“Tapaboca” de Rosselló a la Superintendente Hernández por intento de mordaza a la Prensa

La superintendente de la Policía, Michelle Hernández, y el gobernador Ricardo Rosselló (Fotomontaje LA CALLE Digital).

La superintendente de la Policía, Michelle Hernández, y el gobernador Ricardo Rosselló (Fotomontaje LA CALLE Digital).

SAN JUAN: Afirmando que “no se adoptará ninguna regla que limite el derecho constitucional del Pueblo a estar informado”, el secretario de Asuntos Públicos de la Fortaleza, licenciado Ramón Rosario, informó que el gobernador Ricardo Rosselló Nevares dejó sin efecto la Orden General sobre Estructura Organizacional y Funcional de la Oficina de Prensa de la Policía de Puerto Rico, impuesta el miércoles por la superintendente de la Policía Michelle Hernández de Fraley.

Las declaraciones escritas fueron circuladas el jueves en la mañana, luego de que varios medios de comunicación informaran sobre la “mordaza” que intentaba imponer la exoficial militar, en lo que se refiere a la información que se le debe dar a la Prensa.

“El gobernador Ricardo Rosselló Nevares se comunicó con la superintendente de la Policía y se dejó sin efecto de inmediato la Orden General sobre Estructura Organizacional y Funcional de la Oficina de Prensa de la Policía de Puerto Rico”, dijo Rosario en su comunicado.

Alo & John Almuerzos 2017

Rosario recordó que la política pública de la nueva administración es “promover la transparencia”.

En su orden, la superintendente Hernández de Fraley les prohibió a los oficiales de prensa de la Uniformada describir cómo ocurrió un delito, difundir especulaciones sobre la causa de muerte de las víctimas, información que revele los detalles de la evidencia, revelar la metodología utilizada por el sospechoso para cometer el crimen y detallar el dinero involucrado en actos ilícitos.

Según la imposición, también estaba prohibido “detallar la cantidad o peso de objetos, compartir información que pueda perjudicar un juicio e información que exponga la identidad del agente investigador”.

Se justificaron esas instrucciones, aduciendo que la información que se le provee a los medios tiene que ser “exacta, sensata, oportuna y objetiva”.

Tal parece que la orden general se preparó a sabiendas de que la misma sería retada en los tribunales por la naturaleza de la misma, incluyendo una disposición que lee: “Si cualquier disposición de esta Orden General fuese declarada inconstitucional o nula por un tribunal competente, la sentencia o resolución dictada a tal efecto no afectará las demás disposiciones de esta orden, las cuales seguirán vigentes”.

Ataque “cibernético” contra LA CALLE por publicar la verdad

Balanza JusticiaMAYAGÜEZ: Lo que a todas luces fue un “ataque cibernético” contra el diario LA CALLE Digital, se produjo el miércoles en la noche, precisamente en el día en que mayor cantidad de visitas, en un lapso de 24 horas, registró este medio desde su creación.

Tal parece que durante el día de ayer, el trabajo investigativo de LA CALLE pisó bien duro un callo y dolió, lo que pudo haber traído como resultado que trataran de hacerle daño a este portal informativo.

En momentos en nuestro medio se acerca a los 2 millones de visitas, en poco menos de un año, alguien con intereses creados no pudo soportar que este medio se haya transformado en la publicación de mayor impacto y seriedad que surge para el Mundo, desde el Oeste de Puerto Rico.

Desde nuestra trinchera, adelantamos a los detractores que no habremos de claudicar a nuestros principios en defensa de la Libertad de Prensa y de Expresión.

Por ejemplo, casos como la publicación del gasto de fondos públicos en cosas innecesarias en medio de la crisis económica que afecta a Puerto Rico, denuncias de problemas en nuestras comunidades y la realidad de lo que ocurre en nuestra isla y a nivel internacional, son parte de nuestra asignación diaria.

Ya nuestros asesores técnicos están atendiendo la situación, aparte de notificar a las autoridades correspondientes.

Porque la verdad es nuestro mayor compromiso… Seguimos adelante.

Libertad de Prensa versus libertad de empresa en la isla

HORMIGUEROS: Pecaríamos de ingenuos si llegásemos a creer que la llamada Libertad de Prensa en Puerto Rico, no está supeditada a otros intereses que jamás permitirán que los medios de comunicación operen con el criterio amplio de permitir que sus periodistas digan o escriban lo que piensan sin censura de clase alguna. Obviamente, tratándose de asuntos donde medie  la verdad como defensa y la convicción de que se obra sin prejuicios en respeto a las leyes vigentes.

Luego de más de medio siglo laborando para diferentes periódicos y estaciones de radio, debemos aceptar con tristeza que la Libertad de Prensa y de Expresión, son derechos constitucionales que poca gente conoce, y menos, cuando se tocan sus intereses políticos y económicos. Resulta insólito, que un miembro de la Prensa activa  sea privado de ganarse el sustento diario, por el único motivo de formular preguntas para sacar a la luz un posible acto de corrupción gubernamental.

Pensábamos que eso solamente ocurre en regímenes totalitarios o en naciones donde las libertades están escritas en papel mojado. Aclaramos, no obstante, que los medios de difusión pública, periódicos, radio, televisión, revistas y otras publicaciones se sostienen del auspicio de los anunciantes y eso es perfectamente legítimo. Lo que no es aceptable, es que a un periodista se le prohíba manifestarse sobre diversos asuntos, para no herir la sensibilidad de políticos, empresarios y gente poderosa que intenta tomar control de los medios.

Lastimosamente, hay que personas que definen al buen periodista como el individuo que baila al son que le toquen. Ese tipo de periodista no honra a este oficio o profesión. Es fácil para un dueño de periódico, de estación de radio o de televisión echar de su plantilla de trabajo al  reportero que considera problemático. Después de todo, un periodista no es importante, unas fiestas patronales SI.

Julio Víctor Ramírez-Torres

Editor-Director, La Calle Digital

8-10-2012