autoinfligido, mientras mantenemos a 120 mil empleados públicos cobrando sin aportar, vamos en ruta de perder más 10,000 empresas PyMes y 100 mil empleos.

Realmente, no tiene que creerme; lo invito a que lea, se eduque y le pregunte a cualquier economista calificado.

Llevo años liderando empresas y se pueden leer los signos en la pared.

En estas cosas, siempre queremos equivocarnos. ¡Veremos!

A 10 años de su partida… Recordando a Guillermo Martínez… «Se nos fue el loco más cuerdo que he conocido…»

Por Julio Víctor Ramírez, hijo

Hace exactamente 10 años, el 22 de octubre de 2009, partió al «Barrio de los Acosta’os», como él le decía, el querido amigo Guillermo Martínez Machado. Esa noche, más o menos a esta hora, escribí unas líneas en honor a Guillo, que les compartó a continuación, una década después…

Lo conocí cuando estudiaba en el Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (CAAM, COLEGIO, RUM, UPRM, como quieran llamarle). Él era el propietario de la Librería El Quijote en la calle Post, cerca del Colegio… Hablo de Guillermo Martínez Machado, un ser humano sincero y transparente a quien me honré en llamar AMIGO.

Guillo se nos fue esta tarde a la eternidad. Pero él quería ser recordado con alegría por sus amigos y por eso escribo estas líneas.

Después de un montón de años como librero, Guillo decidió venderle la librería al ingeniero Chago Meléndez y de librero pasó a «radiólogo»… En 1989 (si me equivoco, me corrigen), como Guillo decía, Madel y Luis Pirallo se arriesgaron a soltarle un micrófono radial… Micrófono que no soltó hasta su último día, excepto en unos periodos en que se vio quebrantado de salud, en los que era socorrido por el querido amigo Rafael «Felo» Suárez, quien se mantuvo compartiendo el programa con Guillo.

El amor de Guillo por la radio fue a primera vista… Igualito que con Ñica, su gallega, cubana, artesana puertorriqueña… No se despegó nunca de ese amor…

Le encantaba juguetear con los clásicos de la literatura y llevarle la contraria a los refranes… Tenía un seudónimo literario, Armando Bron-K (El original, no el sujeto que interpreta la mala copia cómica que usa ese apodo en un programa de TV). Con ese seudónimo comentaba en verso los acontecimientos más importantes ocurridos en Puerto Rico…

Cada vez que cumplía años, para la época navideña, le daba una vuelta por año cumplido corriendo en la pista del Colegio de Mayagüez… Ya iba por los setenta y pico altos… Y cuando acababa, sus panas lo esperaban con una nevera llena de cervezas…

Así entradito en años como estaba, Guillo participaba en los trialos y siempre era el ganador en su categoría (era el único que participaba). Recuerdo que una vez, en 1990, me topé con Guillo corriendo un trialo por Piñones… Y aquello era comiquísimo viendo aquel hombre maduro conrriendo en bikini por la orilla de la carretera… Pero ese era el corazón que tenía Guillermo Martínez…

No había nada que lo detuviera… Se mantuvo en la lucha mientras su cuerpo aguantó.

Inolvidables fueron sus Fiestas «Del Traje» en el Balneario de Rincón, en el que se reunían sus amigos y sus oyentes radiales. Era la Fiesta «Del Traje», porque cada uno que llegaba decía «traje la comida», «traje los refrescos», «traje las cervezas»…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Su libro «Hablando como los Locos» lo recuerdo con mucho cariño… Involucró a algunos de sus amigos en la grabación de un «audio-libro» para ciegos… Sunshine, Silverio, Felo, otros que no recuerdo y Yo, grabamos en nuestras voces capítulos de su libro para que aquellos que no lo podían leer, lo pudieran escuchar.

Su creatividad con los anuncios de sus auspiciadores era genial… El Laboratorio Clínico Ramos (Donde te pinchan con una aguja de goma), El Restaurante El Cacique (Donde están limpios hasta los microbios), la Farmacia Luciano, de su sobrino Jesusín (Donde no te tratan como tú te mereces… Te tratan bien)…

Guillermo era lo que él mismo describió como un «HUMAN JODIEND»… De verdad que lamento su partida, pero celebro su vida, porque la vivió a plenitud… Fue un hombre feliz con una hermosa familia…

Guillo, de verdad que olvidar a un amigo como tú va a ser «más difícil que matar un burro a pellizcos»…

Bailenme ese trompo en la uña…

Columna: ¡Fuera el usurpador!

Por: Lcdo. Alfredo Ocasio

Cuando un usurpador da un golpe de estado, como el ocurrido ayer, lo primero que hace es buscar legitimar su acto ilegal y darle a su mandato inmerecido un aura de legalidad que no tiene. Por eso, el usurpador se inventó un proceso de supuesta ratificación que no existe en la Constitución.

El segundo paso es buscar complacer a todo el mundo para de esa manera apaciguar a las masas.

El tercer paso es asegurar el poder instalando en puestos claves a sus alicates.

El cuarto paso es perseguir a la oposición interna y luego la externa.

El usurpador se disfraza con el disfraz de ser buena gente o hasta medio tonto para que crean que es inofensivo. Vende la idea de que él traerá la «estabilidad» que el territorio «necesita». De esa manera destruye el orden constitucional y perpetúa su toma ilegal del poder.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pierluisi, tu a mí no me engañas. Eres un usurpador y ocupas una posición de manera ilegal e inconstitucional. Eres parte de la corrupta clase política criolla colonial que saquea a nuestro pueblo.

En tu ambición de ser el gobernador de la colonia no te ha importado para nada ni el PNP ni la Estadidad, por la que nunca has hecho nada que no sea bregar con torpeza para que la misma no llegue mientras has querido dar la impresión diferente a tus verdaderas intenciones. Perteneces a los grandes intereses económicos de la colonia.

Eres la antítesis de la razón por la que se fundó el PNP. Si tú eres el futuro de ese partido, nadie que se precie de ser estadista puede militar en el PNP de ahora en adelante.

Al pueblo estadista no le queda de otra que luchar para sacarte de donde no mereces estar por la vía legal o derrotándote en las urnas otra vez.

¡Fuera el usurpador!