Un pasatiempo estúpido y peligroso… Preocupación por el “reto” del caldero de agua hirviendo (Hot Water Challenge)

agua hirviendo wm

MAYAGÜEZ: Hace algunos años se hizo popular el reto del balde de agua con hielo “Ice Bucket Challenge”, en el que mucha gente a nivel mundial participó, lo grabó y lo compartió en las redes sociales. Todo por una buena causa.

Sin embargo, de unos días a esta parte, se han estado publicando noticias sobre una peligrosa práctica, en la que personas que creen que se trata de algo gracioso, hierven agua en una olla, acechan a alguien que seleccionan de antemano y que está totalmente desprevenido, y le vacían encima la olla de agua hirviendo, en lo que han denominado como el “Hot Water Challenge”.

pinchera de papanacho

Funcionarios del Departamento de Educación se comunicaron con LA CALLE Digital, alarmados y seriamente preocupados con que esta práctica sea imitada en Puerto Rico.

Aparte de la advertencia de que algo así puede conllevar severas sanciones penales en la Isla.

“Esto me tiene mal desde que lo vi. ¡Escribe sobre el tema, por favor! Hay que orientar para que esto no llegue aquí”, escribió la directora de una escuela pública que se comunicó con nuestra redacción.

Se sabe de al menos de una víctima fatal en los Estados Unidos. Ésta fue identificada como Kiari Pope, de 8 años, que murió cuando aceptó beber un vaso de agua en su punto de ebullición.

alo & john oferta pizzas carry out

El “oportunismo” en el reto de la cubeta de agua con hielo

Julio Víctor Ramirez, hijo

Julio Víctor Ramirez, hijo

Por: Julio Víctor Ramírez, hijo

Durante este mes de agosto he visto con mucho interés cómo la gente se ha hecho partícipe del llamado “Reto de la cubeta de agua con hielo”, a beneficio de la organización que lucha contra la condición de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA o ALS, por sus siglas en inglés.); o como se le conoce comúnmente, “la enfermedad de Lou Gehrig”.

Usaré las siglas “ALS”, porque en Puerto Rico, las siglas “ELA” polarizan al pueblo.

Muchas personas, desde celebridades del cine y la televisión, estrellas deportivas, figuras públicas y ciudadanos privados, han aceptado ese reto. Bien por ellos, pues en su gran mayoría, lo han hecho con el genuino deseo de aportar a tan noble causa.

Como expliqué en un escrito anterior, la condición de ALS no fue la que motivó inicialmente el reto de los cubetazos, sino que quien lo comenzó fue una dama de Nueva Zelandia que buscaba concienciar sobre la condición de cáncer de su hijo de cinco años.

Pero realmente el tema que nos ocupa, es la cantidad de políticos que aprovechando la popularidad que esta práctica ha generado en semanas recientes, han estado buscando la atención de la Prensa.

Que conste, que nadie les quita el derecho de vaciarse encima cuantas cubetas de agua deseen.

Pero llegar al extremo de convocar a los periodistas, llevar a sus oficiales de prensa para que le tomen fotos y vídeos, y luego distribuirlos con un comunicado para que se los publiquen, como hubiesen hecho la gran hazaña, llega al colmo del oportunismo.

Estoy consciente de que estos “especímenes” se alimentan de la publicidad que puedan recibir, particularmente si es gratuita, pero pretender que les publiquen sus fotos o sus vídeos, o enviar convocatorias para que los medios estén presentes cuando se vacíen encima las cubetas, es absurdo.

Ese tipo de actitud es el que me ha hecho poner en tela de juicio la sinceridad de estas personas, al momento de unirse a la causa del ALS. Sería interesante saber si en realidad hicieron la aportación económica que ofrecieron.

Cosa interesante, es que en algunos casos, vine a saber quiénes eran algunos de estos “honorables” funcionarios en medio de estas circunstancias, pues como funcionarios electos no han hecho nada del otro mundo para poder destacarse y conseguir el factor de reconocimiento público que tanto anhelan.

Así las cosas, cuando vea un político involucrado en este tipo de actividad, sea en favor de la lucha contra el ALS o cualquier otra enfermedad, y hace mucho ruido para que la gente se entere, pregúntese cuál es su verdadera intención. Cuestione su sinceridad…

El verdadero origen del reto de la cubeta de agua con hielo

Imagen de pantalla de la publicación del propósito original del "Reto de la cubeta de agua con hielo".

Imagen de pantalla de la publicación del propósito original del “Reto de la cubeta de agua con hielo”.

Por: Julio Víctor Ramírez, hijo

Desde hace algunos días hemos visto como celebridades y figuras públicas se han unido a la “moda” de vaciarse encima una cubeta de agua con hielo, tanto en los Estados Unidos como en Puerto Rico, con el fin de aportar a una causa benéfica. En este caso, para apoyar la lucha contra la condición de Esclerosis Lateral Amiotrófica, o como se le conoce comúnmente, “la enfermedad de Lou Gehrig”.

La versión que circula sobre el origen de esta práctica del balde, cubo o cubeta de agua con hielo, se le atribuye a la asociación estadounidense para la concienciación sobre la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ALS, por sus siglas en inglés), que estableció una nueva cadena en Facebook para recaudar fondos.

El llamado “Ice Bucket Challenge (el desafío del cubo de hielo)” consiste en que una persona se tira un cubo de agua helada por la cabeza y nomina a otros tres usuarios en la red social, quienes deberán responder antes 24 horas o, de lo contrario, deberán hacer una donación a esta asociación de Estados Unidos.

En los Estados Unidos se le atribuye la “paternidad” a Pete Frates, un paciente de ALS de 29 años de edad, que fue capitán del equipo de béisbol del Boston College.

Sin embargo, lo que no revelan los medios de comunicación con respecto a esta práctica es que no fue un paciente estadounidense de la enfermedad de Lou Gehrig quien originó la idea, sino una mujer llamada Vicki Moses, madre de un niño de cinco años paciente de cáncer en Nueva Zelandia, que según LA CALLE pudo confirmar, propuso la idea aproximadamente un mes antes que Frates.

La práctica se hizo viral en Nueva Zelandia, Australia e Inglaterra. Antes de que las donaciones se sugirieran para el combate del ALS, los donativos eran destinados a las organizaciones que apoyan la lucha contra el cáncer.

La idea de Moses era que la persona que se vaciara encima la cubeta de agua con hielo, tuviera la misma sensación que produce en un paciente de cáncer un tratamiento de quimioterapia.

“El ‘shock’ que se siente cuando el agua y el hielo te cae encima, es el mismo frío intenso que siente un paciente de cáncer cuando enfrenta una quimioterapia”, reza un escrito compartido en el grupo de apoyo en Facebook “Austin Army” (https://www.facebook.com/austinsarmy5 – y buscar hasta el 14 de junio, cuando se propuso la idea).

Propuesta original el pasado 14 de junio de Vicki Moses, madre de un niño paciente de cancer.

Propuesta original el pasado 14 de junio de Vicki Moses, madre de un niño paciente de cancer.

Tal parece que a la agrupación que combate el ALS, la campaña de la cubeta de agua con hielo le pareció una buena idea para recaudar fondos y la adoptó. Sin embargo, olvidó darles el crédito de la iniciativa a la señora Moses de Nueva Zelandia y a su pequeño hijo Austin.

Aclarado el punto, durante este fin de semana en Puerto Rico han participado del “reto” de la cubeta de agua con hielo, políticos, periodistas y personalidades de la farándula.