Confirman que chofer de ambulancia que provocó accidente fatal en Mayagüez “ni siquiera aparecía en los récords” de la Comisión de Servicio Público

MAYAGÜEZ: Luego de que LA CALLE Digital revelara que el chofer de la ambulancia que provocó un accidente que cobró la vida de una jovencita, en hechos ocurridos la semana pasada en la carretera PR-2, cerca del aeropuerto Eugenio María de Hostos, no tenía el permiso de la Comisión de Servicio Público (CSP) para conducir ese tipo de vehículo; el director de la División de Patrullas de Carreteras de Mayagüez, teniente Gualberto Cruz Avilés, confirmó que el chofer Arístides Castellanos González, de 33 años, “ni siquiera aparecía en los récords de la agencia”.

Las expresiones del oficial policíaco se produjeron durante una entrevista radial (Con Base y Fundamento – WKJB 710).

“No tenía el permiso de la Comisión, y ni siquiera aparecía en los récords de la agencia”, explicó el teniente Cruz, al señalar que en los próximos días se estarán sometiendo denuncias contra Castellanos.

Sobre versiones de que las cámaras de seguridad de la oficina de un conglomerado de estaciones radiales, localizada en la intersección de la carretera PR-2 y la 342, captaron el momento del fatal accidente que acabó con la vida de la adolescente Keyla Arvelo Nieves, de 15 años, y mantiene hospitalizadas a su mamá Wilmarie Nieves Cruz y a una niña de 9 años que iba en el asiento trasero; el teniente Cruz Avilés dijo que eso es materia de prueba que “se verá en los tribunales”.

El día del choque, Nieves Cruz cruzaba la intersección en su carro Toyota Corolla de 1993 con la luz verde a su favor, cuando fue impactada por la ambulancia.

Cuestionado sobre la responsabilidad de la compañía First Class, que presuntamente permitió que Castellanos González condujera la ambulancia, el director de Patrullas de Carreteras respondió: “Lo voy a poner de esta manera, poniéndome como ejemplo… Si permito que un agente conduzca una patrulla sin tener licencia y sin tener el permiso de Servicios Generales, y se ve involucrado en un accidente; yo también soy responsable por haberlo permitido”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Chofer de ambulancia que provocó accidente fatal en Mayagüez no tenía permiso de la Comisión de Servicio Público

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

MAYAGÜEZ: El chofer de la ambulancia que provocó el accidente fatal ocurrido esta semana en la carretera PR-2, cerca del aeropuerto Eugenio María de Hostos, en el que falleció una jovencita residente en el sector El Maní de la Sultana del Oeste, no tenía la autorización para conducir este tipo de vehículos de emergencia que otorga la Comisión de Servicio Público (CSP).

Según supo LA CALLE Digital, de la investigación de la División de Patrullas de Carreteras de Mayagüez surgió que aunque la empresa First Class, propietaria de la ambulancia, tiene permiso de la CSP, el chofer Arístides Castellanos González, de 33 años, no estaba autorizado por la agencia.

Se alega que la ambulancia iba con luces y sirenas activadas abriendo camino en dirección de Añasco hacia Mayagüez, transportando un infante, de apenas tres días de nacido, que estaba en condición de cuidado a una institución hospitalaria de Mayagüez.

Al llegar a la intersección donde otros vehículos esperaban el cambio de luz, ya que el semáforo estaba con la luz roja, el chofer Castellanos González aceleró sin presuntamente tomar las debidas precauciones.

La ambulancia chocó el carro Toyota Corolla de 1993, que manejaba Wilmarie Nieves Cruz, que cruzaba la intersección con la luz verde a su favor, resultando la conductora gravemente herida. La dama fue referida en condición crítica al Centro Médico de Río Piedras.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Su hija, Keyla Arvelo Nieves, de 15 años, quien iba como pasajera del Toyota, quedó pillada, sufriendo heridas de gravedad, falleciendo mientras era atendida en el Centro Médico de Mayagüez. Una niña de 9 años, que iba en la parte posterior del Toyota, sufrió heridas de cuidado, por lo que fue llevada en ambulancia aérea al Centro Médico de Río Piedras.

Trascendió que aunque esté manejando una ambulancia, en una situación de emergencia, el chofer está obligado a cumplir con las leyes de tránsito, tomando las debidas precauciones.

Como cuestión de hecho, la Ley Num. 187 de 7 de diciembre de 2010 que autoriza a la Comisión de Servicio Público a regular el servicio de ambulancias en Puerto Rico, establece en su Exposición de Motivos que:

“Para ser chofer de ambulancia, la Ley establece que la persona a quien la Comisión de Servicio Público le expida autorización para conducir las mismas, tendrá que contar con una licencia de chofer o una licencia de conductor de vehículos pesados de motor expedida por el Departamento de Transportación y Obras Públicas, y un certificado del Secretario de Salud acreditativo de que la persona ha tomado un curso de primera ayuda. Este certificado no será requerido cuando el chofer esté acompañado de personal médico o paramédico capacitado para ofrecer tratamiento de primera ayuda.

Empero, ha llegado a la atención de esta Asamblea Legislativa el que alegadamente existen chóferes de ambulancias que hacen uso de las sirenas de las mismas aún sin estar ofreciendo el servicio de emergencia. Presuntamente, hay chóferes de ambulancias que para evitar los tapones en las vías públicas durante las horas de mayor congestión vehicular se aprovechan de las sirenas y rotulación de las ambulancias para esquivar los mismos poniendo en peligro la vida y seguridad de otros conductores”.