Iván comenta: ¿Por qué fallaron los pronósticos de lluvia?

pronostico_tiempoPor: Iván Vargas Muñiz Líder obrero del Oeste y miembro de la UIA-AAA

Las pasadas dos semanas fueron de anuncios de tormentas para Puerto Rico. Primero, venía Danny, que a fin de cuentas se desvío, y luego, Erika.

Muchos fueron los cambios en la trayectoria que se trazaban sobre la tormenta tropical Erika. Que si pasaba al norte, que si un poco más abajo, otro poco más abajo y, al final, se fue por el sur sin tocar tierra.

Todos los meteorólogos hablaban de 4 a 12 pulgadas de lluvia para toda la isla. Muchas fueron las esperanzas cifradas en Erika, que tenían a los clientes de la AAA que se sirven de los embalses La Plata y Carraízo desesperados por culminar el racionamiento al que están sometidos, pero se quedaron con las ganas.

Tal fue la cantidad de lluvia que se pronosticó que, el ingeniero Alberto Lázaro, llegó a insinuar que la lluvia que se esperaba de éste fenómeno natural lograría acabar con los racionamientos.aquaviva nuevo weekends

¡Hey! Se hablaba nada más y nada menos que de doce pulgadas de lluvia, claro que era suficiente para acabar cualquier racionamiento. Aunque, para sorpresa del país, incluyendo de los meteorólogos, la lluvia que cayó no se acercaba a la cantidad esperada.

Pero esto no es nuevo. Desde el pasado año, hemos visto una merma sustancial en la cantidad de precipitación, no solo en los embalses, sino en todo el país. Se pronostican cantidades de lluvia que finalmente no caen, el tiempo está demasiado seco, no se forman nubes, factores que hoy nos tiene preguntándonos ¿Dónde está la lluvia? ¿Por qué fallan muy a menudo los pronósticos?

Hace algún tiempo, cuando Susan Soltero aún estaba informando sobre las condiciones meteorológicas, recuerdo un informe en el que en el radar parecía que venía mucha lluvia. De hecho, era bastante impresionante lo que parecía que venía para la isla. De momento, dando su informe, Susan dijo “eso que ven ahí, eso es shaft”. Inmediatamente describió que era una substancia, que hoy no recuerdo exactamente para qué era, pero que incidía, al menos, en lo que se apreciaba del radar. Parecia mucha lluvia.

Hoy, mirando lo que pasó con los pronósticos de los pasados eventos atmosféricos, que todo el mundo decía que caerían lluvias torrenciales, tal vez nunca antes vistas en el país, imagínese, doce pulgadas de lluvia, puedo pensar que lo que verdaderamente se veía en el mapa era algo parecido a aquello que dijo Susan.

Tenemos que cuestionar si en Puerto Rico se ésta manipulando el clima, intentando provocar sequías extremas, como en California, para así provocar la entrada de multinacionales empresas de agua, para controlar toda el agua nuestra.

Los Barones del Agua que han intentado por todos los medios posibles de controlar el agua mundialmente, imponiendo tarifas hasta el agua de lluvia, prohibiéndole al pueblo recoger el agua que cae porque es de su propiedad, son capaces de, sin nadie saberlo, controlar el clima nuestro.

Mucho hemos escuchado, y seguiremos escuchando, sobre estos temas, pero es importante prestarle mucha atención y buscar información, pues no sabemos lo que de verdad esté pasando en Puerto Rico.

Iván comenta: ¿Por qué llegamos al racionamiento?

racionamiento de aguaPor: Iván Vargas Muñiz, líder obrero del Oeste y miembro de la UIA/AAA

La Autoridad de Acueductos cumple 70 años de ser creada con el fin de proveerle a la ciudadanía servicios de agua potable y de alcantarillado sanitario al pueblo de Puerto Rico. Desde sus inicios, comenzó a buscar alternativas para tener abastos suficientes para cumplir con el crecimiento que estaba teniendo la construcción de industrias y residencias en el país.

Por muchos años, el crecimiento económico del país estaba cimentado en la industria de la construcción. Las ventas de cemento era el renglón más utilizado para llevar las estadísticas de la economía del país. Si la venta de cemento era excelente, significaba que la economía estaba en buenos momentos. El área metropolitana fue la región que más crecimiento tuvo en lo que a la construcción se refiere.

Es precisamente en esa región donde se construyen las plantas y las represas más grandes del país, debido a la gran demanda que se esperaba del preciado líquido.

Pero ese crecimiento en la construcción, provocó un problema mayor, que no solo incide en la cantidad de agua disponible, sino que además provoca que la cantidad de lluvia sea mucho menor en esa región, que en el resto del país. Hoy, esa falta de precipitación ligado al exceso de clientes que se sirven de dichas represas, la falta de auto control de la ciudadanía, la siembra de cemento y la falta de mantenimiento de los embalses, son las cosas que han provocado que hoy se anuncie extender a 48 horas sin agua y 24 horas con agua, a los abonados que se sirven del Lago Carraízo.Aquaviva 8

Los clientes que se sirven del Lago La Plata están también amenazados de racionamiento, exactamente por las mismas circunstancias.

Me parece que es hora de comenzar a pensar en buscar alternativas de reforestación, utilizando hasta el techo de las residencias y estructuras para sembrar. También hay que comenzar a ser comedidos en el uso del agua, comenzando a reutilizar agua de los fregaderos, lavamanos y duchas, para regar las plantas y otras tareas que no requieran que el agua sea potable y la AAA debe iniciar un plan agresivo de mantenimiento de los embalses, para tratar de evitar futuros racionamientos.

Por el momento los afectados por el racionamiento no les queda más que vestirse de paciencia y tratar de economizar, lo más que puedan, el agua que reciben.

Iván comenta: Cómo evitar futuros racionamientos de agua

racionamiento de aguaPor: Iván Vargas Muñiz, líder obrero del Oeste y miembro de la UIA/AAA

La situación de agua en Puerto Rico continúa dando de qué hablar. Como recordarán, en el 1994 el entonces gobernador Pedro Rosselló, decretó un estado de emergencia con los abastos de agua en el país, ante la gran sequía que se vivió en aquella época. Los embalses y ríos en todo Puerto Rico estaban en condición crítica, por lo que la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) se vio en la obligación de establecer planes de racionamientos para distintas partes del país, específicamente las que dependían de los embalses alrededor de toda la isla.

Fueron tiempos muy difíciles los que se vivieron. Se establecieron oasis en distintos puntos para que la gente se abasteciera. Incluso en las plantas que no dependen de grandes embalses, sino que tienen toma directa de los ríos, presentaban problemas de niveles de agua.

Hoy, aunque la sequía no es tan grave, si estamos inmersos en un plan de racionamiento para los clientes que se sirven del Lago Carraízo y una seria amenaza a los que se sirven del Lago La Plata, de que en cualquier momento puedan entrar en un plan similar de racionamiento.

Tanto en el 1994 como en el 2015, hay puntos importantes que provocan que estas situaciones continúen ocurriendo. Por ejemplo, tanto en el 1994 como en el 2015, los abastos tienen serios problemas de mantenimiento que provocaron la alta concentración de sedimentos dentro de los lagos, cuyo efecto es disminuir la cantidad de agua que se almacena. En el 1994 como en el presente, los ejecutivos de la Autoridad admiten que un gran por ciento del agua procesada se pierde, cuyo efecto, además de incurrir en gastos excesivos en químicos y demás, provoca que haya que extraer mayor cantidad de agua a la que realmente se necesita para su distribución.Aquaviva 8

Sin embargo, además de iniciar un plan de mantenimiento continúo de los abastos, tenemos que iniciar un plan agresivo, no solo para evitar que se pierda el agua procesada, sino también para llevar a los abastos agua que hoy no llega y comenzar a estudiar otras maneras de suplir las necesidades de ciertos sectores que utilizan mucha agua y que no necesitan que la misma sea completamente potable.

Cada vez que llueve, la mayoría del agua que cae sobre las calles del país, se pierde río abajo sin que la misma llegue a una planta o a un lago para ser procesada. Por lo tanto, la Autoridad de Acueductos debe iniciar esfuerzos con la Autoridad de Carreteras, el Colegio de Ingenieros de Puerto Rico y el Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos, para estudiar la forma en que las aguas producto de las lluvias, que discurren por las calles y autopistas del país, específicamente en los lugares donde hay lagos cerca, sean llevadas por canales pluviales hasta algunos de los tributarios que sirven a los distintos lagos. Esto aumentaría grandemente los niveles de los embalses, aun cuando la lluvia no sea en las propias cuencas de éstos.

Otra propuesta que debe analizarse con detenimiento es, estudiar la viabilidad de reutilizar las aguas residuales de nuestras plantas sanitarias, las cuales exceden los parámetros que exige la Agencia de Protección Ambiental (EPA), para venderla para uso agrícola, o para las industrias que utilizan agua para procesos de enfriamiento o incluso, para crear una red paralela a la red de agua potable y que se utilice para la extinción de incendios o como hacen algunos municipios, lavar calles. Esto generaría ingresos adicionales a la vez que libera los abastos de agua, de tanto consume.

Obviamente, no se me puede quedar que la Autoridad debe reunirse con el Departamento de Salud para que se permita el reprocesamiento de las aguas que son utilizadas para lavar filtros, o del vaciado de tanques de las plantas de filtración, agua que muchas veces se pierde hacia el río y que puede aprovecharse en momentos como éste.

Tal vez podemos escribir muchas más propuestas, pero me parece que si se logra implementar algunas de las que he mencionado, la situación del agua en el país no sería tan difícil y tal vez no veremos nuevamente un plan de racionamiento de agua.