Después de tanto “bombo y platillos”… Les bajan el salario a empleados municipales de Aguadilla

Carlos Méndez Martínez, alcalde de Aguadilla (Archivo).

Carlos Méndez Martínez, alcalde de Aguadilla (Archivo).

AGUADILLA: Menos de dos años le duró el aumento de salario mínimo de $10.25 la hora a los empleados municipales de Aguadilla, que con tanta pompa anunció el alcalde Carlos Méndez Martínez a mediados del 2015, quien para julio de ese año aseguraba que el Municipio estaba “en las papas”.

Sin embargo, la Legislatura Municipal de Aguadilla aprobó el miércoles en la noche una reducción al salario mínimo de $2 la hora, por lo que los empleados de la Administración Municipal estarían cobrando $8.25.

“Gracias a la buena administración, el Municipio de Aguadilla, mediante la Ordenanza Núm. 60, Serie 2014-2015, del veinticinco (25) de junio de dos mil quince (2015), aumentó el salario municipal a $10.25. Sin embargo, por razones ajenas a nuestro control nos vemos en la obligación de reducirlo, a razón de $2.00 la hora a todo empleado municipal tanto de la rama ejecutiva como la legislativa. Aplica a los empleados se servicio de carrera regular o periodo probatorio, transitorio o irregular y de confianza”, reza textualmente el documento aprobado por la Legislatura Municipal aguadillana.

A todos los empleados municipales les redujeron $2.00 la hora de su salario. Haga "click" sobre la imagen para ampliarla. (Suministrada/Oye Aguadilla).

A todos los empleados municipales les redujeron $2.00 la hora de su salario. Haga “click” sobre la imagen para ampliarla. (Suministrada/Oye Aguadilla).

La situación la dio a conocer el grupo de Facebook Oye Aguadilla, que compartió el documento de la acción del Municipio de Aguadilla.

“Hoy los empleados del Municipio son víctimas de un atraco a sus finanzas y descalabro a su economía. Este golpe le reduce $320 mensuales a sus bolsillos. Cuestionamos la legalidad de esta reducción ya que en el manual de empleados del mismo municipio se habla de reducción de jornada, pero no reducción de salarios. Sabemos que lo próximo que se contempla serán despidos como siempre sucede. Ahora cuestionamos a la poltrona ¿Dónde está el supuesto superávit?”, cuestiona el grupo dirigido por el artesano aguadillano Richard Lee Cuevas.

alo & john oferta pizzas

Oye Aguadilla cuestionó que se redujera el salario a los empleados, pero no hay informes de reducción de gastos o de cancelaciones de contratos.

“Por lo visto el Municipio de Aguadilla está peor que el de Mayagüez que no paga las deudas, pero no le toca salarios a los empleados. Tal parece que el superávit se evaporó”, indicó Cuevas, quien opinó que la acción de aumentarle el salario mínimo a los empleados municipales de Aguadilla se produjo con el propósito de asegurarle votos al alcalde Méndez en medio de un proceso primarista.

aquaviva guayanilla anuncio

“Eso no es na’… Después que me tenga el pueblo bonito, que haga lo que le dé la gana”

Cadillac Escalade de 2015, adquirida con fondos públicos, para el uso del alcalde de Aguadilla, Carlos Méndez. (Foto Facebook.)

Cadillac Escalade de 2015, adquirida con fondos públicos, para el uso del alcalde de Aguadilla, Carlos Méndez. (Foto Facebook.)

Por: Julio Víctor Ramírez, hijo

¿Hasta dónde ha llegado el fanatismo político en nuestro país? ¿Es indolencia? ¿Es conformidad? ¿Que ya todo lo vemos como lo más normal?

Para serles franco, me espantaron algunas reacciones de personas que comentaron a la reciente noticia de la compra por parte del Gobierno Municipal de Aguadilla de una lujosa guagua Cadillac Escalade del 2015 para el uso del alcalde Carlos Méndez Martínez, que le costó a los aguadillanos la friolera de $78,871 en fondos públicos.

“Eso es problema de él, no de ustedes. Se puede comprar 30 guaguas con su dinero”, escribió un individuo que tal parece que no leyó a nombre de quién era la factura.

“Lo que es ser envidioso… Que cada cual viva la vida como quiera y el que trabaja, puede obtener las cosas a su manera sin defender a nadie”, escribió otra fanática a la que evidentemente no le importa en qué se usan los chavos que la gente paga en contribuciones, especialmente en tiempos de crisis.

“No lo conozco, pero he estado pendiente de su obra. Tremendo alcalde. Municipio en superávit y todo el mundo bien pago. Hasta la transportación de las escuelas pagó. Bien merecido. Si lo va a hacer, que lo haga de frente y si puede. Malo si el municipio estuviera quebra’o y la gente fastidiá”, opinó otro.

Esos son tres ejemplos de comentarios de personas que prefieren ver un alcalde “bien monta’o” a que se usen prudentemente los recursos que aportan TODOS… Penepés, populares, pipiolos y los que no creen ni en la luz eléctrica.

Se pierde de vista un elemento bien importante y es que una persona que aspira a un cargo público, lo hace para servir a sus constituyentes y no para servirse de ellos.

Siempre se ha hablado de que el alcalde Méndez Martínez es una persona “acaudalada” y él mismo ha proclamado desde hace algunos años que “no cobra su salario de alcalde” y que vive de su pensión… Hasta allí, todo aparenta estar bien y en orden. No obstante, los políticos siempre apuestan a la memoria “corta” del pueblo.

Buscando en archivos noticiosos, se puede encontrar que en enero de 2008, la Legislatura Municipal de Aguadilla, o por lo menos, su mayoría parlamentaria, consideró y aprobó un proyecto de ordenanza que le aumentaba el salario al alcalde de $96 mil a $127 mil. Originalmente, el aumento salarial ascendía a $139 mil, pero era demasiado escandaloso, aún para los que al final le aumentaron el sueldo.

En el servicio público, y subrayo las palabras SERVICIO y PÚBLICO, la pensión de retiro se calcula a base del salario más alto que un empleado público ha devengado. ¿127 mil anuales tienen sentido ahora?

El asunto es que no es cuestión de que se lo merezca.

Porque un funcionario público, especialmente si es electo, está, como indiqué anteriormente, para servirle a la gente y no para vivir como millonario con el dinero que todos tenemos que pagar en el IVU, las contribuciones sobre ingresos, el CRIM, y las patentes municipales, entre otras cosas que se le ocurra al gobierno imponernos.

Con su dinero, si lo tiene, el alcalde Méndez o cualquier otro funcionario electo, puede comprar lo que quiera. Puede tener 30 “Escalades” si las desea y las puede pagar, como dijo el fanático que no se dio cuenta de que la factura estaba a nombre del Municipio de Aguadilla… Pero con SU dinero, no el de los aguadillanos.

Si es verdad que tiene el pueblo limpio, bien por él… ES SU TRABAJO…