Propuesta de Bathia promueve despido de miles de empleados públicos

Eduardo Bathia, presidente del Senado (Archivo).

Eduardo Bathia, presidente del Senado (Archivo).

Por: Iván Vargas Muñiz, líder obrero del Oeste y miembro de la UIA-AAA

Durante la pasada semana pudimos escuchar en los medios de comunicación del país, una propuesta del licenciado Eduardo Bathia, actual presidente del Senado, que pretendía hacerle creer al país que tiene más poder, que el que pueda tener un gobernador, y que lo pondría en posición para retar a su jefe político en las próximas elecciones. El líder senatorial argumentó que no aprobaría una reforma contributiva sino se le reducen 1,000 millones de dólares al presupuesto del país.

Dicha propuesta, acaparó todos los medios de comunicación que incluso algunos la dieron por buena y hasta argumentaban a favor. Sin embargo, lo que nadie esperaba era que tanto desde el ejecutivo, como de su cuerpo hermano, la Cámara de Representantes, le dieran un “tapaboca” a Bathia que lo ha callado por más de una semana. Tanto el Banco Gubernamental de Fomento, como el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández, le dejaron saber que dicha propuesta provocaría el despido de casi 30,000 trabajadores, lo cual este gobierno no estaba dispuesto a hacer.

Esta actitud de prepotencia del presidente del Senado actual, es solo comparable con las actitudes asumidas durante la pasada administración por el expresidente de dicho cuerpo, licenciado Thomas Rivera Schatz y que tanto fue criticada por Bathia. Recordemos los enfrentamientos que ambos tuvieron en el Hemiciclo del Senado y en los medios de comunicación, en los cuales Bathia intentaba presentarse como víctima de Rivera Schatz.

No cabe duda que aquel slogan de campaña “HABLA PUEBLO, HABLA” se ha convertido en “CALLA PUEBLO, CALLA” ante los constantes ataques a quienes hoy decidimos hablar en contra de las políticas en contra de este pueblo, que tanto desde el ejecutivo, como también desde el legislativo están promoviendo.

Los trabajadores por ejemplo, no nos podemos olvidar de las leyes aprobadas y que nos han quitado derechos y beneficios, tales como: la Ley 3, que redujo las pensiones a los empleados públicos, la ley 160, que intentó reducir las pensiones de los maestros y maestras del país y que el Tribunal Supremo determinó que algunas de sus disposiciones son inconstitucional, asi como la Ley 66  de Sostenibilidad Fiscal, que enmendó varias leyes laborales y a través de la cual se les quita derechos adquiridos a los trabajadores del país. No podemos dejar fuera la actual propuesta de reforma contributiva, la cual pretende que el más rico pague menos y los más pobres paguen más.